• Caracas (Venezuela)

Ignacio Serrano

Al instante

Lo que puede perderse el “Kid”

El lanzador Francisco Rodríguez / Henry Delgado

El lanzador Francisco Rodríguez / Henry Delgado

Francisco Rodríguez tiene casi dos años perdidos en su carrera por ser el pitcher más joven con 300 juegos salvados. Y seguirá postergado mientras no firme un contrato de grandes ligas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Qué azarosa es la carrera de los relevistas.

En ninguna otra posición un grandeliga puede pasar del cielo al suelo tan rápidamente. El gran mérito de Mariano Rivera y Trevor Hofman es la consistencia.

A veces es una lesión, a veces se pierde la velocidad, a veces el control.

Desde la temporada de 2000, un total de 211 veces ha ocurrido que un pitcher salva 30 encuentros. ¿Cuántos de esos apagafuegos son inolvidables, son candidatos al Salón de la Fama? Rivera, sí, y muy posiblemente Hofman. ¿Algún otro?

Revisando las metas que puede perderse Francisco Rodríguez, en caso de no lanzar esta temporada en las mayores, la fragilidad a que se exponen los bomberos surge más patente en el caso de Rob Nen, el pitcher que ha llegado a los 300 rescates a menor edad.

Nen tenía 32 años, ocho meses y nueve días de nacido cuando, el 6 de agosto de 2002, aterrizó en la mágica cima.

Fue un torneo inolvidable para el derecho de los Gigantes, por muchas razones: porque preservó 43 victorias, por ejemplo, y porque terminó con 2.20 de efectividad; también porque fue su última zafra en la gran carpa, pues una lesión hizo que el más joven en lograr 300 salvamentos nunca pudiera sumar otro a partir de 2003.

El “Kid” Rodríguez no ha firmado, a pesar de venir de una campaña discreta, en modo alguno terrible. El 7 de enero festejó su trigésimo primer cumpleaños. Su carrera, sin embargo, dio un giro cuando los Mets lo cambiaron a los Cerveceros, en 2011.

En ese momento, tenía 291 salvados y 29 años de edad. No sólo iba a alcanzar a Nen en agosto o septiembre, sino que le llevaba tres calendarios de ventaja. Iba a triturar el registro absoluto, literalmente.

Entonces, Milwaukee anunció que el caraqueño no sería cerrador, que únicamente trabajaría como setup de Jon Axford, y a partir de allí únicamente ha podido sumar tres rescates.

Cuando Axford pareció descarrilarse, en la justa pasada, el venezolano vivió su peor momento en la loma y no pudo hacerse del puesto.

Y ahora, cuando faltan menos de dos semanas para el día inaugural, continúa sin equipo, en parte, posiblemente, por aquel bajón crucial de 2012, pero sobre todo por la forma en que su agente, Scott Boras, ha llevado las negociaciones, tratando de conseguirle contrato como si él estuviera a cargo del mercado, como si el mercado no hubiera dado el giro que ha dado para los taponeros en los tiempos recientes.

A este paso, Boras va a convertirse en la razón por la que el criollo no escriba su nombre en el libro de récords otra vez.

Fue el abogado que le recomendó aceptar el cambio de los Mets; el que rechazó una oferta de los Padres para cerrar la en temporada pasada, supuestamente por 4 millones de dólares; el que le sugirió aceptar el arbitraje de los Cerveceros, para obtener más dinero como setup; y el que todavía no le consigue trabajo.

Aunque es de suponer que el propio serpentinero habrá dado su consentimiento para que todo ocurriera así, ¿no?

Cabe preguntarse hasta qué punto los problemas extra terreno del “Kid” en Nueva York y Milwaukee han limitado también a los posibles interesados. El caso es que ahora está en pausa el ramillete de objetivos en las grandes ligas que se le presentan al alcance.

Puede, por ejemplo, ser el primer tirador venezolano con 700 juegos, para lo que sólo necesita aparecer en 18 oportunidades más. Y puede ser el primer nativo con 800 innings en relevo, para lo que le restan 79 y un tercio.

Entre todas las metas a la mano de Rodríguez, sobresale el reto de Nen: los 300 salvados antes que ningún otro mortal. Tiene hasta el 15 de septiembre de 2014 para lograr los seis que le faltan.