• Caracas (Venezuela)

Henrique Salas Römer

Al instante

Henrique Salas Römer

¿50 dólares el barril?

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Mucho se ha dicho sobre los precios del petróleo desde que comencé a escribir estas líneas, y lo mucho que he podido leer al respecto no ha hecho sino reforzar mi percepción. En 2015, el petróleo venezolano bien podría caer a 50 dólares el barril.

Esta semana, Asdrúbal Chávez, nuevo presidente de Pdvsa, admitió que el precio promedio de la cesta venezolana es de 72,80. Hace apenas 60 días superaba los 90… y el deterioro luce indetenible.

Cinco razones presionan a la baja, la más importante es cortarle las alas al Estado Islámico, debilitar a Siria e Irán y bajarle el copete a Putin. Démonos un breve recorrido.

Razones de orden económico estructural: el fortalecimiento del dólar. Pensemos en una operación de trueque. Un dólar más fuerte a cambio del mismo petróleo. La baja es inevitable.

De orden coyuntural. Se ha roto la burbuja petrolera. La Reserva Federal de Estados Unidos ha hecho saber a la banca que no puede continuar promoviendo la compra y venta de opciones a futuro de un petróleo especulativamente inflado.

Razones de Estado. Mantener el precio de petróleo a niveles exageradamente altos ha permitido el desarrollo de fuentes energéticas alternas (y contribuir a la salud del planeta), y a aumentar exponencialmente la extracción de petróleo en la plataforma continental norteamericana. Habiendo avanzado notablemente hacia su independencia energética, hoy, para Estados Unidos otras son ahora sus prioridades.

La competencia. Arabia Saudita ha aumentado sus volúmenes de producción, contribuyendo a la deflación de los precios petroleros. Se calcula que la extracción de petróleo de esquistos en North Dakota tiene un costo de 60 dólares el barril. En Texas ese costo es bastante inferior, pero una reducción sensible de los precios petroleros reducirá el ritmo de crecimiento de la producción norteamericana y a ello, tanto como a las consideraciones que siguen, apunta la realeza saudita.

Razones estratégico-militares. La Unión Soviética se vino abajo cuando sus ingresos petroleros fueron insuficientes para atender las demandas de la Guerra Fría. Al anunciar Reagan en 1983 “la Guerra de las Galaxias”, el Kremlin comenzó a repensar su futuro. En febrero del 89 retiró sus tropas de Afganistán. Ese mismo año, en noviembre, cayó el Muro de Berlín y en 1991, sin posibilidad alguna de seguir atados a esa quimera, la Unión Soviética desapareció.

Hoy la reducción de los precios del petróleo constituye un arma igualmente poderosa contra quienes mayor amenaza representan para la paz mundial. La voracidad expansiva de Putin se verá duramente afectada. Irán perderá influencia y poder. Bashar al-Assad en Siria, cuyos principales aliados son precisamente Rusia e Irán, se verá en aprietos. ISIS obtendrá menores ingresos y en su contra se habrá forjado una sólida alianza mundial con Estados Unidos y Arabia Saudita discretamente a la cabeza.

Maduro se preocupa. Razones no le faltan. El país se le ha venido abajo. Y ahora, su única fuente de divisas, el petróleo, se desinfla.

Lo que no hace mal, le sale mal.