• Caracas (Venezuela)

Héctor Guillermo Villalobos

Al instante

El mito y la trágica verdad venezolana

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Mito de la invencibilidad de la nefasta Revolución, se acabó, se desplomó y cayó estrepitosamente. Cerca de Nueve  millones de venezolanos, sin gritos ni alharacas, sepultaron el miedo y masivamente liquidaron el gobierno más incapaz, mentiroso, sordo y corrupto de la historia de Venezuela.-

Durante el lapso de 17 años, los autodenominados revolucionarios, se dedicaron y ejecutaron el asalto más brutal a las arcas del Patrimonio Publico Nacional, es decir, del dinero de todos los venezolanos y en especial, de los más necesitados, de los que menos recursos tienen, de los que sufren la pobreza que abarca el porcentaje mayoritario de los habitantes de Venezuela.-

Esta es la trágica verdad venezolana: dejaron el país postrado en una increíble situación económica, fiscal, financiera y social, que me permiten afirmar sin temor a equívocos o exageraciones, que Venezuela atraviesa una crisis terminal.

Esta crisis fue creada, iniciada y alimentada, por quien los aduladores y fanáticos, denominaron eterno o galáctico. Ese siniestro personaje de nuestra triste historia, que haciendo chistes baratos y de pésimo gusto, apareció en una de esas tantas habladeras de pendejadas por televisión, pidiéndole al Banco Central de Venezuela le entregara para el bien del País: un millardito de dólares de las Reservas Internacionales. Y lo más grave aún, el Directorio del Banco Central de Venezuela claudicó principios, violó La Ley y sumisamente le regaló el millardito y entregó sin dignidad, su necesaria Autonomía.

Es que además, este siniestro personaje, creo un Estado Paralelo, con la única intención de desviar recursos de todos los venezolanos y sin control de ningún organismo ni de nadie, que fueron a parar a las alforjas de todos esos personajes corruptos que mal administraron entre otros: El Plan Bolívar 2.000; Centrales Azucareros; Banco del Alba; y así se crearon las ya famosas regaladera de nuestro Petróleo a través de Petro Caribe; y así, un sin número de trampas-parapetos, para llenar los bolsillos de civiles y militares de su afecto y que le rendían asquerosa pleitesía.- En el ciclo económico de mayor disponibilidad de divisas derivados de un mercado Petrolero en auge instalo de manera estructural y permanente la figura de Cadivi para cercar, someter, destruir al aparato productivo y de servicios del país, doblegaron a todo aquel que tenia una iniciativa de inversión o crecimiento para el país, a favor de las mafias para Revolucionarias .

Aquí, sucintamente está la Génesis de La Crisis Terminal Que Atraviesa Venezuela. Una deuda externa que pasó inexplicablemente de 35.000.000.000. Millones de Dólares a más de 110.000.000.000. Millones de Dólares y con un precio de 100 dólares el barril de petróleo.-

Que tenemos hoy: una única escandalosa y bochornosa Inflación en El MUNDO sin cifras ciertas; en la Cuarta un apartamento decente de clase media costaba 500.000 bolívares, ahora en revolución con esos 500.000 bolívares ( luego de suprimirle los 3 ceros) no compras un cartón de huevos. Es el resultado de la nueva simbología Chancro Revolucionaria , es la presencia de una escasez de alimentos de primera necesidad (leche, café; caraotas, frijoles; lentejas; azúcar, papel sanitario, carne, pollo; escasez ésta que ronda cómodamente en 60%; Escasez de Medicinas; Escasez de Cauchos; Escasez de Repuestos para vehículos, tractores, y tampoco hay dólares, porque también, se los llevaron todos y destruyeron un promisor aparato productivo enfocado en participar en el mercado Internacional con bienes y servicios con capacidades para promover exportaciones , generar divisas, transferir tecnologías en beneficio del crecimiento económico y social de Venezula .

Estamos en medio de una crisis gravísima. No exagero. Se avecinan problemas para los más necesitados y de menos recursos.-

A través de esta escandalosa corruptela, le han robado a Venezuela una cifra que está un poco más allá de los 100.000.000.000 de dólares.

Existe el deber, la obligación moral y legal de recuperar esa cuantiosísima cantidad de millones de dólares. No es posible soslayar esa obligación sin hacernos cómplices de estos delincuentes que se llevaron las alforjas repletas de dólares, carentes   de moral y dignidad.-  Ahora hablan de la necesidad de decretar  una emergencia Financiera, es que acaso lo que están ahora no son los mismos que han actuado desde mas de 17 anos para la destrucción del país. Es el momento, que el valor del Bolivar  de nuestro Libertador este en sintonía con las características de una moneda fuerte capaz de otorgarle al pueblo un sentido de pertenencia de control y seguridad en su presente y futuro, que se acabe la intención de la moneda comunal, que el valor del Bolivar lo fijen las autoridades monetarias y cambiarias en función de los resultados económicos del país. No a los panfletos que fijan el valor del Bolivar; por ausencia de una conducción seria del país. 

Estamos enfocados en crear, impulsar y ejecutar para el conocimiento de la opinión pública, una serie de procedimientos legales y judiciales con el concurso de la comunidad internacional, para recuperar esos dineros y activos financieros  que pertenecen a los venezolanos más necesitados y que son útiles para hospitales, medicinas, repuestos, alimentos, etc.-

Existe un gran consenso internacional en ese sentido. Basta señalar a título de ejemplo, que, La Red de Control de Crímenes Financieros de Los Estados Unidos de América, emitió órdenes precisas a las empresas de bienes raíces y empresas de seguros, un listado de compradores que se escudan detrás de sociedades mercantiles para adquirir bienes inmuebles y son beneficiarios a través de las empresas de seguros..-

En la próxima oportunidad, vamos a delinear con mayor nitidez y con casos concretos , el trabajo que se ha realizado a nivel internacional y los planteamientos legales y judiciales para recuperar tan ingentes recursos y poner detrás de la rejas, a esos violadores de los derechos humanos de los más necesitados.