• Caracas (Venezuela)

Héctor Silva Michelena

Al instante

Héctor Silva Michelena

China: la disensión repta en el partido

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Para no pocos en el mundo exterior, el Partido Comunista de China viene funcionando, cada vez más claramente, como red de viejos amigos que se conjuran para conspirar, para acumular poder y la parte del león de la creciente riqueza del país bajo las sombras del nepotismo. Se rumora que algunos dentro del partido ven crecer esta telaraña fuera de control. Esa es la conclusión de un reciente informe publicado por el Departamento de Organización del Partido dado a luz en primera plana de la edición del domingo del diario del Partido del Pueblo (en chino). El informe ofrece, así, una rara mirada en las fisuras generalmente ocultas pero en ejecución a través de la organización política gobernante de China; el informe pinta un cuadro de frustración entre los funcionarios que pone de relieve la profundidad del desafío que enfrenta la dirección del partido.

El Departamento de Organización es un organismo poderoso que recoge informes confidenciales sobre los más de 70 millones de personal en el partido con el fin de vigilar su desempeño y cubrir puestos de alto nivel en el gobierno de China y de la estructura económica.

En última instancia, la relevancia y la legitimidad de la dirigencia, Xi Jinping y su consejo, dependen de la calidad y el rendimiento del personal del Partido Comunista. Mientras los burócratas ocupan la mayor parte de las instituciones gubernamentales, son los cuadros del partido que dominan la toma de decisiones y con ello impulsan la dirección del país. Donde se destaca China depende de quién está sentado en posiciones de poder, y es el Partido Comunista el que determina quién ocupa esos puestos. Según el relato del el Diario del Pueblo, un grupo de trabajo integrado por investigadores del Departamento de Organización, quería encontrar maneras “para mejorar la confianza del público en la selección y nombramiento de los funcionarios”.

En vez de hablar con los ciudadanos directamente, los investigadores llevaron a cabo entrevistas, cuestionarios distribuidos y reuniones celebradas en 16 de las 23 provincias de China con los propios funcionarios. Las quejas fueron muchas. Mientras que algunas localidades han seguido las órdenes de Pekín de cambiar los criterios de promoción con base en un enfoque exclusivo en el desarrollo económico, algunos cuadros dijeron a los investigadores que todavía están siendo evaluados utilizando la antigua norma de trabajo y creación de ingreso. Algunas provincias incluso utilizan sus propios puntos de referencia concretos, haciendo caso omiso de las directivas recientes de Pekín sobre el examen de la conducta moral de un cuadro en la evaluación de los candidatos a la promoción.

Pero la principal razón por la que muchos cuadros piensan que el sistema de selección y promoción se rompe es porque, como lo dice el resumen del informe, “unas cuantas personas dependen de quiénes los eligen”. De acuerdo con la cuenta en el Diario del Pueblo, casi 25% de los cuadros ven los procedimientos de promoción oficiales “pasando por los movimientos” para enmascarar el hecho de que las decisiones ya se han hecho a un alto nivel. Tampoco hay esfuerzos significativos para determinar cuán bien un funcionario realiza su trabajo, preguntándole a los residentes locales qué piensan de su trabajo. Según la encuesta, más de 40% de los cuadros cree que el proceso de revisión individual se llevó a cabo “menos para la investigación actual y más con el propósito de hacer un viaje a costas del gasto del gobierno”. Esa estructura crea un sistema en el que los cuadros no se concentran en el trabajo, pero observan conductas que les ganen una mejor relación con un superior, que les sirvan de cuerdas para ver si logran ser “jalados” a una mayor jerarquía. “A veces, estas conexiones y redes se construyen a través del soborno”, admite el informe. En la ciudad nororiental china de Jilin, por ejemplo, la investigación encontró que casi 40% de los encuestados cree que estas tendencias a buscar la promoción a través de estos “medios irregulares”, en vez de buscar la promoción a través del mérito, representan serias amenazas para el sistema actual.

El hecho de que el principal periódico del partido publicara esta encuesta, es otra clara señal de preocupación de que las cosas están fallando en afianzarse entre algunos de los actuales dirigentes que propugnan una de las principales iniciativas de reforma del país, es decir, la mejora de cómo las funciones del partido aseguran el aumento del personal verdaderamente dedicado y talentoso de su parte superior. Los resultados de la encuesta sirven como un recordatorio de que, en contra de su reputación en algunos círculos en Occidente, la dirección del partido a menudo se esfuerza por impulsar el cambio a través de un extenso aparato político, partidista y de espionaje. También aseguran que Pekín enfrenta un duro dilema: impulsar la apertura política y aumentar la reacción de los críticos del partido sobre el riesgo que se corre, o apretar más duro a los altos funcionarios y correr el riesgo de una disensión interna.

La apertura política no es una opción, ya que, a los ojos del presidente de China, Xi Jinping, eso es una amenaza para la estabilidad de la fiesta del crecimiento, del empleo y de la reducción a buen ritmo de la pobreza rural y la creciente desigualdad económica, o que parece hacer más difícil no tomar una línea dura como la opción más probable. Tal vez hay una ruta alternativa disponible, pero la forma que esa alternativa podría tomar no está clara en este punto. Lo que está claro es que los llamamientos a la creatividad se están haciendo más a menudo y para más gente. Le toca a Xi y al resto de la alta dirección establecer las condiciones para que la creatividad florezca.