• Caracas (Venezuela)

Jaime Merrick

Al instante

Jaime Merrick

¿Y las condiciones electorales justas?

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Sabíamos que iba a pasar. En un año electoral, un país tan convulsionado y un gobierno impopular, lo que debe sorprendernos son unas elecciones justas. De manera que la modificación de los circuitos electorales para beneficiar al partido de gobierno son unas de las tantas arbitrariedades que ocurrirán hasta el día de las elecciones parlamentarias. Y te diré más: también sucederán arbitrariedades durante el acto electoral y después de su culminación.

Guarimbas financiadas por el gobierno, detenciones a dirigentes políticos, saqueos programados, más guerras económicas, aumento de la escasez y la inflación, hastío generalizado. Eso es lo que viene.

Ahora, el problema no es lo que vendrá, sino precisar cómo la oposición asumirá unas condiciones electorales adversas y abiertamente favorables al gobierno. Ese es el meollo del asunto. Imaginemos que el día de las elecciones gana la oposición y, sin embargo, el gobierno desconoce los resultados de forma grosera (cuestión que tampoco debería sorprendernos). ¿Qué haremos? ¿Cómo elaboramos un discurso popular no solo para solidarizarse con el ciudadano, sino también para  exigir condiciones electorales justas?

Querer asimilar la crisis venezolana a través de la vía electoral es un gran riesgo. No hay duda de que el voto es el camino menos traumático para dirimir los conflictos sociales y políticos que padecemos actualmente, es verdad. Ahora, mientras más se recrudece el desabastecimiento y el costo de los productos básicos aumenta desproporcionadamente, la conflictividad social irá en aumento, lo cual pudiera generar consecuencias impredecibles.

 

Voto y crisis.

Para el momento en que las elecciones parlamentarias se realicen, Venezuela tendrá una inflación cercana a 100% y muy probablemente escasearán 8 de cada 10 productos básicos que necesitamos. Repito el escenario: ante esa Venezuela a punto de estallar, cansada, imaginemos que el día de las elecciones gana la oposición y, sin embargo, el gobierno desconoce los resultados de forma grosera. ¿Cuál será el discurso? ¿Que nos esperemos al revocatorio de 2016?

Tiene que haber algo más.

La necesidad de un discurso que, además de conectar con el ciudadano, también le garantice que cada voto cuenta y será defendido ante las más adversas de las circunstancias, no puede ser interpretado por la oposición como una pequeñez. No se trata de matarnos en las calles, sino ser capaces de hacer respetar el cambio democrático que exigimos. 

Venezuela atraviesa un proceso histórico complejo. Y hoy no sabemos si somos la historia de una sociedad dominada para satisfacer sus necesidades más básicas, o el ejemplo de un pueblo que luchó por su libertad y la obtuvo… porque la defendió.

 

@jaimemerrick | Jaime.merrick@gmail.com