• Caracas (Venezuela)

Javier Vivas Santana

Al instante

Padrino: última carta de un neototalitarismo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“Este estado de anarquía no puede seguir siendo tolerado. La ley y la disciplina están siendo socavadas. Un puñado de gente está usando a los que hacen huelga de hambre como rehenes para coaccionar y forzar al Partido y al Gobierno para que cedan a sus exigencias políticas. No tienen ni una pizca de piedad”

Li Peng. Primer ministro chino

 

Declaraciones  en relación con los sucesos de Tiananmen (19-5-1989)

La situación que hoy atraviesa Venezuela se asemeja a la crisis política y económica vivida por China en 1989, con fuerte inflación y violación de sus Derechos Humanos, que para ese entonces se hicieron públicos en escala mundial. Existía una fuerte oposición dentro del seno del propio Partido Comunista de China (PCCh), luego de la muerte de Hu Yaobang, el 15 de abril de ese mismo año, y quien por cierto, se le habrían achacado parte de las responsabilidades sobre el descontrol de las manifestaciones estudiantiles de 1986, que entre otras consecuencias, lo obligaron un año después a dimitir como secretario general del PCCh, siendo definido por sus enemigos internos como “reformista”.  

Las palabras de Li Peng, el primer ministro chino de la época, iba acompañado de amenazantes discursos, alzando el puño en el aire y recordando la existencia y vigencia de la ley marcial. Del  mismo modo, mientras la plaza de Tiananmen se hacia el centro político de las protestas,  una de las infelices frases del propio Li Peng eran: “La vida y el futuro de la República Popular de China, construida por muchos mártires revolucionarios con su sangre se enfrenta a una seria amenaza” (p. 353)¹.  No voy a entrar en detalles, sobre lo que posteriormente ocurrió el  3 de junio de 1989, y cuyas cifras de muertos, heridos y desaparecidos todavía sigue siendo debate por los estudiosos de las ciencias sociales.

Hemos venido advirtiendo que el gobierno de Nicolás Maduro cada día se hace más previsible. Ya nada lo oculta. La mayoría de sus acciones están asociadas con similares hechos de la historia, incluyendo, hasta la muerte del presidente Hugo Chávez, que por coincidencia falleció un 5 de marzo (2013), el mismo día en que murió Stalin aquel 1953; curiosamente con rasgos fisonómicos muy parecidos a Maduro ¿Tesis de re-construcción histórica de una neo-resurrección política?

Con la llegada de Maduro al poder, Venezuela perdió claramente la conducción presidencialista. De hecho, el que la Asamblea Nacional haya sido anulada como poder legislativo por parte de decisiones claramente viciadas de legitimidad, por quienes controlan la sala constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), la cual sólo atiende las necesidades de poder emanadas desde el Ejecutivo, construye una reacción de Estado que no puede soportarse sobre los referentes democráticos. Es claro que en Venezuela nos gobierna un neototalitarismo.

Ahora bien, las protestas en Venezuela, si bien no se concentran en una plaza, diariamente son parte del escenario político del país. Y si establecemos analogías entre el gobierno chino de 1989 y el gobierno madurista, a través del “estado de excepción” y los discursos que emanan del presidente de la República, es evidente que la semántica de “amenazas”, “desestabilización” y “golpismo”, unidos con los causantes de “guerra”, hacen ver que el gobierno está dispuesto a jugarse su última carta política, aún a costa del sangriento desenlace.

Hoy, Maduro ha subvertido el poder en Venezuela, violando la misma Constitución Nacional, cuando afirma que todo el poder civil queda a las órdenes de Vladimir Padrino, como máxima autoridad militar del país. En otras palabras, hasta el vicepresidente, Aristóbulo Istúriz quedo en clara minusvalía en la toma de decisiones. Más infeliz resulta, escuchar por boca de este funcionario: "Tenemos que saber que entra y no a nuestro país, en especial los rubros" ². Es decir, es una clara confesión que ni ellos saben lo poco que ingresa en Venezuela por conceptos de alimentos, medicinas y otros productos. También dejando tácito, que lo ocurrido en la frontera en los últimos días es por hambre y necesidad, y no por una situación de “divertirse” como lo señaló ingratamente el gobernador del Táchira.

Por su parte, Vladimir Padrino ha acusado la peor de las declaraciones cuando afirma que su orden no es para "militarizar" el país. Y tiene razón el ministro de la defensa. El país esta desguarnecido en todas sus fronteras. El contrabando de gasolina, el secuestro, el ingreso de grupos irregulares, las mafias del oro, el narcotráfico, el robo de motores a nuestros pescadores, son una realidad que Venezuela no está militarizada, sino que está abandonada por su fuerza armada.

General Padrino, su orden está dada.. Sólo que la China de aquellos cruentos hechos políticos de 1989, en los alrededores de la plaza de Tiananmen, no son analogía en la Venezuela de 2016, porque en este caso, el rechazo al gobierno de Maduro está en cada espacio de la geopolítica nacional. Usted lo sabe, y en consecuencia tiene la palabra.

@jvivassantana