• Caracas (Venezuela)

José Rafael Avendaño Timaury

Al instante

Almagro

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Simón Bolívar, luego del 25 de julio de 1819 (batalla Pantano de Vargas) se refería a ese glorioso día, coloquialmente, como el “día de San Rondón”. Cuando el resultado de la batalla era confuso y así lo manifestaba a viva voz. Escuchó la voz del coronel Juan José Rondón: “Es que Rondón no ha peleado todavía”. Ripostó el Libertador: “Coronel, salve usted a la patria”. Luego, la gloria imperecedera…

La anécdota forma parte de muchas otras que dibujaron la bravura y el patriotismo de la generación libertadora; continuada por otras, en sucesivas generaciones.

En los últimos años hemos oído con asombro la capacidad manipuladora de quienes ejercen el poder desde hace más de tres quinquenios. Utilizando un lenguaje ramplón, patriotero, demagógico, tergiversador y ripioso; los altos prebostes gobierneros nos tienen acoquinados con la frase “traición a la patria” dirigida a todos los que nos oponemos al Poder Ejecutivo y al resto de los demás poderes formales infamemente obsecuentes por subalternos (exceptuando al Poder Legislativo desde el 5 de enero de este año).

Confunden –casi estoy persuadido de que la confusión proviene del desconocimiento supino de no saber discernir la diferencia primaria entre los conceptos de gobierno y Estado– pretendiendo convencer a un público de galería muy inculto por la imprevisión y por la falta de éxito en los propósitos enunciados por la Misión Ribas. Su dialéctica es simple y silvestre: todo aquel venezolano que se oponga al régimen es traidor a la patria. Consecuencialmente es sujeto a que se le aplique la normativa penal que establece presidio entre 20 y 30 años. Ya sabemos la calidad moral, intelectual y ética de los magistrados de la Sala Penal del TSJ. Lo que nos espera –de continuar este régimen– a muchos, a quienes eventualmente se les enjuicie por tal motivo.

La miopía política que cubre a diversos dirigentes de la oposición organizada en nuestro país ha traído como consecuencia que la estrategia y la táctica implementada por ellos para salir de este nefasto gobierno a través de los medios pautados por la Constitución nacional discurra en arenas movedizas. Marchas y contramarchas; contradicción en opciones; falta de sindéresis; reiteración de errores etc. Esta conducta ha sido el mínimo común denominador en sus ejecutorias.

Un ciudadano del mundo, oriundo de la República del Uruguay, se ha constituido como un firme defensor de la democracia, entendida esta como un valor supranacional. Desligada de criterios estrechos propiciadores  de impúdica complicidad política; delimitando conceptos de internacionalismos mal digeridos; nada pragmática ni circunstancial; en fin, a distancia de alcahueterías producto de difusas complacencias ideológicas. Luis Almagro, socialista, ex canciller de un régimen que asume con propiedad esa condición, ha tenido la valentía y el valor cívico de denunciar ante la comunidad americana el prototipo de régimen que gobierna a Venezuela.

Lo ha hecho de manera diáfana, objetiva y precisa. Su discurso ha sido y es coherente. No se ha desviado de su condición ductora en un organismo multinacional. Lo ha realizado con un lenguaje cónsono a los modos y formalidades empleados por la diplomacia en general y por los internacionalistas en particular. En fin, ha dictado una lección magistral de republicanismo integral; intérprete cabal del concepto ideológico y ético de democracia, constitucionalidad, de armonía en la aplicación de los valores internacionales que le será reconocido siempre. También se ha hecho acreedor de la gratitud imperecedera de más de 80% de la población venezolana que se siente agredida por un régimen inconstitucional, totalitario por sus inequívocas  características, y sustentado, fundamentalmente, por el rastrero apoyo milico represivo cada día más escuálido.

El 23 de junio de 2016 pronunció en la Asamblea General del organismo que preside un contundente discurso que inicia un proceso importante en el ámbito americano. Ya que desnuda al régimen venezolano (a su gobierno, no al Estado). Lo que traerá consecuencias importantes en el ámbito internacional en la etapa final del proceso; con desenlace pronto y definitivo de la crisis nacional venezolana.

En los próximos días el Consejo Permanente de la OEA discutirá y tomará la debida decisión concerniente a algunas proposiciones concretas por él solicitadas: “…Adoptar las medidas necesarias para abordar la crisis humanitaria inédita e innecesaria en Venezuela”. La necesidad de “expresarse respecto a los presos políticos y los persistentes informes de tortura”. Describió el “ambiente de corrupción, pobreza y violencia” que vivimos los venezolanos. “El acoso, censura e intimidación a los medios de comunicación”. Reveló que el TSJ “ha optado por bloquear cada ley aprobada por la Asamblea Nacional”. Y “apoyar la voluntad del pueblo venezolano en su solicitud de un referéndum revocatorio”. ¡No sobran ni hacen falta más palabras para plasmar la inequívoca situación del país! …A partir del informe, contentivo de estas palabras, el mismo estará sometido a un debate en el seno del organismo y de las comisiones designadas para tal fin.

El resultado de la votación aprobando lo anterior llama la atención. Votaron a favor: Uruguay (1), Surinam, Santa Lucía, Perú, Paraguay, Panamá, México, Jamaica, Honduras, Guatemala, Guyana, Estados Unidos, Costa Rica, Colombia, Chile (2), Canadá, Brasil, Belice, Barbados, Bahamas y Argentina. Votaron en contra: Venezuela, Antigua y Barbuda, San Vicente y las Granadinas, República Dominicana, Nicaragua (3), Haití, Granada, El Salvador, Ecuador (4), Dominica y Bolivia (5). Se abstuvieron Trinidad y Tobago y Santa Lucía… ¡Nueva geopolítica americana en ciernes!

Dio pena ajena la intervención de la titular de la Cancillería venezolana. Su calidad intelectual, desprovista de la necesaria formación, actuando  como internacionalista novata; además de su evidente incultura política (al igual que algunos de sus antecesores como Nicolás Maduro, Elías Jaua etc.) se patentizo una vez más. El secretario de reclamos del sindicato del aseo urbano de Casigua El Cubo lo hubiere hecho mejor… ¡Fermín Toro, si viviera, estaría abochornado, ruborizado por vergüenza!

Cuando los venezolanos nos despertemos de la pesadilla que nos abruma –con la instauración del ¡nuevo gobierno ya!… Este año, de manera constitucional, democrática y pacífica– tendremos que recordar el 23 de junio –además del día del abogado y víspera de la Batalla de Carabobo– como el día de “San Almagro”.

Notas:

1 y 2- Son gobiernos plurales dirigidos por socialistas. Los demás ostentan diversidad ideológica, siempre democrática.

3, 4 y 5- Son gobiernos difíciles de definir. El primero es comunista tropicalizado; el segundo es populista sui géneris, y el tercero es populachero a secas. Los demás son meros vividores y aprovechadores. Es decir, chulos conspicuos que aún se amamantan con la actual –otrora abundante– renta petrolera venezolana. Denotan a cabalidad el significado del “bíblico plato de lentejas”.