• Caracas (Venezuela)

Jorge Castañeda

Al instante

Dos rectificaciones, dos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Ha sido una semana de rectificaciones del gobierno de Enrique Peña Nieto; son bienvenidas. El “sí, pero” es mezquino y contraproducente, ya que inhibe correcciones futuras bajo el argumento de “¿para qué? si igual nos critican”. La única reserva ante los dos ajustes de rumbo descritos a continuación consiste en su negación por parte de sus autores: siempre dijimos lo mismo. No importa.

El primero se halla en el discurso de Miguel Ángel Osorio Chong en Saltillo sobre la guerra del narco y la legalización de la marihuana. Dijo el secretario: “Conocemos el alto precio que trajo consigo la mal llamada guerra contra las drogas… Se partió de un diagnóstico equivocado y de una estrategia mal diseñada que generó una escalada de violencia sin precedente… Resulta necesario distinguir entre los daños que causan las drogas, y los daños que causan las políticas de drogas equivocadas… Por eso hay que preguntarnos qué esquemas debemos adoptar para reducir el consumo, por un lado, y por otro, para debilitar el poder económico de la delincuencia organizada asociada a su producción y distribución… Habría que responder cuáles son las implicaciones de regular o no la marihuana, de cara al mercado norteamericano, cuyo marco normativo está cambiando. Es decir, aunado a la demanda que existe aquí en México, debemos tomar en cuenta lo que pasa al norte de nuestra frontera, donde se concentra 25% de la demanda de drogas ilícitas en el mundo… Debemos… definir con precisión cuáles son los costos del modelo actual, y cuáles serían los costos de un esquema de legalización”.

Por fin se acepta que la guerra de Calderón fue un error, que produjo la violencia en lugar de ser producto de la violencia, y que la regulación/despenalización/legalización debe ser evaluada a la luz de las alternativas, no de un imperativo moral o de un ideal inexistente. Me doy por bien servido, aunque a pesar de este avance, el gobierno se va a limitar a legalizar el uso terapéutico de la marihuana con causales restrictivos, y a aumentar el gramaje permitido, haciendo caso omiso del fallo de la Corte. Lástima.

La segunda rectificación abarca el tema de Trump. Peña Nieto ya se pronunció tal y como muchos habían (habíamos) sugerido: en voz del presidente, mencionando a Trump por su nombre, sin eufemismos, y señalando que sus dichos ofenden a los mexicanos y pueden dañar las relaciones bilaterales. Aunque sus declaraciones se hicieron en los medios mexicanos, revistieron la claridad necesaria para ser captadas en Estados Unidos y el mundo entero, recibiendo incluso una mención aprobatoria de The New York Times, “coco” de este gobierno. El único defecto: poner en aprietos a los comentócratas que aplaudían el silencio de EPN, y ahora se verán obligados a aplaudir su estridencia. Ni modo.