• Caracas (Venezuela)

José Guerra

Al instante

José Guerra

El aumento de la pobreza y el señor Eljuri

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En Venezuela las cifras de pobreza las calcula el Instituto Nacional de Estadísticas, INE, conforme a una metodología universalmente aceptada, que se basa en el desempeño de dos componentes: el ingreso que reciben los hogares y los niveles de inflación. En esa medición no se controla por la escasez de los bienes, debido a que se considera exclusivamente el alza de precios, no el desabastecimiento. Por ello es que cuando las economías crecen de forma sostenida con baja inflación los índices de pobreza disminuyen. En Venezuela, el contar con una fuente de ingresos que no es producto del trabajo, como lo es la renta petrolera, ha permitido hacer una política de transferencia de ingresos en forma de subsidios que ha contribuido a mitigar la pobreza pero no a erradicarla.

Con la significativa desaceleración de la actividad económica ocurrida en 2013, acompañada de un salto vertiginoso de la inflación, la pobreza experimentó durante ese año un aumento de 6 puntos porcentuales, con lo cual más de  416.000 hogares, equivalente a más de 2 millones de personas, pasaron a engrosar las cifras de pobreza. Así, al cerrar 2013, la pobreza saltó a 27,3% desde 21,2% en 2012. Desde 2013, el señor Elías Eljuri, presidente del INE optó por no volver a publicar los datos sobre la pobreza como si con ello el fenómeno del incremento del número de pobres dejase de existir. Esto le hace un enorme daño a la credibilidad  del INE, a su personal técnico y de apoyo y también a Elías Eljuri, cuya reputación hoy está severamente averiada por sus propias acciones. Ya a punto de retiro de la administración pública se ha quemado a sí mismo ocultando estadísticas fundamentales.

Nuestros cálculos, basados en una tasa de inflación general de 75% y 105% para los bienes alimenticios en 2014, aunado a una contracción de más de 4% del PIB, permiten concluir que la pobreza general rondaría 40% en 2014, cuando finalmente el señor Elías Eljuri se digne a publicar las cifras. De esta manera, Venezuela se retrotrae literalmente a los niveles de pobreza de 1998, un año antes de la llegada de Chávez al poder y cuando los precios del petróleo rondaban los 9 dólares por barril. Con ingresos petroleros siderales, recibidos en el auge petrolero más intenso y sostenido que haya experimentado Venezuela, actualmente la situación es de extrema precariedad. Todo esto sugiere que la reducción sostenida de la pobreza requiere un esfuerzo que va más allá de repartir dinero. Se requiere apoyar el emprendimiento de la gente, crecimiento económico, estabilidad de precios y mejoras en las capacidades de los ciudadanos.