• Caracas (Venezuela)

Jaime Merrick

Al instante

Jaime Merrick

Venezuela ante dos propuestas

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La detención arbitraria del alcalde metropolitano, Antonio Ledezma,  ha dejado entrever dos grandes posturas en la oposición venezolana sobre cómo enfrentar la grave crisis política que atraviesa nuestro país. Ambas visiones comprenden perfectamente la necesaria salida de este gobierno para iniciar un nuevo proceso político en Venezuela.

Pero ¿cómo?

La primera de esas posturas, la tesis electoral, tiene como premisa apostar por la vía electoral como instrumento para lograr un cambio pacífico en Venezuela; parten del convencimiento de que no basta con ir a votar en estas elecciones parlamentarias, sino que debe ser una votación masiva, contundente, que haga evidente en las urnas electorales el gran descontento existente. Voto masivo es igual a cambio.

La tesis de calle, por su parte, resalta y pregona la necesidad de conformar una transición política para salir de esta crisis, y al mismo tiempo defiende la protesta pacífica y masiva para procurar un cambio de gobierno. Incluso, la arbitraria detención del alcalde Antonio Ledezma por parte del gobierno se justificó, precisamente, por la vinculación de esta tesis con planes conspirativos. Protesta masiva es igual a cambio.

Y entre estas dos posturas se halla nuestro país: 80% de la población afirma tener una percepción negativa de la situación económica y social que atravesamos; 7 de cada 10 venezolanos consideran la necesidad de un cambio de gobierno; la popularidad del presidente de la república se ubica entre 20% y 25% de aceptación; y por primera vez desde que fue creado el Partido Socialista Unido de Venezuela, se halla de segundo entre las preferencias políticas del venezolano, superado por un partido de oposición: Primero Justicia. Además, tenemos colas, desabastecimiento, inseguridad, inflación.

Es decir, una Venezuela socialmente conflictiva y políticamente cansada de este gobierno.

¿Qué pasa con la oposición, entonces? ¿Cómo es que no ha capitalizado el descontento?

Las preguntas no son tendenciosas y tampoco persiguen desacreditar a la MUD, pero sí revelan que ni la tesis electoral ni la tesis de calle por sí mismas son suficientes como solución a la crisis que enfrenta Venezuela.

Sí, es verdad, creo que la forma menos traumática para salir de esta crisis es por el voto. No tengo duda de eso. Pero si, ante la situación general  de conflictividad que vivimos, la oposición no le ofrece al venezolano formas de desahogo a través de la protesta, corre el riesgo de pecar de electorera, y en consecuencia, ese voto masivo que persiguen puede convertirse en una abstención masiva en estas elecciones parlamentarias.

¿Y si explotamos y no aguantamos más? ¿Y si acudimos a votar masivamente y hay fraude? ¿Qué nos dirán? ¿Que somos una mayoría insuficiente? ¿Que falta poco para que esto caiga por su propio peso? ¿Que nos esperemos hasta el revocatorio de 2016 o las presidenciales de 2019?

Al día siguiente después de la detención del alcalde Antonio Ledezma, Julio Borges anunció que las primarias en la oposición serían en el mes de mayo. Sí, Julio, tienes razón cuando afirmas que la vía es electoral, pero antes de hablar de voto, hay que convertir ese 80% de descontento en una propuesta, en una esperanza; tiene que diseñarse un discurso general de empoderamiento en la ciudadanía para convencerla de que es el voto la salida menos traumática a esta crisis; y principalmente debe existir un discurso político muchísimo más solidario con las carencias y angustias que tenemos como pueblo.