• Caracas (Venezuela)

Jesús Rangel Rachadell

Al instante

Dejemos atrás este fastidio

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Nuestra sociedad tiene algo de temor; no solo el impuesto por la inseguridad que ha propiciado el gobierno, que provoca que las calles queden vacías muy temprano. La sociedad tiene miedo de que no haya un cambio, de que el Consejo Nacional Electoral desconozca las elecciones. Este sistema de dominación socialista busca que el hombre sea sumiso, dependiente, temeroso, conformista, y se sienta solo y aislado.

Los funcionarios viven con la preocupación de ser despedidos, y ni siquiera es por manifestarse a favor de la oposición, normalmente es por no acompañar al jefe; esto genera en su comportamiento una parálisis por la que no se gobierna; y no denuncian al jefe corrupto por temor a represalias.

Observo que la sociedad tiene interés en cambiar, en vivir mejor; en ser libre del gobierno, trastocar el orden impuesto, recuperar el futuro. Si bien nuevas soluciones traen nuevos problemas, es necesario modificar la política para que se produzca el cambio social.

Chávez está muerto, no regresará; no solo para los que pensamos que hizo mucho daño, tampoco regresará para quienes creyeron que era un ángel, no podrá hacer ni daño, ni bien; se fue, no volverá. Hay quienes piensan que su pensamiento vive y que se mantendrá en el tiempo, esos están mandando, están gobernando de manera autoritaria y se comportan con un talante sádico, imponiendo el terror al perseguir a los opositores políticos, al mantener presos a jóvenes que nunca tuvieron la más mínima posibilidad de hacerle daño al orden impuesto; que amedrenta a los periodistas con procedimientos administrativos por quedarse callados ante las opiniones de sus entrevistados. La sociedad se resiste a comportarse de manera masoquista, de aceptar que se merece este castigo, de soportar la maldad del socialismo del siglo XXI.

Este comportamiento destructivo del Poder Ejecutivo es en contra de los trabajadores por su política económica que engendra inflación; es en contra de los empresarios por sus controles sobre los procesos productivos; y, en general, es en contra de los ciudadanos que se ven obligados a perder su dinero en la persecución de los bienes básicos.

Nos negamos a ser conformes con esta realidad; por eso estamos en un proceso electoral, para entretener la ansiedad y evitar la violencia que nos propone el régimen con su actuación en contra de todo lo que nos es preciado, nuestra democracia, el respeto entre los ciudadanos, el deseo de superación como consecuencia de nuestro trabajo.

Nuestro orgullo como sociedad será vencer nuevamente a una dictadura; convencidos de que la democracia es otra cosa, otra manera de ver la vida; de la certeza de que estamos haciendo lo correcto, ya que hemos identificado que este gobierno mientras más poder tiene, menos libertad nos deja a los venezolanos; por ello, trabajemos en nuestro propio interés, para ser libres fortalezcamos nuestra identidad individual, empecemos por nosotros mismos.

La primera libertad no es la de escoger qué tener, es la de decidir qué abandonar; la cultura del socialismo rojo la estamos abandonando. A este gobierno lo castigaremos con la indiferencia, dejaremos de preocuparnos de su existencia; está a punto de desaparecer, y ya no podemos encontrar un hombre honesto en este gobierno, aunque lo buscáramos con una lámpara.

Lo que nunca podemos abandonar es la educación de nuestros hijos para aumentar su capacidad crítica, esta tarea hay que hacerla en la familia, solo así seremos realmente libres.

Por último, hay que romper con la indecisión; hay que salir a hacer política, hay que votar, expresarnos, demostrarle a la autoridad que no le tenemos temor. Debemos dejar atrás este gobierno fastidioso; no tengan miedo, no se rindan, lo mejor está por llegar.

Napoleón Bonaparte dijo: “Solo hay dos palancas que mueven a los hombres: el miedo y el interés”.

 

@rangelrachadell