• Caracas (Venezuela)

Jorge Castañeda

Al instante

TPP y Milenio

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Acuerdo Transpacífico llamado TPP, cuya negociación culminó hace unos días y que ha sido cacareado en la prensa internacional como el acuerdo comercial más grande de la historia, correrá sin duda la misma suerte que otros acuerdos de libre comercio o más bien de liberalización comercial en el pasado. Es decir, sin ser una calamidad o sin encerrar todas las desgracias que le achacan, tampoco traerá los beneficios que muchos esperan.

Para tratar de ilustrar cómo es tan fácil y común exagerar las virtudes de estos acuerdos, me voy a permitir comentar un titular de nuestro periódico, seguramente decidido por nuestro magistral cabeceador en jefe, Carlos Marín. El martes Milenio encabezaba: “México accederá a 700 millones de consumidores”. Con tantas malas noticias para el país y el gobierno ésta parecía ser una de cal por las que iban de arena. Por fin.

Si uno revisa la prensa de los otros once países partes del TPP, los titulares de sus periódicos son parecidos. En Estados Unidos casi todos los medios hablaron del acuerdo comercial más importante, grande y ambicioso de la historia. Todo lo cual, quizás dentro de unos veinte o treinta años se podrá comprobar. Por ahora no.

Volvamos a México. De los 700 millones de consumidores a los que se refería el titular de nuestro diario, cerca de 330 corresponden a Estados Unidos; más de 100 a Japón; y unos 40 a Canadá. Es decir, casi 500 de los 700 viven en países con los cuales México ya negoció, firmó y ratificó acuerdos de libre comercio. Sin duda el TPP incluye novedades y algunas de ellas especialmente interesantes: prohibiciones del trabajo infantil en varios países; garantías de derechos laborales y ambientales mucho más sólidas que el TLCAN; y en general varias cláusulas que podrían constituir efectivamente lo propio de un acuerdo de libre comercio del siglo XXI. Pero aquí surge una contradicción.

Si con los 3 tratados de libre comercio que ya habíamos firmado con Estados Unidos, Canadá y con Japón, no accedimos a sus 500 millones de consumidores, pues nos tomaron el pelo desde 1992, cuando se empezó a negociar el TLCAN. Y si accedimos a ese número de consumidores con esos tratados, entonces el TPP nos está tomando el pelo; o nos lo está tomando el gobierno que así lo anuncia; o quizás la cabeza de nuestro periódico fue un poco exagerada.

La verdad del asunto es que el TPP es un importante paso adelante geopolítico para Estados Unidos, que logra darle contenido a su viraje hacia Asia y logra ponerle un primer hasta aquí a China. Y sin duda en los márgenes será útil para países como el nuestro, como Chile y como Perú que podrá facilitar nuestro comercio con Asia. Pero darle ese tipo de importancia es otra vez sobrevender el camello. No hay que hablar mal del camello; pero sobrevenderlo es hablar mal del mismo.