• Caracas (Venezuela)

Jaime Merrick

Al instante

¿De quién es la culpa, entonces?

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Recientemente el gremio de transportistas anunció el aumento del pasaje de 10 a 15 bolívares. Los choferes de busetas sostienen que se trata de una medida necesaria, pues, el costo de los repuestos, los cauchos y el mantenimiento de la buseta en general, han aumentado considerablemente. Aunque el Alcalde Jorge Rodríguez ha dicho que el aumento autorizado es de 10 a 13 bolívares, en la práctica los choferes de  “camioneticas” cobran el pasaje a 15 bolívares. 

Para quien anda “a pie”, este aumento representa un gasto diario de 30 bolívares, y mensualmente significa un gasto 1.000 bolívares, más o menos. El aumento se hace más oneroso para quienes viven en barrios, pues deben tomar “jeeps” que normalmente cobran entre 20 y 30 bolívares. Son 1.000 bolívares más, sólo en jeeps. Ya vamos por 2.000 bolívares mensuales en transporte.

Ciertamente, dos mil bolívares es un monto risible tomando en cuenta la inflación que enfrentamos. Sin embargo, para quien devenga sueldo mínimo ese monto significa casi un tercio de sus ingresos mensuales. Si el sueldo mínimo invertido en su totalidad es insuficiente para comprar todos los productos de la canasta alimentaria, imaginen, entonces, lo que implica tener que gastar únicamente dos tercios del sueldo.

Y del lado de los transportistas la situación no deja de ser dramática. El caucho que normalmente cuesta 20 o 30.000 bolívares, ahora cuesta  Bs. 80.000 o 100.000; mientras el chofer de buseta aumenta el pasaje en un cincuenta por ciento, el costo del aceite, las baterías, rines, los repuestos han aumentado en un 100 por ciento, y hasta más. 

¿De quién es la culpa, entonces?

Según el Correo del Orinoco (citando, a su vez, al Ministerio de Comercio), las pasivos de SIDOR son ampliamente mayores a sus activos; por falta de materias primas, la General Motors anunció las vacaciones adelantadas de más de 3.000 empleados; y la Federación Unitaria de Trabajadores del sector Automotriz de Venezuela ha alertado sobre el cese de operaciones de producción de vehículos por falta de materias primas y divisas. Son sólo algunos datos de cómo se encuentra el parque automotor en Venezuela.

En medio de la indignación que supone tener que gastar casi un tercio del salario mínimo en pasaje, no logramos recordar que la corrupción ha desangrado a nuestro país. Se robaron 25.000.000.000 de dólares y quebraron a todo el sector productivo,  y con mucha seguridad los responsables no son los choferes de busetas.

¿De quién es la culpa, entonces?

Jaime.merrick@gmail.com

@jaimemerrick