• Caracas (Venezuela)

Héctor Faúndez

Al instante

Héctor Faúndez

Coincidencias

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Después de haber firmado en el referéndum revocatorio presidencial, Rocío San Miguel fue relevada de su cargo en el Consejo Nacional de Fronteras; casualmente, semanas después también fue despedida de sus cargos de profesora en la Escuela Superior de Guerra Aérea y en la Escuela Superior de Guerra Naval. Sería ingenuo negar que estos hechos estén relacionados con la lista Tascón. Pero lo cierto es que, desde su destitución, ella ha participado activamente en distintas organizaciones de la sociedad civil, incluida Control Ciudadano, de la que es su presidente, y desde la cual ha denunciado numerosas irregularidades ocurridas en el seno de la FAN.

El destino quiso que, en septiembre de 2011, Rocío San Miguel fuera víctima de la intercepción de sus cuentas de correo electrónico y Twitter, y recibiera amenazas en contra de su integridad personal y la de su hija de 13 años de edad; estos hechos fueron oportunamente denunciados a la Fiscalía 30 con competencia nacional, sin que, hasta el momento, se haya adelantado ninguna diligencia para esclarecerlos e identificar a los responsables.

A partir del 23 de agosto de 2012, se produjo una andanada de ataques en contra de Rocío San Miguel que coincidieron con la publicación de su columna en el diario Tal Cual, en la que se refería al siniestro de un buque de guerra de la Armada venezolana en Brasil y denunciaba la falta de transparencia con que se había tratado este hecho. En efecto, desde las cuentas @NTreintayTres y @gv_periodistas, se le agredió a través de su correo electrónico y de su cuenta Twitter, acusándola de traidora a la patria, amenazando con torturarla y afirmando que dentro de poco estará tras las rejas.

En esta cadena de coincidencias, ahora se ha intentado vincularla con la presunta fuga de información del Palacio de Miraflores, y el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional, a través de la Fiscalía, ha solicitado la interceptación de los teléfonos celulares y de las cuentas de correo electrónico de Rocío San Miguel. Tales medidas fueron acordadas por el Juzgado 13° de Primera Instancia en Funciones de Control del Área Metropolitana de Caracas, por considerar que su correo electrónico “guarda relación con causa seguida contra el ciudadano Cnel. (GN) José de Jesús Gámez Bustamante, acusado de delitos de espionaje informático y asociación para delinquir”. Aunque no se proporciona ningún elemento de juicio que permita vincular el correo de Rocío San Miguel con la investigación penal citada por el tribunal, referida a una persona a quien ella no conoce, no puede descartarse que se dicte una orden de detención en su contra, pues ya es objeto de una imputación implícita en el caso de fuga de información del Palacio de Miraflores.

Esta cadena de hechos en contra de quien ha mantenido una actitud crítica contra el actual Gobierno no es mera coincidencia. Estos hechos se insertan en un plan de acoso y persecución sistemática en contra de Rocío San Miguel, del mismo modo como se ha perseguido a otros dirigentes políticos, defensores de derechos humanos y miembros de la sociedad civil que luchan por preservar nuestro sistema de libertades y por que haya mayor transparencia en los actos de gobierno.

A propósito, casualmente cuando está por concluir un ciclo de corrupción e impunidad, el sargento Antonio José Canchica, involucrado en el célebre caso del maletín de Antonini Wilson, ha fallecido como consecuencia de una caída desde el cuarto piso de su vivienda en Fuerte Tiuna. Nuestras condolencias para su familia, y nuestra solidaridad para todos aquellos que, por la información que posean o por su actividad en defensa de la democracia, puedan verse expuestos a accidentes de este tipo.