• Caracas (Venezuela)

Heinz Sonntag

Al instante

Heinz Sonntag

Dos discursos (II)

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

¡Que me perdonen los lectores por haber repetido brevemente los hechos, las imágenes y las palabras de aquellos días de abril pasado! Lo hago básicamente para confirmarme a mí mismo que realmente los he vivido, esto es: que no son el resultado de una pesadilla antidemocrática: una presidenta del Consejo Nacional Electoral con la actitud defensiva a ultranza del sistema tecnológico de votación y tomando la iniciativa para convocar esa farsa de anticipo de la juramentación del presidente electo; con la proclamación de un candidato como presidente a pesar de la solicitud del otro candidato y de sus 7,3 millones de votantes (48,97%) de hacer un recuento voto a voto para confirmar los resultados presentados y comprobar la legitimidad del presidente proclamado; un candidato que acepta públicamente y luego rechaza la solicitud del nuevo conteo; un establishment cívico-militar (ministros, magistrados, diputados, generales y almirantes) al que no le preocupa una crisis política encendida por la cercanía de los 2 candidatos en los resultados de las elecciones presidenciales. En suma: el discurso oficial, el hablado y el actuado que más tiene que ver con un deseo cual pensamiento que con un razonamiento serio y severo sobre la viva y contradictoria realidad.

El otro discurso es de los que hemos mantenido durante estos 15 años la convicción de que el proyecto chavista les ha hecho mucho daño a las instituciones democráticas de la República, para no hablar de los serios problemas que ha significado para la sociedad, su economía y sus valores de convivencia. Es verdad que, como dijo el candidato del oficialismo, hemos perdido 17 de las 18 elecciones celebradas desde la toma de posesión del presidente Chávez. Pero también es verdad que hemos resistido, manteniendo nuestras convicciones democráticas y luchando por la vigencia de la democracia auténtica en nuestro país. Hemos participado en casi todas las elecciones y todos los referendos y hemos crecido. Hemos luchado al lado de nuestros compatriotas por mantener el espíritu democrático del pueblo. Hemos combatido el totalitarismo que ha sido creciente, pero que no ha logrado la sumisión ni la conversión de todos los ciudadanos en súbditos. En estos hechos se basa nuestro discurso en la actualidad: vamos a actuar de modo tal que superemos la crisis política actualmente en marcha. Cuando Henrique Capriles Radonski exige ahora el respeto a las reglas democráticas, incluido el derecho de solicitar el legítimo conteo de voto a voto en la incertidumbre creada por el oficialismo, es el vocero de casi la mitad de los venezolanos con derecho de elegir.

Pienso, y así termino, que le debemos a nuestra patria continuar en nuestros esfuerzos, sean cuales sean los obstáculos y persecuciones a los que nos tiene acostumbrados esta “revolución”. Es parte de nuestro discurso que no somos “burgueses”, “oligarcas”, “apátridas”, “pitiyanquis”, etc., como hemos sido tildados por el chavismo, incluido su fundador. Somos venezolanos y venezolanas que estamos deseando y buscando la mayor independencia y autonomía como ciudadanos en este país que es de todos.