• Caracas (Venezuela)

José Rafael Avendaño Timaury

Al instante

Pillerías

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los cultores del realismo mágico están de plácemes en Venezuela porque en la actualidad esta cantera fecunda, con luminosidad irreal que encandila y nos confunde, se encuentra en pleno despliegue para ejercitarla con propiedad. Adaptando la esplendorosa modalidad que la distingue, por analogía, en la política.

El gobierno reitera su peregrina predicción de que saldrá nuevamente victorioso en la gesta electoral. Reconocen que es difícil por la dura realidad económica. Inducida por la particular “guerra”; descrita muy a lo Julio Verne, que nos acogota. Pero con “fe de carbonarios”, lo proclaman a los cuatro vientos. La acostumbrada alharaca de la semana pasada recayó sobre la solicitud de una firma de compromiso previo de reconocimiento de los resultados electorales a ser suscrita en el ministerio de elecciones del régimen, el CNE. La MUD la condiciona, a la comparecencia de observadores extranjeros revestidos de independencia y probos a carta cabal.

Maduro ordena entonces a sus obsecuentes conmilitones que, “jugando caribe” se les solicite, con su peculiar dialéctica, la renuncia, con generosa jubilación incluida, a los magistrados del TSJ para que la desprestigiada AN proceda en los últimos días de su infeliz gestión a designar a estos nuevos garantes de la “legitimidad” y “legalidad”. Llama la atención que los oficialistas, a pesar de estar seguros del triunfo; “por si acaso”, emulando a aquellos que al caminar solos de madrugada a la vera del cementerio silban para darse ánimo y demostrar su valentía. Los politicastros pragmáticos suelen aseverar que la ética no es compatible con el ejercicio de la política. Sin embargo existen “normas” no escritas; casi de elegancia y compatible con el realismo político, de que en una situación similar –que no es propiamente el caso que nos ocupa- se le deje esa responsabilidad al nuevo órgano parlamentario a ser electo. No es aventurado deducir que esta acción constituye una nueva manifestación de desconocimiento de reglas democráticas y republicanas. Un desprecio e irrespeto para con la ciudadanía en general que tendrá consecuencias predecibles para todo lo que se avecina. En las tranquilas comunidades venezolanas de otros tiempos, cuando el ocasional ratero despojaba a su víctima de la prenda, emprendiendo la veloz carrera, solía gritar a todo pulmón: “agarren al ladrón”, para confundir a los peatones. Concluiremos con la reflexión de que no solamente dudan del triunfo electoral. También desean estar prestos para que la “justicia revolucionaria se aplique a futuro como es debido”. Disponen a su favor del árbitro administrativo (CNE 4X1) y de todos los poderes; además de milicos y colectivos armados listos y complacientes para ratificar lo que todos sabemos e intuimos.

Si en nuestro país existiera efectivo un árbitro garantizador de la normativa electoral; en concordancia con un poder judicial ajeno a desviaciones de cualquier tipo; actuando en armonía con el resto de los poderes constitucionales, no se haría necesaria, por redundante, la firma de ningún acuerdo previo de reconocimiento en procesos electivos.

El presidente informa –a su regreso de Cuba- que para noviembre tiene un plan “firme” para resolver la disputa con Guyana. No quisiera imaginar que esa intención ha sido diseñada con Raúl Castro. He venido insistiendo que Cuba no ha modificado su decisión de apoyar irrestrictamente a Guyana en el conflicto que mantiene con nuestro país desde hace 50 años. Constituye una colusión indebida e inaceptable para los venezolanos, porque los antillanos son parte interesada y su indeseable influencia se materializará lesionando los altos intereses nacionales envueltos en el desacuerdo. Razón tiene el gobernador de Miranda al decir que Maduro ha viajado más a Cuba, que al Estado Zulia. Restan pocos y son angustiantes los días para conocer el seguro desaguisado.

Para no quedarse atrás en esta justa de reiteradas sorpresas mediáticas, uno de los pilares fundamentales de la MUD anunció el regreso de su máximo dirigente, luego de 6 años de exilio. UNT afirma que lo “defenderá pacíficamente” de la prisión. La FGR, por su parte, había anunciado que sería detenido para ser sometido a juicio… ¿Cómo será esa ayuda sosegada?

Nuevamente se hace necesario guardar la necesaria ecuanimidad para ponderar debidamente este hecho de indudable oportunismo político. Alejado de cualquier influjo subjetivo y/o electorero. Manuel Rosales no es candidato a diputado. ¿A qué viene? Sabe que al ser detenido se iniciará un proceso judicial similar al incoado a Leopoldo López (Condenado en primera instancia a casi catorce años de presidio, además de toda la iniquidad conocida). ¿Piensan que a él si se le respetará el debido proceso? No creo que padezcan de ingenuidad política crónica. ¿Existe acaso un acuerdo conformado entre gallos y medianoche entre UNT y el gobierno para que de manera expedita un tribunal, luego de breve detención, permita un juicio en libertad? De ser así, tal conducta significa que existen inefables conexiones tortuosas entre el gobierno y sectores oposicionistas. ¡Cosa muy grave! ¿Será entonces que los acontecimientos políticos que se producirán a partir del 7 de diciembre generarán un cambio total? ¿Una prisión de días le forjaría importantes dividendos? De ser así, estaría en igualdad de circunstancias, con Leopoldo López. Ambos se entregaron voluntariamente esperando, por creer en ella, que la justicia en Venezuela se les aplicará sin mácula. En una situación tan especial y difícil como la actual, preocupa que cualquiera de ellos pueda encabezar un eventual gobierno donde sea menester conciliar capacidad y honestidad; conducta incompatible con maniobrillas casuísticas; todas deleznables, alejadas de racionalidad y cercanas a satisfacer apetencias revestidas de intereses subalternos.

   Cualquier dirigente político que no esté consciente de la particularísima situación política, económica y social que padecemos (Ponerse a derecho sumisamente en tribunales penales; y/o impetrar solicitudes ante la FGR, CGR, DP) lo hace sospechoso de aventurerismo. O se esconde (utilizando apropiadamente los mecanismos inherentes de toda organización) para obstaculizar la política represiva del gobierno, o se va del país. Otorgar este inconfundible espaldarazo al régimen no es otra cosa distinta a ratificar, acatándola, la sedicente tesis de legalidad que el gobierno falsamente pregona poseer y que necesita, a todo evento, que se le reconozca. … ¡El que quiera pescar guabinas, debe mojarse las posaderas!

cheye@cantv.net

@CheyeJR

https://jravendanotimaurycheye/wordpress.com