• Caracas (Venezuela)

Hannia Gómez

Al instante

Boom

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“Para hacernos amar nuestra ciudad, debemos hacer nuestra ciudad amable”.

Evangeline Bashfield (1893).

Implosión del puente de Santa Cecilia (2014). Foto: Wiliams Marrero (El Nacional)

1. Prioridades

El pasado domingo 7 de septiembre de 2014, a las 10:50 de la mañana, toda la ciudad, como un solo hombre, aguardaba expectante para ver detonar las 650 cargas explosivas con las que sería demolido el puente Santa Cecilia, perteneciente al distribuidor vial del mismo nombre, en la Autopista del Este. En medio de una superproducción tipo Hollywood, los cercos de seguridad y los anuncios hechos por el Ministerio de Transporte Terrestre y por todas las alcaldías aledañas convirtieron el pavoroso espectáculo en una schwarzeneggeriana puesta en escena, donde el “viejo” puente, como dijera el ministro del Transporte @HaimanElTroudi, sería “demolido para construir ya al lado uno nuevo, que permita el paso por debajo de ocho canales (cuatro por cada lado) y otros dos por arriba de la nueva estructura de forma simultánea”.   

Los ciudadanos, y los funcionarios todos, en su candidez y bonhomía intrínsecas, vieron la nueva y apoteósica acción del energético ministro con buenos (y atónitos) ojos, ya que hacía años que no se hacía nada con la autopista, pues hacer algo, y no solo, sino algo tan estrepitoso, tenía que ser positivo para todos, o al menos para el trafico. “45 minutos menos de cola”, anuncia oronda la pancarta de la obra, colocada en el sitio. Y fin del comunicado.

Vemos en la implosión de este puente de fines de los años cincuenta el signo de una nueva era de la inmediatez urbana infraestructural. Se hace, cuando finalmente se hace algo, rápido y exhibiendo números, y esa es su tarjeta de presentación, su mejor cualidad y defensa. ¡Ya las gandolas no se estrellarán nunca más contra las debilitadas estructuras! Ahora sus adormilados y descuidados choferes ¡podrán seguir roncando en sus cabinas cruzando a toda velocidad la capital de oriente a occidente o viceversa! ¡Oh, alivio! Providencial para la flota de las gandolas y vehículos de carga larga y alta de todas las especies.

Entretanto, las acciones continúan en este sentido en el plan ministerial aparentemente indetenible de ampliar la autopista Francisco Fajardo a “una autopista corrida de cuatro canales por sentido”. Un paraíso automotor. Una epopeya a favor de la circulación automovilística… y una #MisionTransporte nadando contracorriente frente a lo que el resto del mundo trata de hacer en las ciudades contemporáneas: volverlas más sustentables y amables, favorecer el transporte público, hacer nuevos espacios públicos, reverdecer la ciudad, peatonalizarla, racionalizar el uso del plan macro de infraestructura. Aquí, en cambio, se retira la cerca perimetral del aeropuerto y se le resta un espacio precioso a nuestro futuro parque verde La Carlota, se talan árboles a diestra y siniestra para “ganar algunos sobre anchos”. Y se convoca: “¡Carros de Caracas: vengan a mí!”.

¿Por qué, en cambio, no usar toda esa energía, que no dudamos bien intencionada, y todo ese dineral en construir finalmente la Autopista Perimetral del Sur para Caracas, inmemorialmente proyectada, sacando para siempre de la capital el trafico pesado occidente-oriente y liberando así la patrimonial Autopista del Este (1947-1959), para que se pueda ir transformando en la gran avenida urbana con la que todos soñamos?

2. Conversación imaginaria

Ya que el @MINPPTT no cuenta con una Dirección de Patrimonio, y la #MisiónTransporte anda en volandas por las ciudades y regiones de Venezuela haciendo y deshaciendo con nuestra infraestructura patrimonial moderna sin detenerse un segundo a pensar en ello, planteamos aquí una conversación que quisiéramos tener con el Ministro @HaimanElTroudi, para invitarlo a hacer memoria urbana. Seria así:

1.  Apreciado Ministro: ¿Sabía usted que la Autopista Francisco Fajardo fue declarada por el Instituto del Patrimonio Cultural como Bien de Interés Cultural de la Nación, publicado en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela N° 38234 de fecha 22 de julio de 2005 como una de las manifestaciones tangibles registradas en el I Censo del Patrimonio Cultural Venezolano 2004-2005, y por la Alcaldía del Municipio Baruta como Quinto Bien de Interés Municipal según Decreto N. 181, publicado en Gaceta Municipal extraordinaria N° 128-04/2005 de fecha 14 de abril de 2005?

2. ¿Sabía usted que las autopistas de mediados del siglo XX y su colección de viaductos tienen una estética y unas formas aerodinámicas esculturales y/o de época que forman parte indiscutible del paisaje urbano de la ciudad moderna, hoy protegido?

3. ¿Sabía usted que esa es la razón por la cual son consideradas patrimonio moderno, valores indispensables para el desarrollo turístico y la preservación de la identidad de la ciudad? 

4. Finalmente, ¿sabía usted que el antiguo puente Santa Cecilia, hoy transformado en exhibición de vigas postensadas, era parte del paisaje moderno del Parque del Este y también del sistema de puentes de la Autopista Francisco Fajardo, siendo como ambos patrimonio de la ciudad? …Piénselo mejor, la próxima vez.

El distribuidor Santa Cecilia en la Autopista del Este (Foto: Archivo de la Fundación de la Memoria Urbana). 

NOTAS:

1. Este es el lema del Municipal Art Society de Nueva York: “To makes us love our city, / we should make our city lovely”, Evangeline Bashfield (1893).

2. “Se concreta con éxito implosión del puente Santa Cecilia”, EL NACIONAL: http://www.el-nacional.com/caracas/implosion-puente-santa_cecilia_0_478752133.html

3. “Demolieron en un segundo el puente Santa Cecilia: ‘Todo ha salido como estaba previsto”, Noticias24: http://www.noticias24.com/fotos/noticia/18049/inician-los-preparativos-para-la-explosion-controlada-del-antiguo-puente-de-santa-cecilia/

4. “Autopista Francisco Fajardo”, Caracas Moderna: http://fundamemoria.blogspot.com/2010/07/202-municipio-baruta-parroquia-nuestra.html

5. “Autopista Francisco Fajardo”, Municipio Baruta, Catálogo del Patrimonio Cultural Venezolano 2004-2005, Instituto del Patrimonio Cultural, Caracas (2005): p. 19.