• Caracas (Venezuela)

Jesús Durán Zorrilla

Al instante

Retazos de la historia: el Farhud

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:


En días recientes tuvimos la oportunidad de observar en distintos medios de comunicación internacional los actos conmemorativos a las víctimas del holocausto en Europa. Quizá por la ubicación geográfica, la actualidad y el hecho trascendental que representó la Segunda Guerra Mundial, esos factores se unieron para permitir conocer la tragedia en su magnitud real. No está demás recordar que sucesos vergonzosos de antisemitismo han sido repetidos a través de la historia de la humanidad, como fue el caso del decreto de expulsión de los judíos de España en el año 1492.

El término “Farhud” en su traducción del árabe significa “expropiación violenta”. Tal episodio histórico se llevó a cabo durante los días 1 y 2 de junio de 1941 en la ciudad de Bagdad. El asalto o “expropiación” no se limitó a arrebatar las propiedades de la tradicional comunidad judía iraquí, sino que además fue acompañada de una feroz masacre, brutalidad y violaciones, actos cometidos intencionalmente en los que debieron ser los días más alegres del año para esa comunidad, como es la festividad de shavuot (entrega de las tablas de la ley: los Diez Mandamientos que todos conocemos en el mundo monoteísta).

El nacionalismo árabe instaurado en el Irak de aquel entonces, liderado por Rashid Ali Al-Gailani  y Amin al-Husayni, estuvo estrechamente vinculado con el movimiento nazi y el fascismo italiano. En efecto, Amin al-Husayni, llegó a tener una cercanía importante con Hitler, ambos unidos por sus fanáticas y retorcidas ideas antisemitas, con efectos mortales sobre importantes poblaciones judías.

A pesar de lo anterior, años después de haber ocurrido el Farhud, el 27 de enero de 1969, en ese mismo país aconteció otro suceso nefasto al ejecutar a catorce personas, de las cuales nueve eran de la comunidad judía, convocándose a miles de iraquíes a la plaza de la Liberación de Bagdad para que presenciaran el vergonzoso espectáculo.

La brevísima reseña histórica aquí plasmada refiere apenas una de las innumerables agresiones sufridas por las comunidades judías en el mundo, particularmente en aquellos territorios aislados, donde sucesos como estos tienden a quedar en el desconocimiento y la impunidad. Es por esta y otras razones a las que se debe la existencia del Estado de Israel y el apoyo que la comunidad internacional debe otorgarle, por el derecho humano que todos tenemos a una tierra propia, donde el Estado se esfuerce en garantizar una vida en paz y se proteja al ciudadano, independientemente de su creencia religiosa, raza o nacionalidad.