• Caracas (Venezuela)

Ignacio Serrano

Al instante

El Emergente

Aún falta por saber cómo se repartirá el salario total de Aníbal Sánchez / AP

Aníbal Sánchez / AP

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Una curiosidad revela cuál puede ser el primer objetivo de Aníbal Sánchez en esta temporada. En la lista de 14 lanzadores venezolanos que han trabajado por lo menos 190 innings en una campaña de grandes ligas, el aragüeño es quien ha estado más cerca de completar 200, sin haberlo hecho jamás. Pero hay más. El derecho es el único criollo en la historia con cosechas de al menos 195 entradas y ninguna de 200. Tres veces ha estado a punto de llegar a ese vértice, que consagra a los monticulistas de largo metraje. Sólo Felipe Lira había estado tan cerca de lograrlo, sin conseguirlo. Lira tiró 194.2 actos en 1996, cuando Detroit apostaba por él como as en ciernes, un estatus que nunca alcanzó. Sánchez, en cambio, sí ha sido consistente. En las últimas tres campañas ha recorrido 195.0, 196.1 y 195.2, lo que llevó a los Tigres a ofrecerle el contrato multinual con el que garantizó su futuro el diestro de Maracay. ¿Sabían que entre 2010 y 2012 únicamente 16 serpentineros pusieron tres cosechas seguidas sobre 195 tramos? El reducido grupo está lleno de nombres brillantes, con Félix Hernández, Justin Verlander, CC Sabathia, David Price, Cliff Lee, Clayton Kershaw, Cole Hamels, Gio González y Matt Cain entre ellos. Dar el último paso que le falta para llegar a los dos centenares es la primera meta del criollo en este 2013 que apenas comienza.

Sánchez hará el martes su primera presentación en el Comerica Park, un posible aliado a su pretensión de conseguir este año la mejor zafra de su carrera. El estadio de los bengalíes es un desafío para los bateadores de fuerza, por sus amplios jardines, aunque las seis presentaciones que el nativo de Aragua ha hecho allí no sugieran tanto beneficio. En su actual hogar, el ex magallanero tiene 3.30 de efectividad y 1.29 de WHIP. Allí, los contrarios le han bateado para .261, aunque con apenas .331 de slugging. Es muy poco trecho para determinar una tendencia, aunque la última cifra es un auspicio de buenas cosas. En su estreno, el miércoles, contra los Mellizos, el derecho no permitió carreras y ponchó a cinco, mientras aislaba dos imparables en 5.0 innings. Esa rata ponchadora es otro vaticinio positivo. Sánchez ha promediado ocho guillotinados por cada nueve entradas en los últimos tres torneos y ya en 2011 se convirtió en el cuarto venezolano con 200 abanicados en un mismo campeonato, un privilegio que en la embajada nacional solamente habían disfrutado el Rey Félix, Johan Santana y Carlos Zambrano. Los tres lo han hecho más de una vez, por lo que otro objetivo del pitcher de Detroit será emularlos de nuevo, ahora con una segunda cosecha así.

Un buen comienzo es clave para conseguir esos y otros logros, pues Sánchez, a semejanza de Santana, tiene mejores números cuando lanza en la segunda mitad, con 3.43 de efectividad y 1.28 de WHIP frente a 4.07 y 1.41 que presenta en la primera parte de sus primeras siete temporadas. Dos veces ha logrado al menos 10 victorias, pero nunca ha llegado a 15, lo que busca ahora con los felinos. Los puristas posiblemente se escandalizaron cuando firmó por cinco temporadas y 80 millones de dólares como agente libre. Pero está claro que hay mejores modos de medir el dominio de un monticulista y él ha dado muestras de que es especial. No perdamos de vista que Matt Cain es el único activo con más juegos de ocho o más innings y uno o menos hits: seis. El criollo tiene cuatro, la misma cantidad que Verlander, y su próxima faena de ese tipo le pondrá en la vigésima casilla en el listado de todos los tiempos. Ya ocupa la primera plaza entre los venezolanos, compartida con Zambrano. Así de especial es Sánchez.
@IgnacioSerrano
www.elemergente.com