• Caracas (Venezuela)

José Rafael Avendaño Timaury

Al instante

Revocar

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La MUD informó a comienzos del año que el 23 de enero notificaría al país el mecanismo constitucional para procurar el ¡Nuevo gobierno ya! anunciado por el presidente de la Asamblea Nacional en su discurso de inauguración en el Capitolio. Por diversas circunstancias la noticia de marras no se efectuó. Luego de más de un mes la esperada novedad no se ha producido. Han aparecido informaciones de prensa, tweets y comentarios a través del “Correo de las Brujas” sin concretar.

…Pareciera que la decisión final (para la fecha de entrega de este escrito) será una especie de “parto de los montes” tendente a complacer las diversas opciones que maneja la mesa. La “brillante” estrategia será la de propiciar (para algunos con desgano ostensible) el Referéndum Revocatorio al alimón con la Enmienda a ser aprobada por mayoría parlamentaria. Con el colofón de la convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente por si acaso el gobierno mantiene su tozudez acostumbrada propiciatoria de un frío golpe de estado constitucional con la venia del TSJ.

…Los que adversan la opción del revocatorio aducen que es “engorroso”, que el CNE lo torpedeará sin ambages  acatando las órdenes de su mandante: El gobierno nacional. Asumen que la recolección de más de cuatro millones de firmas es una empresa dificultosa y no desean utilizar la calle de manera constitucional; como escenario propicio para dilucidar, con los métodos de presión popular democráticos, las controversias políticas. Quizás temen también que en el proceso surjan nuevos liderazgos, o se consoliden algunos otros medianamente desarrollados. En fin, prefieren continuar en la implementación de nefastas políticas de gabinete. Para estos señores, los ciento nueve diputados de oposición aprobarán la enmienda –con reducción inmediata del periodo presidencial- y la Sala Constitucional del TSJ mansamente acatará la decisión parlamentaria. El poder ejecutivo no dirá ni “pío” y la facción armada –oficial y ad hoc de colectivos– respetarán las facultades de la Asamblea Nacional (Legislar, de Control y Política). ¡Cuéntenos una de vaqueros! Esta fábula, para ellos, no es en absoluto engorrosa.

…Otros dirigentes, creyéndose habitantes de Suiza o de algunos países nórdicos, efectuarán campaña mediática para solicitar la renuncia de Maduro… ¿Son o se hacen?... Lo cierto es que esa estúpida actitud la podríamos simplificar utilizando una frase del lenguaje popular siempre gráfico y aleccionador: “Gastar pólvora en zamuros”. La práctica del sui generis onanismo político es evidente para estos personajes. (El problema no de uno sino entre dos: Venezuela vs gobierno nacional). No se dan cuenta que la hora republicana es dramática; que es necesario obviar recursos propios de diletantes. En fin, que no es hora de continuar utilizando la cómoda y timorata practica de procrastinar. La decisión de renunciar es exclusiva de Maduro y todo indica que no lo va a hacer. ¿Cuál es el empeño en agregar episodios rebuscados y descabellados al guion impreso de esta especie de telenovela en que vivimos?

En otras ocasiones he manifestado que hacer de aguafiestas cuando los músicos se aprestan para dar comienzo al baile es, por decir lo menos, antipático. Como no ando en cacería de prebendas, ni mis opiniones están sujetas a cálculos personales y a intereses subalternos debo expresar a viva voz que los estrategas de la opción de la enmienda han sido incapaces, luego de dos meses de actividad parlamentaria, de aprobar la ley o el decreto de amnistía. El centenar de presos políticos continúan impenitentes en las ergástulas del gobierno. Si este retraso parlamentario para algo tan simple ha confrontado todas las dilaciones y dudas; me pregunto; ¿Cuánto tardará en aprobar y ejecutar la enmienda aludida? Me temo que los próximos nueve meses transcurrirán, sin resolución alguna, con los sobresaltos de rigor a que nos tiene acostumbrados la infame pero simple -con soluciones distintas- estrategia gubernamental. No es otra, lo repito hasta el hastío, la de prolongar los tiempos para continuar en el ejercicio del poder a como dé lugar; inclusive con relevo del personaje principal. Creando, para el año que viene, nuevas espectativas de rango constitucional, diáfanamente señaladas, para la terminación del periodo. Algo así como: “El mismo musiú pero con diferente cachimbo”.

Deseo enviar un “Mensaje a García” a quienes han manifestado la voluntad de utilizar el Referéndum Revocatorio como medio expedito y no accesorio impregnado del aliento popular insoslayable para formar este año ¡Nuevo gobierno ya! Se trata de constituir, sobre la marcha, un equipo de dirección y asesoramiento político para el codirigir todo el proceso; la recolección de firmas, de manera acompasada con la utilización apropiada de la calle y de la acción mediática de manera armónica. Este proceso debe reflejar que es producto de una amplia concertación de voluntades; donde el pueblo es el personaje principal; obviando la preponderancia de cualquier individualidad para evitar suspicacias. Aplicar el criterio bíblico, desempolvándolo, de que hay tiempo de arar, sembrar y cosechar. De igual manera se debe constituir un equipo técnico político encargado de elaborar el programa de gobierno a ser implementado una vez consolidado el revocatorio y consumada la nueva elección presidencial para culminar el actual periodo. Esto otorgará un innegable rasgo de seriedad y responsabilidad política al plantear, con meridiana claridad, el conjunto de objetivos. Acorde a los tiempos en esta Crisis Nacional que nos acogota.

…Consecuencia de lo anterior es la necesaria instrumentación del método a emplear para la escogencia del candidato presidencial. El investido debe ser producto de una Negociación Política y/o de primarias o especies de “caucus”.En todo caso, debe estar apuntalado con dos factores determinantes e inmodificables. El primero se refiere al compromiso de encabezar un gobierno de Unidad Nacional lo más amplio posible para aplicar, sin interpretaciones posteriores, todo lo acordado en el Plan de Gobierno de transición elaborado a tal fin. Lo segundo, para evitar confrontaciones inapropiadas en el momento histórico en que vivimos, es el compromiso solemne, casi firmado ante notario, de no aspirar a la reelección en los comicios para el nuevo periodo presidencial. De esta manera quedarán a salvo las legítimas aspiraciones de la casi decena de precandidatos que existen en la actualidad. Al fin y al cabo será una espera de apenas dos años. Una vez reestablecida la normalidad democrática, los cauces estarán abiertos para lo conducente.

cheye@cantv.net

@CheyeJR

https://jravendanotimaurycheye.wordpress.com