• Caracas (Venezuela)

Jesús Durán Zorrilla

Al instante

Jesús Durán Zorrilla

Autogol económico

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Debido al consecuente sufrimiento de la empresa privada a las feroces embestidas por parte del gobierno nacional, comprendidas estas por amenazas y expropiaciones, hoy estamos sufriendo los gravísimos resultados de esas políticas irracionales, las cuales no pueden tener mayor justificación que una profunda ignorancia de los efectos económicos que de ellos se pueden derivar. Si concluimos que tales decisiones han sido de manera intencional, entonces podemos afirmar que estamos gobernados por auténticos traidores a la patria. ¿Y esto por qué? porque lo anterior supone que lo único que le interesa a este gobierno del sistema político llamado socialismo, es que este es de los pocos sistemas que “justifica” la perpetuidad de los gobernantes en el poder. Pero, volviendo al punto inicial, las expropiaciones y los excesivos controles sobre las empresas privadas han generado una fuerte resistencia para realizar inversiones en el país, tanto de capital nacional como extranjero. Por otra parte, de las empresas que llevaban años en el país, muchas de ellas han cesado sus operaciones, y las que quedan están tratando de sortear la crisis como capitán de una embarcación en medio de la tormenta.  Desde luego, cuando menciono a los empresarios, me estoy refiriendo a aquellos que producen o comercializan bienes y/o servicios, sin descartar entre las víctimas de este atentado económico, a los ganaderos y agricultores venezolanos.

Ahora bien, suponiendo que usted, amigo lector,  ya sabe lo que significa un autogol, se preguntará: ¿a qué se debe el título de la presente publicación?, para ello citaré el artículo 133 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela el cual establece que: “Toda persona tiene el deber de coadyuvar a los gastos públicos mediante el pago de impuestos, tasas y contribuciones que establezca la ley”. Cuando leemos “Toda persona…”, se refiere a personas naturales y jurídicas, esta última representada en las empresas.

Cuando en Venezuela a través del discurso político y de la acción se afecta a la empresa privada, por vía de consecuencia termina también  afectada la República, y esto se debe al hecho de que tal como lo expresa el artículo, todas las personas deben contribuir al sostenimiento del gasto público. Ahora bien, todos los recursos que ha dejado de percibir el Tesoro Nacional y los Municipios por concepto de recaudación tributaria consecuencia de la caída de los ingresos de las empresas, deben ser compensados por el mismo Estado venezolano para continuar costeando el gasto público que otrora se apoyaba en la recaudación fiscal. Lo antes dicho, acarrea para el Estado venezolano su endeudamiento, para de esta manera compensar los extraordinarios ingresos que progresivamente ha dejado de percibir. En otras palabras, es conveniente recordar que las empresas se encuentran obligadas a la cancelación de diversos tributos, entre ellos: impuesto sobre la renta, impuesto al valor agregado, impuesto sobre actividades económicas de industria, comercio, servicios o de índole similar, entre otros aportes que deben hacer las empresas de acuerdo a la rama de su actividad comercial, los cuales son calculados en función de un porcentaje de los ingresos percibidos por ellas. Cuando entramos a analizar los ingresos de las empresas y la forma como han decaído vertiginosamente en los últimos años, sinceramente no podemos entender como estos últimos gobiernos de Chávez y Maduro, y sobre todo el primero, se permitió realizar semejante daño al país, y además, apoyado por un pueblo lleno de resentimiento que lo vitoreaba con consignas como: ¡Así es que se gobierna! Debemos recordar que las decisiones en materia económicas no tienen sus efectos de un día para otro y lo que estamos sufriendo hoy es la consecuencia de años de destrucción de la economía nacional orquestado por Chávez desde sus inicios, ya que el actual presidente lo que hizo fue, como ellos dicen: “recoger el morral de Chávez”. ¿Cuántos años demorará la recuperación del aparato productivo nacional? Definitivamente, no me queda la menor duda de que el peor enemigo del gobierno ha sido el mismo gobierno, que seguirá anotando autogoles hasta perder el juego, ya vendrán hombres y mujeres realmente capacitados para la conducción del país, así lo quiero.