• Caracas (Venezuela)

Jaime Bayly

Al instante

El marqués y la filipina

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

—Jaimín, ¿qué te ha parecido el escándalo de Vargas Llosa?

—Me ha parecido muy bien, mamá. Salir en la portada de Hola! es siempre un triunfo personal, casi tan importante como ganar el Nobel.

—No sé, hijito, no sé. Te digo que acá en Lima todas mis amigas están furiosas, furibundas con Vargas Llosa. ¿Qué se ha creído de abandonar así a su esposa de toda la vida, si recién acababan de celebrar sus bodas de oro en Nueva York?

—Ay, mamá, no sé qué decirte, no es para tanto. A mí me parece estupendo que Mario celebre sus bodas de oro acostándose con la filipina en el Ritz de Londres. ¡No tendría ninguna gracia celebrarlas acostándose con su esposa! La gracia es celebrarlas con otra señora, ¿no crees?

—No, hijito, estás muy equivocado. ¿Y dónde queda su esposa en todo esto? La pobre debe de sentirse ¡fatal! Enterarse de que Vargas Llosa le está sacando la vuelta ¡en la revista Hola!!

—Pero por algo se llama Hola!, mamá. Quiere decir Hola!, Entérate!, Espabila!, Abre los Ojos! Yo siempre he querido salir en la carátula de Hola! y es una frustración muy grande no haberlo conseguido. Pero ¿te acuerdas de que hace años me hicieron un reportaje y salí en las páginas interiores posando en tu departamento de Miami?

—No inventes, Jaimín, no inventes, tú nunca has salido en Hola!. ¿Y ya has hablado de esto con Alvarito, tu amigo?

—No, mamá, ya no es mi amigo, me traicionó, me dejó por otro hombre. Pero he hablado con Enrique Iglesias. Lo he llamado, está encantado, dice que le parece fantástico que su mamá salga con Mario.

—¿Así dice Enrique?

—Así mismo, mamá. Y yo lo entiendo. Creo que Mario pasará las Navidades en casa de Enrique y la rusa Anna Kournikova acá en Miami. A Isabel le encanta pasar las Navidades con ellos. ¿Te imaginas a Mario jugando al tenis con la Kournikova? ¿No te parece que se va a divertir mucho más que hablando de la crisis de Ucrania con el pesado de su hijo Álvaro?

—Mira, hijito, no te equivoques: Yo estoy totalmente con Patricia, su esposa. Ella no sabía nada. No es justo hacerle eso. Y Mario ya está muy mayor para dárselas de latin lover, ¿no crees?

—No me parece, mamá. Mario es un hombre supremamente atractivo, no solo por su inteligencia y cultura y sentido del humor, sino porque no se pinta las canas, y además es dientón y no se opera, lo que tiene mucho mérito. Y yo creo que salir con la Preysler, que ya estuvo con otro marqués, lo va a rejuvenecer mucho, ¿sabes?

—Pero ¿y dónde queda la esposa, mi amor? ¿Dónde queda Patricia?

—Bueno, ella es muy guapa, muy elegante, una mujer espléndida, lo justo sería que en unos meses dé la sorpresa y salga en la portada de Hola! tomada de la mano con Julio Iglesias, o mejor aún con Julio Iglesias junior, que dicen que tiene una debilidad por las señoras mayores. ¿No sería la venganza perfecta? Muy bien, Marito, tú sales con la exmujer de Julio Iglesias, pues ¡yo salgo con el mismísimo Julio! O, por último, con Raphael o Camilo Sesto. O, si me apuras, con Sabina: que el gran Sabina deje a su peruana Jimena por otra peruana igual de regia, ¡cómo le quedaría el ojo a Vargas Llosa, dime tú!

—Ya no te entiendo, Jaimín.

—Y luego va Sabina y le tira un puñetazo a Vargas Llosa y le deja el ojo morado, como Mario se lo dejó a Gabo en el DF, y le dice: “Esto es por lo que le hiciste a Patricia”.

—Yo en lo único que estoy de acuerdo con Vargas Llosa es cuando dice: “Yo no hablo de mi vida privada, señorita”.

—Es cierto, pero podría decir: “Yo no hablo de mi vida privada, señorita, porque de eso ahora se ocupa la revista Hola!”.

—Dime una cosa, hijito, ¿y Mario es ateo?

—No, mamá, es agnóstico.

—Pero mis amigos de La Obra en Madrid me dicen que Isabel es creyente, y donante.

—Sí, sí, ella es creyente de toda la vida. Sobre todo cree en el euro, más que nada en la libra esterlina, en el franco suizo, también en el dólar, y ocasionalmente en Dios. Pero sí, entiendo que por lo general reza, sí.

—¿Se casarán Vargas Llosa y la Preysler por religioso, mi amor?

—Lo veo muy improbable, mamá. Vargas Llosa no es hombre de casarse por religioso. Con la tía no se casó así, con la prima tampoco, y no pudo casarse con su hermana porque es hijo único.

—Pero ¿tú dices que se casan por civil?

—Sí, sí, absolutamente sí. Y serán portada de Hola! ocho semanas seguidas. Y la nueva novela de Mario, titulada estupendamente “Cinco esquinas”, se venderá muchísimo, eso seguro.

—¿Y sabes por qué le ha puesto “Cinco esquinas” a su novela?

—No lo sé, pero el chisme en el mundillo literario es que Mario tiene los colmillos tan afilados que algunos de sus dientes tienen literalmente cinco esquinas.

—Hijito, ¿te parece que debo mandarle unas flores o unos chocolates con una notita a Patricia, para aliviarle el duelo tremendo que debe de estar pasando?

—No, mamá, ni se te ocurra, no seas cursi. Te aseguro que Patricia está aliviadísima. Aguantar cincuenta años a Mario debe de haber sido tenaz, tenaz. Patricia lo ha sacrificado todo por él. Y le dio tres hijos maravillosos.

—¿O sea que no siempre los hijos de dos primos salen tarados, Jaimín?

—Parece que no, porque los tres salieron muy listos. Y además, mamá, dejémonos de hipocresías, ¿quién no ha tenido un romance secreto con una prima, dime tú?

—Pues yo nunca estuve con ningún primo, mi amor.

—Porque tú eres una santa. Pero tienes casi la edad de Mario…

—¡Casi, no! ¡Tengo 75! ¡Y él casi 80!

—Bueno, 75, ya, ¿y acaso no estás enamorada de tu español ricachón que te pasea por el mundo en su avión privado?

—Sí, Jaimín, es el gran amor de mi vida.

—Entonces ¿por qué Vargas Llosa no puede darse el lujo de vivir un gran amor a los 79 años? No hay edad para el amor, mamá. Mírame a mí: le llevo 24 años a Silvia, 24, y somos muy felices.

—Pero ¡ni se te ocurra dejarla cuando cumplan sus bodas de plata, que te hago salami el pipilín!

—Todo esto es buenísimo para Mario, mamá. Él tenía una relación amor-odio con la revista Hola!. Odiaba la frivolidad. Escribió un ensayo pesadísimo, La civilización del espectáculo, contra la frivolidad, el exhibicionismo, el entretenimiento puro, ¡y ahora sale con la reina de los corazones, del papel cuché, con la mujer más frívola del reino de España! ¿No es genial? Porque uno diría que Mario podía enamorarse de una intelectual gorda, casposa, ermitaña, de una bibliotecaria muda, de una filósofa tuerta, pero no: se enamora de la mujer cuyo álbum de fotos familiares la revista Hola!. O sea que Mario es ahora el rey de la Civilización del Espectáculo, qué honor.

—¿Y tú conoces a la señora Preysler, mi Jaimín? ¿La has entrevistado?

—Sí, sí, la conozco, la he visto en el aeropuerto de Miami, es guapísima, delgadísima, un encanto. Y conozco a Enrique y Julio junior, los he entrevistado, son divinos los dos. Ya le dije a Enrique que el próximo video de “Bailando” con los cubanos de Gente de Zona tiene que ser con Mario de pajarita, bailando afiebrado con Isabel en las calles de La Habana Vieja, ¿no sería un éxito? Esto para Vargas Llosa es como salir del clóset intelectual, tan apolillado, lleno de momias feas, y entrar de ello en la pista de baile de la farándula.

—Bueno, mi amor, te dejo, me está llamando mi novio, el español.

—Salúdalo, mamá. Dile que te compre la crema de Isabel, “My Cream”. Te aseguro que funciona mejor que tu aceite de marihuana para las manchas en la piel.

—No, no, mi aceite de marihuana no me lo quita nadie.

—¿A quién habré salido yo marihuanero, no?

—Jaimín, si hablas con Vargas Llosa, dile que se confiese, que se arrepienta de sus pecados, que si quiere ser feliz con la filipina, vuelva al Estado de Gracia.

—Se lo diré, mamá. Y no se preocupes que si te casas con tu galán español, serás portada de Hola Perú! y competirás con Vargas Llosa.

—No sigas, Jaimín, que me derrito de la ilusión.