• Caracas (Venezuela)

Jesús Rangel Rachadell

Al instante

Los Partidos y sus tarjetas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En este artículo aclaro las razones por las que considero que en las próximas elecciones parlamentarias no deben coexistir la tarjeta de la unidad y las tarjetas de otros partidos políticos.

La última vez que los partidos políticos presentaron una tarjetica al electorado fue en las elecciones de 1968, cuando se eligió al presidente Rafael Caldera; en las elecciones posteriores se usó un solo tarjetón con la imagen de las distintas tarjetas que representaban a los partidos políticos.

Esas tarjetas que se usaron en la elección presidencial de 1968 eran un poco más grandes que una cédula, y algo más pequeñas que una baraja; de colores llamativos y con un logo o símbolo, había una tarjeta grande para la elección presidencial y una tarjeta pequeña para la elección al Congreso de la República; con esta tarjeta pequeña se votaba para escoger el Senado y la Cámara de Diputados, no había la posibilidad de voto cruzado. Al elector se le entregaban tantas tarjetas como partidos políticos hubiesen postulado, y debía introducir en un sobre la tarjeta del candidato de su preferencia, y podía quedarse con las tarjetas que le sobraban.

En el plebiscito efectuado por la dictadura de Pérez Jiménez se coaccionó a los electores empleados públicos para que se quedaran con la tarjeta roja, que era la tarjeta con la que se expresaba el rechazo al gobierno, y depositaran la tarjeta azul en la urna electoral. Al día siguiente de las elecciones debían entregar la tarjeta roja en su trabajo, o eran despedidos, algo así como la lista Tascón para perseguir a todo el que no estuviera con el gobierno.

La tarjeta, el tarjetón electoral, la boleta electoral, o la boleta electoral electrónica, son los medios en los que el elector ha manifestado su preferencia política.

En estos tiempos modernos se utiliza una boleta electoral electrónica en la que el elector presiona su opción política en el instrumento correspondiente (Art. 133, Ley Orgánica de Procesos Electorales).

En la mesa electoral el voto es electrónico y se emite cuando el elector presiona en la boleta electoral electrónica la opción correspondiente al candidato, así como el voto lista, de su preferencia, de ser el caso, y presiona en la pantalla de la máquina de votación el recuadro “VOTAR”. El voto queda depositado en la urna electrónica o pen drive (Reglamento LOPE, Art. 310).

Los partidos políticos deben obtener 1% de los votos válidos emitidos para los cargos de la lista, en las elecciones de diputados a la Asamblea Nacional, o tendrán que renovar su nómina de adherentes; y el próximo período constitucional se inicia el 5 de enero de 2016.

La Ley de Partidos Políticos, Reuniones Públicas, y Manifestaciones, publicada en la Gaceta Oficial N° 27725, de fecha 30 de abril de 1965, reformada parcialmente por la Asamblea Nacional mediante publicación en la Gaceta Oficial Nº 6013, Extraordinario, del 23 de diciembre de 2010 exige a los partidos políticos, hoy denominados por la Constitución organizaciones (también las denomina asociaciones) con fines políticos, renovar en el curso del año en que comience cada período constitucional su nómina de inscritos en el porcentaje de 0,5%.

Los partidos que hubieren obtenido en las elecciones nacionales correspondientes 1% de los votos emitidos solo tendrán que presentar una constancia de la votación que obtuvieron, debidamente certificada, por el Consejo Nacional Electoral.

Entonces, si los partidos políticos no obtienen 1% de los votos emitidos deben renovar la nómina de los inscritos en 0,5%; lo cual para algunas organizaciones políticas sería un descalabro histórico.

Como consecuencia de la exigua votación obtenida en las elecciones efectuadas el 26 de septiembre de 2010, 296 partidos políticos, entre nacionales y regionales, debieron renovar su nómina de inscritos, por no haber obtenido 1% de la votación en la elección de cargos de la lista a la Asamblea Nacional.

El Consejo Nacional Electoral, el 19 de enero de 2011, mediante la Resolución Nº 110119-0008, dictó las normas para la renovación de nóminas de adherentes de las organizaciones con fines políticos nacionales y regionales; y en estas normas se estableció que las organizaciones con fines políticos nacionales y regionales, que no obtuvieron 1% de los votos emitidos en las elecciones parlamentarias nacionales celebradas el 26 de septiembre de 2010, deberían renovar sus nóminas de adherentes, a los fines de mantener su vigencia, de conformidad con la normativa legal. En el caso de las organizaciones con fines políticos nacionales, deberían presentar las nóminas de adherentes en por lo menos 12 entidades, salvo en aquellas donde hayan obtenido 1% de los votos válidos emitidos en esas las elecciones.

En las elecciones parlamentarias que deben efectuarse este 2015, si se presenta una tarjeta que represente a la unidad podría pasar que muchos electores se fueran por esa opción, perjudicando a algunos partidos políticos pequeños que no obtendrían el tan ansiado 1% de los votos válidos emitidos, lo cual le haría daño a la concertación que se ha logrado en la Mesa de la Unidad.

La unidad política de la oposición pasa por el reconocimiento de la diversidad de ideologías y políticas que se pueden implementar para salir del desastre económico en el que nos tiene inmerso este gobierno, así como liberar a los políticos que se han atrevido a manifestar su pensamiento en contra de esta manera errónea de gobernar; y esa diversidad hay que salvaguardarla.