• Caracas (Venezuela)

Ignacio Serrano

Al instante

El brillante futuro de Jesús Montero

El catcher venezolano Jesús Montero | Foto: Cortesía Trenton Thunders

El catcher venezolano Jesús Montero | Foto: Cortesía Trenton Thunders

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Jesús Montero ha trabajado extra detrás del plato, a pesar de tener por primera vez la garantía de que será catcher titular en las mayores.

Esa certidumbre nunca existió mientras perteneció a los Yanquis y tampoco el año pasado, en su primera temporada con los Marineros.

El carabobeño incluso estuvo este martes en uno de los campos de ligas menores en el complejo de los occidentales, en Arizona, para recibir a los pitchers en un juego interescuadra con peloteros de ligas menores.

Montero todavía tiene la edad de muchos prospectos, a pesar de lo que se alista para su tercera temporada arriba, la segunda completa. El 23 de noviembre cumplió 23 años de nacido y ya ha sido cuarto bate en las mayores.

¿Qué le depara 2013?

El futuro pertenece al nativo de Guacara. Va a defender su posición favorita y acaban de recortar las bardas del espacioso Safeco Field, lo que, por cierto, debería incidir en la ofensiva del careta, pero también en los registros de Félix Hernández sobre el montículo.

Ha dado un aviso en los juegos de exhibición. Hasta el lunes, tenía .367 de average, un promedio de embasado de .406 y .633 de slugging en 30 turnos, cifras que le pondrían en la élite de la gran carpa, si puede replicarlas en la ronda regular.

¿Podrá? Ese es su primer objetivo en la naciente zafra.

Montero viene de una cosecha discreta en su estreno con Seattle, pues dejó una línea ofensiva de .260/.298/.386, con 15 jonrones y 62 empujadas.

Eso no está mal, para un novato con 22 años de edad, pero es insuficiente para un cuarto bate, incluso en la divisa que más ha sufrido para producir carreras en los últimos tiempos.

Hay un buen augurio, y quizás la explosión que ha tenido con el madero durante la primavera boreal esté relacionada: el toletero derecho, hasta ahora, es uno cuando actúa como catcher y otro cuando no lo es.

El contraste en 2012 fue brutal. Como receptor ligó para .310/.343/.498, con 10 vuelacercas en 230 apariciones legales. Como designado tuvo .226/.265/.309, con 5 bambinazos en 321 apariciones.

Fue tan chocante la diferencia, que en varias ocasiones nos preguntamos por qué el manager Eric Wedge no sacó mayor partido a la situación.

Wedge sostuvo desde el spring training que quería llevar poco a poco al entonces prospecto y darle la oportunidad de seguir formándose con la mascota, a pesar de jugar en un nivel donde los peloteros compiten, no se forman.

El tiempo de pasar la página llegó y el slugger tiene la posibilidad de escribir grandes cosas en la hoja en blanco que le presentan.

Miguel Cabrera es el único venezolano que ha bateado 30 o más cuadrangulares a los 23 años de edad. Cabrera, por cierto, lo hizo a los 21 y de nuevo a los 22. Es otra meta de Montero, de quien se espera gran cantidad de batazos de larga distancia desde que, apenas cumplidos los 16, firmó con los Yanquis para jugar profesionalmente.

Nunca un receptor venezolano ha sacado 30 pelotas para la calle. No lo hizo el gran Baudilio Díaz. No lo han hecho Miguel Montero ni Víctor Martínez. Y Martínez es el único catcher venezolano con 100 empujadas, algo que logró tres veces en Cleveland, la primera de ellas a los 25 años de edad.

Todas esas son metas al alcance del guacareño.

Hay más: los únicos nativos con .500 de slugging al soplar las 23 velitas del pastel son Cabrera y Pablo Sandoval. Y los únicos con una cosecha de .300 a esa edad son Cabrera, Sandoval y Asdrúbal Cabrera.

La ubicación de las bardas del Safeco Field más cerca del plato va ayudar. También la experiencia adquirida. Pero nada será de más ayuda para Montero que el enorme potencial que tiene para batear.