• Caracas (Venezuela)

Ignacio Serrano

Al instante

El desafío de Juan Rivera

Juan Rivera | Reuters

Juan Rivera | Reuters

Eloutfielder de Guarenas deberá convencer a los Diamantes con un sólido desempeñoen triple A. Su reto es mayor que el que hoy enfrentan Francisco Rodríguez yFreddy García

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Juan Rivera es el tercer bigleaguer venezolano con al menos una década de servicio en las mayores que acepta este año un contrato de ligas menores con la esperanza de reemprender su camino desde las granjas. El jardinero de Guarenas se unió esta semana a Freddy García y Francisco Rodríguez. ¿Qué opción tienen de concretar la meta planteada con sus actuales organizaciones? No planteamos si escogieron bien, porque no se escoge cuando se pasa tanto tiempo sin equipo. La pregunta es, más bien, ¿tienen el camino libre para demostrar que pueden volver a triunfar?

Rivera parecía destinado a un lugar en el roster inaugural de los Yanquis. Bateó aceptablemente en los juegos de exhibición, pero fue dejado en libertad por la presencia de Vernon Wells y la contratación de Lyle Overbay y Travis Hafner, con lo que se le bloqueó la posibilidad de ver acción en el left, en primera o como designado. Que haya sido una buena o mala decisión de los bombarderos es otra historia. Para el mirandino, se abrió un lapso de espera en el peor momento, cuando casi todos los equipos tenían listas sus nóminas, al final del spring training. Ahora acuerda con los Diamantes. Las expectativas de su nueva organización se reflejaron en la forma cómo cubrió la prensa de Arizona la adquisición del patrullero. El principal periódico, el Arizona Republic, le dedicó exactamente dos líneas, sin dar detalles sobre el convenio. En la página web del equipo informaron poco más. No está claro si Rivera cuenta con una cláusula para exigir su libertad, si no es subido en un tiempo prudencial. García y Rodríguez las tienen. Sí está claro, en cambio, que deberá esforzarse y contar con un toque de suerte para ser llamado. En el papel, los desérticos ni siquiera tienen cabida para Gerardo Parra, aunque éste ha jugado a diario debido a las lesiones de sus compañeros. Con Parra, Jason Kubel, Cody Ross y A.J. Pollok el camino luce temporalmente cerrado, sin contar con que Adam Eaton y Alfredo Marte son jóvenes prospectos casi listos para su graduación (Marte está en el equipo grande ahora mismo). El veterano Eric Hisnke no ha bateado mucho, puede cubrir varias posiciones, especialmente primera y el left, y también está arriba. Quizás Rivera pueda demostrar que merece ocupar el lugar que ahora mismo pertenece a Hinske. No será fácil su retorno, pero con una dosis de batazos llamará la atención.

El Kid no tiene ese problema, porque va a ser subido una vez que demuestre que está listo para lanzar en la gran carpa. Su inconveniente es la demora en recibir su visa de trabajo, lo que le mantiene en el spring training extendido, y, sobre todo, que la perspectiva de cerrar juegos en Milwaukee se complica. Los problemas de John Axford allanaron su vuelta a la organización, pero mientras se prepara en el complejo primaveral de los lupulosos, el joven Jim Henderson ha respondido como cerrojo, lo que puede impedirle al caraqueño ir más allá del octavo inning, una vez sea activado. Henderson tiene 0.75 de efectividad y se le han embasado nueve bateadores en 12 relevos, con 15 ponches en 12 entradas. García la tiene más fácil, si mantiene el paso. Le toca lanzar el viernes y en teoría lo hará en triple A, aunque Baltimore no tiene pitcher anunciado para el sábado. Con 2.67 de efectividad en Norfolk, apenas dos boletos en cinco aperturas y tres salidas consecutivas llegando al octavo inning, el Jefe con seguridad conseguirá trabajo en otra divisa si los Orioles no lo suben antes del 15. A esa rotación, ahora mismo, le falta un brazo. Si consiguen el modo de abrirle un espacio en el roster de 40, ese brazo será García.