• Caracas (Venezuela)

Jair de Freitas

Al instante

Panorama laboral y empresarial

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En plena semana electoral el Ejecutivo Nacional amenazó públicamente a la empresa Alimentos Heinz, C.A. Durante transmisión en vivo, el Presidente de la República ordenó que autoridades y efectivos de seguridad inspeccionaran el centro de trabajo con la expresa instrucción según la cual, en el supuesto que los gerentes estén “saboteando” tenían que “meterlos presos ya”. El fundamento parte de un acto de fe, esto es, la creencia ciega en el dicho de un grupo de trabajadores sin ningún tipo de probanzas. La amenaza completa incluyó descalificaciones, improperios y amenazas: “se les acabó el tiempo burgueses parásitos” a lo que añadió “o corren o se encaraman” ¿Demagogia electoral o psicoterror empresarial? Opción c) Todas las anteriores.

Al igual que en la Rebelión en la Granja de George Orwell, la responsabilidad nunca es de quienes regentan sino de un tercero. Por lo tanto, las filas de personas desesperadas por adquirir productos cuya cantidad ofertada no satisface la demanda, comercializados a precios regulados que muchas veces no cubren los costos de producción, se achacan a un gerente de la sucursal de un automercado que recibió los artículos y que trata de atender equitativa y ordenadamente al enorme caudal de público que se da cita para la compra. Parece ser que gerenciar empresas de retail se convirtió en la profesión de mayor riesgo en un país que trata como delincuentes a cuanto empresario insiste en hacer vida aquí a pesar del contexto.

 Dos situaciones, una misma intención: reforzar la idea entre las masas que los inminentes problemas económicos retratados en cada anaquel (bien por escasez, bien por inflación) son causa de la trillada guerra económica, una versión que nadie cree, que todos sufren y que ilícitamente muchos capitalizan bajo el amparo que confiere la impunidad y anarquía que reina en cada una de esas filas ¿o acaso no es verdad que la reventa se convirtió en el oficio más lucrativo y eficiente de Venezuela y que en esas filas coexisten la necesidad y el oportunismo?

 El trabajador que no presta servicios un día, no puede ser despedido justificadamente porque la actual LOTTT, al igual que su predecesora, exige tres inasistencias injustificadas en un lapso de treinta días. Por tanto, el empleador podrá –en el mejor de los casos- descontar la jornada no laborada y dejar de pagar el beneficio de alimentación que corresponde a la misma. Esa es la tarifa para poder ensayar la compra de artículos regulados el día del terminal de la cédula de identidad, los cuales (según lo afirmado el mes de julio por Luis Vicente León) por cada Cuatrocientos Bolívares que invierte un bachaquero, genera un ingreso de Seis Mil Bolívares. En otras palabras, la ecuación de prosperidad económica individual implica ausentismo, impunidad laboral, usura, improductividad y desplazamiento de responsabilidad.

De nada sirve el esfuerzo de quienes regentan por ocultar cifras de los principales indicadores socioeconómicos y fuerza de trabajo. La inflación no discrimina, se siente en los bolsillos y la amenazada continuidad empresarial dibuja rostros de angustia en los habitantes de nuestro país que ni la cirugía estética de las festividades decembrinas consigue cambiar.

Hoy corresponde elegir a los representantes del Poder Legislativo Nacional, cuna de las normas que serán de obligatoria observancia para los demás poderes públicos. Estoy seguro que todos los que sobrevivimos en este país aguardamos por una jornada marcada por el civismo, imparcialidad, tranquilidad durante todas las fases del proceso electoral; pero sobretodo celeridad en los resultados, con transparencia y respeto a la voluntad de los venezolanos expresada en el voto. El verdadero enemigo de la democracia es la abstención, no el disenso, por lo que siempre habrá cabida para quienes sostienen que debemos continuar con el modelo económico actual y quienes proponen cambiar el actual panorama laboral y empresarial.