• Caracas (Venezuela)

Isabel Pereira Pizani

Al instante

Bernal vs. Molina

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

¡Sorpresa! choque de trenes entre Freddy Bernal, vicepresidente de los Consejos Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), quien califico como fracaso las políticas de expropiación promovidas y ejecutadaspor el fallecido Hugo Chávez y Ricardo Molina,diputado del PSUV, quien aseguró que 90% de las unidades de producción del país está en manos del sector privado: “el gobierno solo posee 1.200 empresas, las cuales, más que expropiadas, fueron tomadas porque estaban improductivas. La expropiación es una vía necesaria cuando se debe aplicar. Apenas 1.200 están bajo el Estado. Son poquitas. Deberían ser muchas más”. 

Bernalafirmó:“En el pasado tomamos algunas medidas como expropiación de algunas empresas que, lamentablemente, o no las hicimos productivas o incluso fracasaron en nuestras manos, asumiendo esa responsabilidad nos hemos sentado con el empresariado y hemos conformado empresas mixtas”.

Alegó que se firmaron algunos acuerdos con los propietarios de las empresas expropiadas para volver a activarlas y detalló que el 40% de la empresa estará en manos de la compañía privada y el 60% restante será responsabilidad del Estado.

Sin embargo, no podemos engañarnos, esta diferencia no expresa ningún propósito de abandono de las líneas duras del comunismo o de rectificación ideológica por parte de un sector del gobierno.

Bernal no tiene el pedigrí ideológico de un viejo y ancestral comunista como Ricardo Molina, por tanto se trata desu parte de una actitud pragmática, una constatación del evidente e inocultable fracaso de las expropiaciones, de un mal manejo, no la denuncia de una trampa ideológica o una crítica ala inviabilidad del marxismo. La rectificación viene por la vía de pactar con el enemigo un 60-40 de participación, no sabemos por cuanto tiempo,ni las modalidades, si se trata sólo de acuerdos operativos o de esquemas distintos de participación en la propiedad de las empresas.

Frente a este reconocimiento, el ortodoxo Molina anuncia que el Estado debe poseer más, extender sus tentáculos como le es propio a los regímenes comunistas.

Lo más probable es que pragmatismo de Bernal triunfe puertas adentro del gobierno, durante un tiempo que desconocemos, porque es una respuesta a un fracaso inocultable y el gobierno recurra a una política de pactos con los empresarios. Pero, ¿cuán consistente es esta línea?, ¿cuánto apoyo interno?, ¿qué le dirá Alfredo Serrano a Maduro?, ¿qué opinan los marxistas duros?

Para todos los que apostamos por la libertad, esta confrontación no puede pasar por alto, se trata por un lado del reconocimiento de la inviabilidad que implica para una sociedad destruir la propiedad privada,el estruendoso fracaso de la estatización, tal como hicieron los cubanos con la ley 890 en julio de 1965, mediante la cual con un solo plumazo borraron la economía privada del mapa de la isla. Situación que los ha llevado por un camino de amarguras, miserabilización de su pueblo y dependencia de otros países. No conocemos el fraccionamiento interno del PSUV, solo sabemos que la ideología está en pie al punto de haber nombrado a Luis Salas, un comunista primitivo, al frente de la economía. La declaraciónde Bernal pareciera más un SOS, lanzar un salvavidas, para permanecer en el poder en el peor momento de este régimen.

Pero también es un momento para comunicarse con los sectores populares que siguen fieles al chavismo, no por razones ideológicas sino por el miedo de perder la esperanza de que en algún momento las promesas de redención del gobierno comunista puedan hacerse realidad. Hay que mostrar cual ha sido la profundidad de la destrucción de la propiedad privada, tal como concienzuda y brillantemente viene haciendo CEDICE desde su Observatorio de la Propiedad Privada. Divulgar la relación entre la crisis actual y las ocupaciones de empresas, viviendas y terrenos por parte del gobierno. Entender por qué no hay alimentos, por qué desapareció el cemento, las cabillas, las medicinas, qué ha pasado con las viviendas invadidas. ¿Ha mejorado la situación de aquellos que se prestaron a despojar a los propietarios de su propiedad?¿Fue “la estafa inmobiliaria” una denuncia verdadera o una vil manipulación de la opinión pública, que se dejó arrastrar tras los quejidos lastimeros de una supuesta víctima y desencadenó el más feroz ataque que han sufrido los constructores de vivienda por parte del gobierno y con ello trajo la más aguda crisis habitacional del país, donde no se construye ni se alquila?

La declaración de Bernal podría ser el inicio de una vuelta atrás del régimen y si es así la oposición y los empresarios deben asumir que están frente a unos derrotados y no aquellos con poder para imponer reglas del juego, no van a una propuesta de participación mixta porque crean en esta modalidad sino porque fracasaron, son un ejército vencido por la realidad. No olvidemos las palabras de Molina. Los empresarios antes de pactar deben pensar con quién negocian, un régimen limpio o un gobierno ante la más cruel derrota que puede proporcionarles el Referéndum Revocatorio anhelado por más del 80% de los venezolanos.

isaper@gmail.com

@isapereirap