• Caracas (Venezuela)

Jair de Freitas

Al instante

Jair de Freitas

Mapa laboral 2015, ¿así o más claro?

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Gústele a quien le guste lo laboral tributa de lo económico. Por lo tanto, si la economía del país va mal, las condiciones de los trabajadores también. La próxima semana se espera el informe anual que rendirá Fedecámaras, pero no hace falta ser experto para saber que el año 2015 va a ser muy complejo. La ecuación involucra escasez, inflación y devaluación: un coctel que nadie quiere tomarse pero que a todos toca cuando se tolera un gabinete económico que piensa que con verbo, una ideología fracasada y la actitud de un guapetón de barrio se cambian realidades.

Esta semana el régimen mandó a guardar a tres peces flacos de Sidor, dejando claro el mensaje: la disidencia sindical y política se apaga con el látigo de la justicia. Al mismo tiempo, la caída libre de los precios del petróleo comprometen el ya deficitario presupuesto nacional y por tanto el volumen de ingresos de divisas. ¿Qué resta esperar? Obstáculos y excusas para la ineficiente asignación de dólares en un distorsionado régimen cambiario que esclerosa la producción nacional amenazando con su desaparición.

Está por culminar el período de vigencia del decreto de inamovilidad laboral que no ha frenado los despidos (solo los encareció) pero que sí ha colapsado a las inspectorías del trabajo ininterrumpidamente desde aquel 28 de abril de 2002. La política salarial es y seguirá siendo la misma: tratar se resetear parcialmente los efectos de la inflación, es decir, de las malas políticas económicas. ¿La realidad? El salario mínimo no cubre la canasta alimentaria normativa ni la cubrirá, los artículos de primera necesidad no se consiguen ni se conseguirán; y el dólar que no debe ser nombrado se duplicó a sí mismo en menos de dos meses. Como diría el personaje de la baranda: Con tendencia irreversible.

¿Qué suena en Caracas? Quitando los días del reciente festival musical, lo que suena en nuestra capital son disparos, llanto en morgues y funerarias, suenan las ollas vacías y el estómago con hambre. ¡Tremendo progreso social! Mientras tanto, al régimen se le ocurrió una nueva excusa para justificar la negación de los dólares que no tiene para los estudios en el exterior: “La fuga de talentos”. ¿Más bien no deberían estarse preguntando por qué si el socialismo es tan bueno como creen, tantas personas se están marchando del país?

Sin duda la generación presente no identifica oportunidades de ascenso social en Venezuela, ni de calidad de vida, ni de desarrollo profesional. En cuanto completan su educación formal universitaria se dan cuenta que no consiguen empleo formal (por muchos meses) o si lo obtienen el salario y condiciones de prestación de servicios apenas alcanzan para el “autosustento” eso sí, mientras permanezcan residenciados con su familia e incluso “semisubsidiados” en gastos importantes. Por ello no tardan en certificar sus notas y buscar alternativas en el extranjero que nuestro país no les ofrece. Así que la verdadera tasa de desempleo es otra muy superior a 7% que se registra en el INE.

Durante 2014, las protestas no cesaron por una sola razón: no hay respuesta efectiva. Los jubilados de la administración pública y empresas del Estado constantemente recriminan sin solución de continuidad. ¿Cambiará esto el año entrante? Pienso que no. En mayo de 2015 expira el lapso legal para la erradicación de los tercerizados y resulta que el Estado se ha negado desde 2012 a su efectiva incorporación. ¿No me creen? Pregunten en Sidor, Alcasa, Corpoelec, Briquetera del Caroní, Pdvsa y un muy largo etcétera.

Mientras tanto, la OIT presentó en México el estudio sobre el Panorama Laboral 2014 para América Latina y el Caribe. Destaca en el informe que, si bien la desacelaración económica no se había reflejado aún en la tasa de desempleo (6,1%), ya comienza a sentirse el impacto en el mercado laboral. La generación de nuevas plazas de trabajo fue más lenta este año (dejándose de crear 1 millón de empleos) en tanto que calculan que también se desacelerará durante 2015, lo que aunado a la incorporación de una mayor fuerza laboral puede significar 500.000 nuevos desempleados para el año entrante.

Más allá de la heterogénea realidad, la expectativa laboral en la región para 2015 es en el mejor de los casos conservadora. No se esperan variaciones significativas en cuanto al salario mínimo, tasa de desocupación, desempleo juvenil y otras variables laborales. En cambio, nuestro augurio es muy diferente: el descalabro económico dará cuenta de buena parte de las empresas que aun se sostienen, agudizando las fuentes de trabajo privadas. Por lo tanto, mantener una tasa de desempleo baja va a depender casi exclusivamente de la capacidad del sector público para generar empleo.

La pérdida del poder adquisitivo y la devaluación de la moneda acabarán con cuanto ajuste salarial ensaye el presidente obrero, afectando el ingreso del núcleo familiar. El sincericidio económico no parece ser una opción en palacio presidencial, por tanto una enferma economía marcada de controles, distorsiones, con marcos regulatorios asfixiantes en los que producir es un viacrucis y donde el emprendedor es una especie en extinción, compromete severamente la producción de riqueza y por ende de bienestar. Resumiendo, para 2015 tendremos salarios deprimidos, mayor desempleo y escasas oportunidades de ascenso. Ese es nuestro mapa laboral ¿así o más claro?