• Caracas (Venezuela)

José Ignacio Calderón

Al instante

La voz de la que no tienen: la crónica como política.(1/2)

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Para muchos escritores la camisa de fuerza que representa el dead line periodístico es una sentencia de muerte segura a su creatividad. Contrario a la bohemia de tomarse las cosas con calma excesiva -Bukowski alguna vez afirmó que lo único que le interesaba era la cerveza fría y despertarse tarde por las mañanas-, el contrarreloj de los periódicos exige textos hechos con rapidez y de manera concisa.

Incluso el dandy del mal, el máximo vividor de las letras, Charles Baudelaire, ganó unos magros francos siendo corresponsal para Le Figaro. Pero, ¿por qué el contrarreloj se dibuja como un horror para los escritores? Juan Villoro, en su ensayo La crónica, ornitorrinco de la prosa, afirma que:

La mayoría de las veces, el escritor de crónicas es un cuentista o un novelista en apuros económicos, alguien que preferiría estar haciendo otra cosa pero necesita un cheque a fin de mes. son pocos los escritores que, desde un principio, deciden jugar todas sus cartas a la crónica.

La crónica se presenta como unos pocos billetes más que un género “respetable”, al parecer; pero muchísimos escritores se han dedicado de manera primaria a ser corresponsables de prensa en los días para luego retirarse a sus ficciones al llegar a casa. Personas como Ernest Hemingway, Julio Ramón Ribeyro o Gabriel García Márquez se dedicaron al comienzo de sus carreras en las letras al periodismo antes que a la ficción.

Aunque parezcan dos fuentes distintas, el periodismo y la ficción encuentran camino en la crónica. Al auto-insertarse el autor en la historia, modifica totalmente la misma. El narrador omnisciente, ente que para Fernando Vallejo puede atravesar mentes y saber lo que piensan todos, es dado de baja para darle paso al autor-narrador, e incluso a veces, protagonista.

Pero, ¿de qué modo afecta esta mutación al texto? ¿Es la crónica verosímil? ¿Puede ser considerada como periodismo? ¿Como reportaje y literatura al mismo tiempo, incluso?