• Caracas (Venezuela)

Jaime Merrick

Al instante

A los jóvenes profesionales de Venezuela

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Nada más difícil que escribir un artículo de opinión dedicado a los jóvenes venezolanos. Primeramente, porque también soy joven; y segundo, porque Venezuela se ha convertido en un país de oportunidades perdidas para nosotros. Salarios que no cubren necesidades básicas, inseguridad, corrupción, incapacidad de ahorro, represión, todos esos aspectos nos han obligado a pensar sobre nuestro rol en Venezuela. Y en esa dinámica, algunos se han ido con la legítima decisión de no volver mientras este país cambie; sin embargo, la mayoría de nosotros, profesionales o no, nos ha tocado quedarnos y vivir en carne propia la Venezuela de 2014 y  los años que vienen.

Este artículo está dirigido, no a los que se fueron, sino a los que nos quedamos. Por la razón que sea, pero nos quedamos. Y aquí estamos.

¿Cómo  nos asumimos, entonces, en estas circunstancias? ¿Qué hacemos, muchachos?

Y aunque este artículo haga referencia a los jóvenes profesionales, estoy consciente de que somos una minoría frente al universo de jóvenes que viven nuestro país. Porque lo cierto del caso es que la mayoría de los jóvenes venezolanos no tienen acceso a la educación universitaria y post-universitaria, no tienen empleo, ni les alcanza el sueldo, por ejemplo. No viven en urbanizaciones, sino en barrios.

Sin embargo, haber tenido acceso a la educación universitaria y posuniversitaria nos obliga a asumir esta crisis más allá desde la frustración de no poder cumplir nuestras expectativas laborales y socioeconómicas. Y si ejercemos algún tipo influencia en la opinión pública, no podemos sentirnos conformes con buscar responsables y escupir visceralidades como si estuviéramos eximidos de no hacer algo más por nuestro país. También somos responsables.

Organicémonos, reunámonos, discutamos, involucrémonos, aportemos con lo que tenemos y sepamos.

Si no nos sentimos conformes con los partidos políticos, por las razones que fueran, entonces seamos los artífices de nuevas organizaciones, por ejemplo. Al menos, hagamos algo, lo que sea. No nos quedemos en la indignación y la frustración.

Verdaderamente reprochable y cómplice es que con nuestra formación académica y nuestras posibilidades, no ejerzamos algún tipo de acción frente a esta crisis que vivimos, teniendo la posibilidad hacerlo; seríamos completamente irresponsables si nos enclaustramos en nuestras -cada vez más- reducidas burbujas de comodidades con la excusa de que los partidos políticos no nos representan.

En los años ochenta y noventa del siglo pasado, la clase media no se involucró lo suficiente con la dinámica política que atravesaba el país porque creía que siempre viajaría a Miami y podía tener acceso a dólares preferenciales. Miraba para su ombligo. Se dejó que la política cayera en las manos equivocada. Miren lo que pasó. Nada en la historia es casual. Nada de lo que sucede en Venezuela es casual.

No nos equivoquemos nuevamente, muchachos. No dejemos la política en manos equivocadas. Que nuestras frustraciones y expectativas no sean la excusa para no asumir responsabilidades en nuestro país. Al menos,  mientras nos quedemos y estemos acá…

Muchachos, tenemos hacer algo. Por nosotros mismos, por la mayoría de los jóvenes del país que no han tenido las oportunidades que nosotros sí hemos tenido, y principalmente, por nuestro país.

Jaime.merrick@gmail.com

@jaimemerrick

Jaimemerrick.blogspot.com