• Caracas (Venezuela)

Jesús Durán Zorrilla

Al instante

Jesús Durán Zorrilla

Leopoldo, la verdadera oposición

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cada vez que recordamos el encarcelamiento arbitrario de Leopoldo López veo a una representación de la oposición que nos atrevimos a confrontar al gobierno de la manera como todos los venezolanos deberíamos hacerlo, al menos los que sí queremos un cambio en el país. A Leopoldo lo privan de libertad por una razón clara, él no representa a una oposición hecha a la medida y conveniencia del gobierno de Maduro. Tanto la MUD como HCR han asumido una actitud de “dejar hacer, dejar pasar”, permitiendo, aun desde la AN, que el régimen haga lo que quiera con el país.

Esta representación de la oposición ha sido tan colaboracionista con el gobierno que ni siquiera ha hecho el esfuerzo de motivar a la sociedad civil para luchar en defensa de nuestros derechos fundamentales, además, han sido apáticos ante el pragmatismo de Leopoldo en cuanto a cómo luchar contra este gobierno antidemocrático. En pocos términos, el gobierno le indica tácitamente a la MUD sobre el cómo le deben hacer oposición, y así lo cumplen.

Leopoldo López ha sido quien ha representado el sentir de una sociedad venezolana desesperada, particularmente de una juventud que ha terminado en muchísimos casos por irse del país; y como eso no le gusta al gobierno, entonces Leopoldo es detenido, para que sirva de ejemplo y seamos una oposición que proceda como la MUD; la cual se limita a dar una que otra opinión para decirnos lo que ya todos sabemos. Leopoldo representa a todos aquellos que vemos con angustia la situación nacional, y estamos cansados de discursos vacíos y condescendientes con el gobierno, que no interpretan el verdadero sentimiento del pueblo.

La MUD está a la espera de las migajas que les provea el régimen y así mantenerse satisfechos, dedicados exclusivamente a proteger sus espacios individuales para seguir vigentes en el escenario político, y a esto lo disfrazan con expresiones como: “Debemos defender nuestros espacios”, pretendiendo hacernos creer que eso nos involucra, cuando simplemente están defendiendo sus intereses y su medio de subsistencia que los vincula a un cargo público.

Leopoldo ha sido el líder de la oposición que ha tenido el coraje de confrontar al gobierno sin comportamientos ni discursos acomodaticios. Él ha dicho la verdad, y ha mantenido una conducta fiel al verdadero sentimiento nacional, que es precisamente evitar que Venezuela siga por el despeñadero; todo esto mientras los demás “opositores” han callado y dan muestras de respeto al gobierno, esperando ser tratados bajo los mismos términos.

El desempleo, la escasez, la inflación y la delincuencia desbordada, han sido atacadas por Leopoldo con un discurso franco y sin disimulos, hecho que motivó al gobierno a su detención, intentando eliminar al representante de la verdadera oposición venezolana, quedando así el gobierno solo en el escenario político, con un minúsculo movimiento “opositor” ayudando a fortalecer la falsa imagen internacional que quiere dar el gobierno de que vivimos en una democracia.

La MUD se ha convertido en un grupo sin capacidad de influir a la sociedad y carente de autoridad, se ha presentado como un movimiento ajeno al sentir nacional; con dicho comportamiento, sumado al encarcelamiento de Leopoldo y la huida de la juventud venezolana, el gobierno se está garantizando su perpetuidad en el poder. He escuchado en varias oportunidades la expresión: “Esta no es una carrera de velocidad sino de resistencia”, pero con respecto a esto, comento que no es el gobierno el que está desgastándose, porque ahora más que nunca no tiene nada que resistir, la misma oposición está de brazos caídos.

El país necesita a muchos Leopoldos, capaces de arriesgarse, sin importarles incomodar a los que hoy detentan el poder, e incluso poniendo en riesgo su libertad. En Venezuela nunca habrá cárcel para tanta gente, así que es necesario reorganizarse y movilizarnos nuevamente para el rescate de nuestra patria.

 

jesusduranzorrillaprensa@gmail.com  |  @duranzorrilla