• Caracas (Venezuela)

Ismael Cala

Al instante

Crecer en liderazgo de vida

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

¿Te mueves continuamente? ¿Esperas llegar al éxito, como si de un lugar celestial se tratara, y quedarte allí? ¿O prefieres disfrutar el camino y renovarte una y otra vez?

John Maxwell, uno de mis grandes mentores, asegura que solo habrá éxito si nos desarrollamos continuamente. Y eso implica, obviamente, mejorar nuestras vidas sin detener el paso. ¿Cómo intentarlo? Pues fija un objetivo, trabaja por conseguirlo, aprende durante el camino y disfruta su consecución… Pero siempre ten presente que ejercer el liderazgo no es arribar a una meta, ni atornillarse a la cima de una montaña después de subirla.

Ser líder de tu vida implica mucho más que un objetivo, una fecha o un lugar. Es un proceso de cambio y proyección que empieza por nosotros mismos y siempre termina favoreciendo a muchos. Un verdadero líder mira primero hacia dentro, se observa y se escucha, para conocer mejor sus fortalezas y debilidades.

No podemos olvidar que un liderazgo exitoso se sostiene siempre en la ética y en los valores. Sin tal base no surgirían líderes auténticos, sino jefes o mandamases que buscarían aprovechar el momento, someter a los demás y multiplicar la infelicidad, incluso hacia ellos mismos.

Los valores siempre han sido el alma del liderazgo. Por ello resulta imprescindible fijar nuestras metas y acciones sobre principios muy sólidos, además de tener en cuenta otros elementos:

- Cultiva la intuición. Se trata de una combinación entre la habilidad natural y las destrezas que aprendemos en el camino de la vida. Es decir, la intuición nace y se hace.

- Ábrete a las experiencias del mundo. Los grandes líderes piden opiniones y consultan sus ideas con los demás. Construye el talento de forma colaborativa.

- Toma la iniciativa. Sé proactivo. Plantea tus ideas y lucha por encontrar soluciones y resolver los desafíos del entorno.

Pero, atención, todo esto sería en vano si no logras responder adecuadamente a la gran pregunta: “¿Por qué quiero ser líder?”. Probablemente exista una única salida para tal interrogante, salvo que desees convertirte en algo diferente: “Quiero ser líder para ponerme en función de los demás, para trabajar por quienes me rodean, para compartir y escuchar; para ayudar a forjar, entre todos, un mundo mejor”.

www.IsmaelCala.com