• Caracas (Venezuela)

José Javier Cuello

Al instante

José Javier Cuello

El ajedrez es la vida

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La información más común que se maneja del juego de ajedrez, tanto por aficionados como por los medios de comunicación, es la que se conoce en el mundo deportivo, y aunque el juego de ajedrez no constituye una modalidad estrictamente deportiva es esta la que se percibe con mayor facilidad.

En cuanto a la definición de una partida de ajedrez, tenemos que en ella  intervienen dos seres humanos que disponen de un conjunto de elementos dinámicos (piezas), con un valor inicial similar, que se enfrentan en un espacio finito de 64 casillas (tablero) alternando un orden cronológico de movimientos (jugadas).

Cabe destacar que la interrelación entre estos elementos da como resultado un gran número de recursos con los cuales podemos construir un cuerpo científico con caracterización tanto en lo psicológico como en lo matemático.

Es por ello que el autor Ferrán García Garrido en su libro Educando desde el ajedrez nos define la partida de ajedrez como “…una lucha dialéctica en la que cada uno de los bandos dispone de un conjunto de unidades dinámicas espacio-tiempo con la que intentará imponerse a su rival”.

Por lo cual vemos que esta lucha busca imponer, a toda costa, nuestra verdad sobre la verdad del rival en el transcurso de la partida de ajedrez, convirtiendo así al ajedrez en una lucha de iguales pero con ideas opuestas, o de opuestos que usan los mismos medios.

Tal es el caso para muchos pedagogos y algunos matemáticos que definen la vida como un gran juego, en donde cada uno de nosotros busca alcanzar sus objetivos en función de unas normas previamente establecidas.

No es de extrañar cómo muchos ajedrecistas encuentran grandes semejanzas entre la vida y la partida de ajedrez, en donde la elección de la jugada nos puede llevar al triunfo o al fracaso. Al igual que en una partida, las decisiones que tomamos marcan el éxito o el fracaso en nuestras vidas.

Por último, les hago una invitación a conocer y jugar al ajedrez. Un esparcimiento que los forzará a meditar y analizar cada jugada antes de realizarla y por ello los ayudará a tomar mejores resoluciones en la vida.

Cierro, queridos lectores, con una frase del excampeón del mundo de ajedrez Gary Kasparov: “Veo en la lucha ajedrecística un modelo pasmosamente exacto de la vida humana, con su trajín diario, sus crisis y sus incesantes altibajos”.