• Caracas (Venezuela)

Ignacio Serrano

Al instante

¿Qué esperar de Johan Santana?

Johan Santana / AFP

Johan Santana / AFP

El Gocho no ha podido lanzar en los juegos de exhibición, pero hay motivos para el optimismo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El gesto desafiante de Johan Santana fue una muestra de que sus problemas en este spring training no se relacionan con dolores o daño estructural en el hombro.
El Gocho, acicateado por lo publicado en Nueva York sobre su demora en subir al montículo, se saltó lo estipulado por el cuerpo técnico, pidió al catcher que le acompañara hasta el bullpen y, de un modo casi escandaloso, que el manager Terry Collins tildó de poco prudente, hizo varios envíos al receptor, que esperó de pie, no hincado detrás del plato.
Sucedió el domingo. A Collins no le preocupó que el zurdo hiciera algo para lo que no estaba apto; temía, y aún teme, que acelerar el ritmo no era conveniente, mientras los médicos no lo autorizaran.
Santana quiso enviar un comunicado de prensa peculiar, con hechos y no palabras. Así, dejó una esperanza y un mensaje positivo: no hay dolor. El hombro operado está bien.
¿Qué esperar del merideño en 2013?
Hay varias formas de analizarlo. Están quienes desean verle de nuevo como el as de sus mejores años, ganador dos veces del premio Cy Young. ¿Quién no quisiera eso?
Ya no tiene la velocidad de antes, aunque pueda tocar las 90 millas por hora, y a los 34 años de edad, que cumplirá el miércoles, es de prever que le llegó la hora definitiva de ser un pitcher fino, independientemente de la cirugía en el hombro a la que se sometió en 2010.
Aquel tirador que promediaba un ponche por inning y acumulaba cinco abanicados por cada base por bolas no regresará. Tampoco es imposible que mantenga su estatus de serpentinero protagonista y dominante, a través del control, la inteligencia y la capacidad de adaptación.
Si el problema de hoy es que el brazo no se ha fortalecido del todo, pues requiere de otro ritmo, debido a la edad y al reposo que comenzó con su ingreso a la lista de incapacitados en agosto, si no hay dolor ni daño, pues, sólo es cuestión de tiempo para verle en la rotación de los Mets, entre la primera y la tercera semana de abril, según asoman distintos reportes.
La prueba de que Santana no ha perdido todas sus habilidades está en sus números de la primera mitad de 2012 y, sobre todo, en su desempeño entre el duelo inaugural y el 1° de junio, cuando tiró su juego sin hits.
En esa primera mitad de campaña terminó con 3.24 de efectividad en 17 aperturas, con tres ponches por cada pasaporte y 99 en 102.2 episodios; los rivales le batearon para .228 y tuvieron .673 de OPS.
Son muy buenas cifras. Pero brillan aún más entre el 5 de abril y el 1° de junio, con 2.38 de efectividad, apenas 49 hits y 21 boletos en 68 actos, dos blanqueos y un abanicado por episodio.
El Gocho puede ser dominante, incluso con una recta de 89 millas por hora. ¿Qué impidió que mantuviera ese impulso?
Para algunos, las molestias en la espalda y un tobillo. Para otros, incluyendo este columnista, el cansancio, una situación allanada por el año y medio que estuvo sin lanzar y por la imprudencia de dejarle hacer más de 130 pitcheos en un juego por primera vez en su vida, aquel 1° de junio.
Después de esa noche, el tovareño apareció 10 veces, trabajó 49 innings y encajó 45 carreras. Ojo, tuvo un BAbip de .455 en la segunda mitad, lo que sugiere que, además de todo, hubo mala suerte (su BAbip en la primera parte fue de .275, dentro de los rangos plausibles).
¿Qué le depara 2013? Posiblemente sea otro año de transición.
Aún hay motivos para ir con cautela. A Freddy García le tomó cuatro años después de la operación en el hombro para volver a lanzar como deseaba. Brandon Webb nunca pudo. Chien-Ming Wang todavía lo intenta.
Santana va delante de todos ellos. Y ese es otro motivo para el optimismo.