• Caracas (Venezuela)

Héctor Silva Michelena

Al instante

Héctor Silva Michelena

Recuento y cuento chino

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Recuento: repase las palabras de Chávez de diciembre: “Si como dice la Constitución..., si se presentara alguna circunstancia sobrevenida…, que a mí me inhabilite, óigaseme bien, para continuar al frente de la Presidencia de la República Bolivariana de Venezuela, bien sea para terminar, en los pocos días que quedan… ¿Cuánto? ¿Un mes?… Y sobre todo para asumir el nuevo período para el cual fui electo por ustedes, por la gran mayoría de ustedes, si algo ocurriera, repito, que me inhabilitara de alguna manera, Nicolás Maduro no sólo en esa situación debe concluir, como manda la Constitución, el período; sino que mi opinión firme, plena como la luna llena, irrevocable, absoluta, total, es que –en ese escenario que obligaría a convocar como manda la Constitución de nuevo a elecciones presidenciales– ustedes elijan a Nicolás Maduro como presidente de la República Bolivariana de Venezuela”.

Por dolores abdominales intensos, viajó a Cuba el 8 de junio y el 30 de ese mes informó sobre la operación de un tumor pélvico que resultó maligno. Fue atendido por el oncólogo José Luis García Sabrido, del hospital Gregorio Marañón de Madrid y especialista en radio y quimioterapia intraoperatorias. Chávez sigue en Cuba después de someterse a una cuarta intervención quirúrgica el 11 de diciembre pasado, luego de que le fueron detectadas nuevas células malignas. Desde entonces no ha aparecido en público. El enorme quid del asunto se reduce a esta duda: ¿cuándo se juramentará Chávez si sobrevive y, de lograrlo (ojalá), estará en capacidad para gobernar? Sigue el cuento chino.

Los periodistas Celina Carquez y Alex Vásquez S. (El Nacional, 13-01-13) titularon así su análisis: “Poderes tejieron piso legal y político que justificó la ausencia de Chávez”. En un día el TSJ sentenció que el permiso del mandatario no tiene término y estableció que se podrá juramentar cuando se recupere. Se urdió así la tesis del permiso indefinido y la continuidad administrativa del presidente reelecto y todo su tren ejecutivo. Este argumento ha sido refutado por los constitucionalistas del país; en cuanto al estado de salud, el TSJ dijo que no había méritos para designar una junta médica que evalúe la salud de Chávez. Y numerosos editoriales de la prensa internacional, como El Tiempo (Bogotá), hicieron duras críticas: “Dicho tribunal (el Supremo), en la órbita del chavismo, al igual que la Asamblea Nacional, legitimó el actual limbo que, para muchos, rompe el hilo constitucional al avalar la permanencia en el poder de una agrupación política, mas no del ganador en las urnas”.

¿Golpe de Estado institucional decidido en Cuba? ¡Sin dudas!