• Caracas (Venezuela)

Jesús Durán Zorrilla

Al instante

Retazos de la historia: el Falke

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Una de las dictaduras más fuertes que ha marcado la memoria colectiva de nuestro país fue la del general Juan Vicente Gómez, la cual comprendió un largo período desde 1908 hasta 1935.

Ante la necesidad de poner fin a tal estructura de gobierno, se presentaron muchas conspiraciones y conatos de alzamientos que rápidamente fueron conjurados por las fuerzas del Estado. Entre ellos, uno de los más destacados fue el desembarco liderado por Román Delgado Chalbaud, padre de Carlos Delgado Chalbaud, quien años más tarde presidió la Junta Militar de Gobierno que se instaló luego del derrocamiento del ex presidente Rómulo Gallegos.

La operación militar para acabar con la dictadura de Juan Vicente Gómez partía de la estrategia de sitiar la ciudad de Cumaná y establecerla como base de operaciones para abastecimiento de armamento, reclutamiento de la población afín con los ideales de libertad y posterior expansión para la ocupación progresiva de diversas regiones del país.

La planificación de la toma por asalto de la ciudad fue realizada por exiliados del gobierno de Gómez que se encontraban en París y decidieron crear la Junta Suprema de Liberación Nacional, integrada por Román Delgado Chalbaud,  Santos Aníbal Dominici, Alberto Smith, Leopoldo Baptista, José Rafael Pocaterra y Pedro Lugo Delgado. Para poder ingresar a Venezuela, la mencionada Junta Suprema de Liberación Nacional arrendó el barco de vapor alemán de nombre Falke, con una tripulación a cargo del buque que desconocía las razones del viaje, salvo su capitán Ernst Ziplitt. El resto de la tripulación se encontraba integrada por el primer oficial Heinrich Kölling, el segundo oficial Wilhelm Schneider, el tercer oficial Martin Esser y el primer ingeniero Wilhelm Bothe.

Una vez llegado el Falke al puerto de la ciudad de Cumaná, el 11 de agosto de 1929, ya rebautizado con el nombre “General Anzoátegui”,  la noticia corrió como pólvora, inmediatamente las fuerzas de seguridad del Estado fueron informadas, llegando sin demora la comunicación al general Juan Vicente Gómez.

Los enfrentamientos entre los alzados y la Fuerza Armada se dieron en buena medida en la famosa “Calle Larga” de la ciudad, como era llamada, y cuyo nombre actual es la avenida Bermúdez, la cual hasta ahora sigue siendo un importante paso vial, por recorrer buena parte de ella.

Los enfrentamientos fueron lo suficientemente graves que obligaron al presidente a ordenar el bombardeo de la ciudad, una situación verdaderamente insólita y aterradora para el pueblo cumanés. Se cuenta que, por fortuna, algunas de las bombas lanzadas desde aquellos aviones que sobrevolaban Cumaná no estallaron.

En la refriega, lograron imponerse las fuerzas de seguridad del Estado sobre la valentía de aquellos hombres que arriesgaron y ofrendaron sus vidas en nombre de la democracia, entre ellos Román Delgado Chalbaud, quien al recibir varios disparos dio su último aliento de vida, otros tuvieron la oportunidad de escapar en el mismo buque hacia la isla de Trinidad, devolviéndole el nombre original al Falke.

Ya para las nuevas generaciones tal suceso resulta poco conocido o desconocido, al ser, entre otros eventos, un retazo más de la historia nacional.

 

jesusduranzorrillaprensa@gmail.com

@duranzorrilla