• Caracas (Venezuela)

Gustavo Coronel

Al instante

Carta a Rafael Ramírez, en su despedida de Pdvsa

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Veo que te han hecho un homenaje. Los empleados y obreros de eso que tú y la pandilla que está en el poder llaman Petróleos de Venezuela se han reunido “espontáneamente” para darte las gracias por haber llevado el país a la ruina. Ha sido un grotesco espectáculo, ese de ver a alguien felicitado por haber cometido tantos trágicos errores.  Se diría que el país está patas arriba, si no supiéramos que ese acto tuvo la misma sinceridad que tiene el suspiro enamorado de la prostituta en el burdel.

En este homenaje de los felicitadores, que no escasean cuando hay dinero petrolero de por medio,  te pidieron que hablases.. “Que hable, que hable…”.
Ello fue parte del sainete. Te paraste y dijiste, entre otras cosas lo siguiente: “Con la derrota del sabotaje de la meritocracia oligárquica proimperialista, que fue una hermosa lección de conciencia y patriotismo del pueblo y de los petroleros, se logró la reactivación soberana de Petróleos de Venezuela, S.A.” Te referías, por supuesto, al paro petrolero de 2002-2003, cuando los gerentes y técnicos petroleros de la verdadera Pdvsa decidieron rebelarse contra el grosero asalto del fallecido sátrapa. Lo que tú llamas, con ignorancia y complejos, la derrota de “la meritocrática oligárquica proimperiaista”  fue el despido, con pito en la mano, por televisión, de los 22.000 técnicos y gerentes que eran la flor de la empresa, hoy reducida a vender pollos y criar cochinos, mientras su deuda con tenedores de bonos, China y otros países ya llega a unos  $150.00 millones. Lo mismo que hace tu jefe analfabeta Maduro, te refieres a la “meritocracia” como el enemigo, cuando ella era la que distinguía a Pdvsa de la merienda de ineptos, corruptos y reposeros en la cual la has convertido. Ahora Pdvsa produce menos, tiene más gente empleada, importa pollos y cría yuca, mientras ha entregado su autonomía técnica y financiera a empresas de medio pelo que han venido, entre otras, de Rusia, China, Bielorrusia,  Cuba y Vietnam. Estas empresas, piratas algunas, celestinas otras, han venido a participar en un desastre que ya es mundialmente notorio. A Chevron y a ENI les debería dar verguenza su miope oportunismo, haberse prestado al sainete que ustedes han montado durante estos años. Creo que, al final del día, saldrán moral y financieramente con las tablas en la cabeza.

Hablas del rescate de Pdvsa “por el pueblo y los trabajadores”. Es un lenguaje absurdo para referirse a lo que ha sucedido realmente en esa empresa, hoy un nido de adoctrinación ideológica, de negociados turbios y asilo benéfico para casi 120.000 empleados, la mitad de quienes no han visto una cabria petrolera jamás.

Ramírez: mientras  convertiste  lo que era una empresa petrolera de prestigio internacional en una quincalla de segunda categoría explotaron las refinerías, se contaminaron los lagos y los  ríos, se ha importado gasolina y diesel y pronto vendrá petróleo argelino, se hundieron las gabarras, desaparecieron algunos tanqueros (algo así como un elefante perdido en la Plaza Bolívar), adulteraste las cifras de reservas y de producción, regalaste nuestro petróleo o lo cambiaste por cambures de Jamaica, caraotas dominicanas y pantalones nicaraguenses, te confabulaste con contratistas malandros para escamotearle recursos a la nación.

Dijiste en tu discurso de “despedida” que la “victoria del pueblo” había “allanado el camino para que la revolución bolivariana comenzara una ofensiva para el restablecimiento de la plena soberanía sobre el manejo de la renta petrolera que hoy ha permitido captar 510.000 millones de dólares, desde 2003, que antes se los llevaban las transnacionales”. No se si recuerdas al difunto sátrapa decir en la Asamblea Nacional, frente a los embajadores de los países acreditados en Venezuela y ante el pueblo venezolano que “él había provocado la crisis en Pdvsa”, nombrando a un presidente inepto y enemigo a muerte de la gerencia petrolera, como lo fue el finado Gastón Parra. “Yo provoqué la crisis para quedarme con el control de la empresa”, dijo muy ufano.  
Ese manotón del paracaidista es lo que tu has rebautizado como la “victoria del pueblo”, un evento en el cual el pueblo no tuvo nada que ver, como no sea en los saqueos de Catia. La maniobra suicida del difunto no nos ha conducido a soberanía petrolera alguna, todo lo contrario. Hoy tu Pdvsa es un rehén financiero de los chinos y socio de empresas rusas que ni poseen ni la  tecnología ni la gerencia requeridas para hacer el trabajo necesario. Dependen ustedes, más que nunca, de las empresas extranjeras para desarrollar la Faja del Orinoco, pero estas empresas no quieren o no pueden mover un dedo mientras Pdvsa siga siendo la merienda de ineptos y corruptos que ha sido bajo tu “liderazgo”. Esta es la triste realidad, la cual estoy dispuesto a debatir contigo o cualquiera de los miembros de tu pandilla, como te vengo diciendo desde hace varios años sin que nadie, hasta ahora, se haya atrevido a hacerlo.  
Hablaste, como algo importante, de la “nacionalización” de la Faja Petrolífera del Orinoco en 2007, llamada ahora de manera grosera y cursi,  “Hugo Chávez”, “con la que se pudo garantizar la mayoría accionaria y el control operacional de la empresa, en todas las actividades de exploración y explotación de crudo y gas en el país”. Que cúmulo de falsedades en un corto párrafo! Ustedes no  han nacionalizado nada, todo lo contrario. Hoy todas las empresas extranjeras que andan dando tumbos en la Faja del Orinoco tienen la propiedad de 40% de todo el petróleo que puedan producir, aunque sea muy poco lo que están produciendo.

¿Qué nacionalización puede ser esa de entregar casi la mitad de nuestra producción petrolera a las empresas extranjeras? ¡Lo que ustedes han hecho se llama desnacionalización! Pero no te digo esto porque piense que la participación del sector privado sea mala política. Al contrario, sería buena política si se hiciera bien, no como lo han tratado de hacer ustedes. En tu afán de hablar de “control” absoluto  le has  exigido a las empresas que las decisiones operativas sean tomadas por los loquitos que tienes en Pdvsa pero, al mismo tiempo, les pides que todo el capital, todo el dinero requerido sea aportado por ellos, los socios extranjeros.

¿Y qué te dicen ellos? ¡Que por aquí se va pá San Diego!

En efecto, no hay inversión, todo está paralizado. Pdvsa es como un león sin dientes, famélico, sentado al lado de una  inmensa zebra, muy rayada, con la cual  podría hartarse. Pero  todo está paralizado porque no hay chino pendejo, saben que el dinero que entra al barril sin fondo que hoy se llama Pdvsa no se ha estado utilizando con honestidad y transparencia. Y exigen, entonces, que el dinero que ellos aporten sea colocado en depósitos supervisados por ellos (escrow accounts) para poder controlar su destino y demandan, además, que los contratos puedan ser arbitrados en el exterior y no sujetos a los rapaces caprichos de un régimen bananero. ¿Cómo puedes hablar de soberanía?  Mientras este forcejeo se lleva a cabo, no hay producción en la Faja, ni hay mejoramiento del escaso crudo adicional producido porque ustedes no han construido ninguna planta de mejoramiento en 15 largos años y las que existen las han mantenido mal, por lo cual ahora tienen que importar petróleo crudo de Argelia. Esto es algo como decir que Australia importará canguros, que vaina tan vergonzosa. No habrá desarrollo en la Faja del Orinoco  porque la situación empeora cada día. El nuevo presidente de  Pdvsa es Eulogio del Pino, el mismo que ha presidido el desastre de la producción desde su posición de vicepresidente de exploración y producción por algunos años. Más que del Pino, Eulogio es del Montón.

Hablas del uso de la renta petrolera “para las misiones y programas sociales”. En este sentido déjame decirte que la pobreza no se combate con la limosna. Con ella solo se logra la lealtad temporal e interesada de quienes reciben la dádiva. Hasta ellos se volverán en tu contra cuando ceses de repartir dinero, porque esa repartición  no es la respuesta a su salida de la miseria.  Como la salud no es la aspirina en Barrio Adentro sino una alimentación sana, hospitales bien dotados, educación sanitaria de largo plazo, ambiente limpio de basuras y de plagas. Salud es una política integral constante y de largo plazo, no una repartición de  medicinas frecuentemente vencidas. Salud es un hospital moderno y limpio, donde los pacientes no sean tratados como animales o asesinados en plena mesa de operaciones. Eres un cínico al hablar de salud como un logro de este régimen, en un país que ha visto con estupor el regreso de la malaria, del dengue, de enfermedades que habían sido erradicadas por largos años.. Lo mismo aplica a la educación. Ustedes no  han construido y operado ni una sola universidad de verdad en 15 años, solo hemos visto el rebautizo de escuelas técnicas como “universidades” y la creación de una universidad  grotesca que ofende al nombre de Bolívar y que gradúa médicos express con programas primitivos manejados por cubanos.
Dijiste que “el control de la revolución  había logrado una gestión de Pdvsa abierta al escrutinio público”. Mientes con descaro. Déjame preguntarte, ¿sabemos cómo dan ustedes los contratos a Derwick?  ¿A Ruperti? ¿ Por qué contratan con empresas de familiares de los gerentes? ¿Quien está preso por lo del maletín con dólares a Cristina Kirchner? ¿Por el dinero dado a Evo Morales? ¿Dónde están, para nuestro conocimiento, las cuentas petroleras con Cuba?  ¿Cuánto dinero le han dado al pedófilo Ortega en Nicaragua? ¿Cuánto se ha gastado en los estudios para  la refinería “El Sueño de Bolívar” en Nicaragua y en las cafeteras que llaman refinerías en Cuba? ¿De quién fue la idea del gasoducto de Venezuela a la Argentina, que estuvo en boca del difunto como gran cosa hasta que murió de muerte natural? ¿Cuántos millones de dólares dieron ustedes para los estudios del eje Orinoco-Apure, del loco Giordani? ¿Cuántos millones de dólares costó el pozo seco que perforaron en la plataforma continental de Cuba? ¿Cuántas refinerías han prometido y cuantas han construído? ¿Cuánto dijeron en 2005 que iban a producir en y cuanto están realmente produciendo hoy? ¿Cuánto dinero depositaste en Florida y para quién? ¿Eran tus ahorros o dinero de Pdvsa? ¿Quién dentro de Pdvsa está metido en el guiso de la gabarra Aban Pearl? ¿Has investigado a Granados, ex presidente de Citgo y a su esposa? ¿Quién apoya a Pastor Maldonado y por qué, en esa farsa que es su participación en la Fórmula Uno? ¿Por qué se usan los activos de la empresa y sus empleados en tareas de proselitismo político? ¿Por qué Intevep realiza reuniones de adoctrinación ideológica y los empleados-reposeros hacen entrenamiento contra ficticias invasiones gringas? ¿Cuántos familiares y amigos tienes tú chupando de las tetas de Pdvsa? ¿Has investigado a tus directores y, si los ha hecho –lo cual dudo– , que has encontrado? ¿Qué será de la vida de Luis Vierma, quien admitió en la Asamblea Nacional la contratación de empresas fantasma de perforación por orden tuya? ¿Y qué será de la vida de Aires Barreto? ¿Por qué hay gente que tiene hasta siete cambures petroleros, como Asdrúbal Chávez? ¿Es que es un genio, o es que no tienen gente? A juzgar por la rotación incesante de las mismas caritas creo que es más lo último que lo primero.
Tu cinismo, Ramírez, no tiene límites cuando hablas del papel protagónico de Venezuela en la OPEP. ¿De qué hablas? El prestigio petrolero de Venezuela está por el suelo en todo el mundo. ¿Los árabes se ríen de tus cifras adulteradas de reservas y de producción? En una OPEP que muestra una influencia disminuida en el mundo de la energía Venezuela juega ya un papel de comparsa.

La verdad, Ramírez, es que tanto Pdvsa como el país del cual has sido “zar” de la economía, en reemplazo de otro quien bien bailaba, Jorge Giordani, ya han incurrido en cesación de pagos (default).  La puesta en venta de Citgo, una estupidez, se debe a la necesidad de arañar dinero donde haya para pagar deudas inminentes causadas por tu ineptitud. En reciente artículo los economistas venezolanos de gran prestigio Ricardo Hausmann y Miguel Ángel Santos dicen: “¿Hará default Venezuela? Los mercados temen que sí. Por esa razón, los bonos de la deuda externa venezolana rinden 11 puntos porcentuales más que los del Tesoro estadounidense, 12 veces más que los de México, 4 veces más que Nigeria y el doble de lo que paga Bolivia. En mayo pasado, Venezuela hizo una emisión ‘privada’ por US$ 5.000 millones en bonos a 10 años con cupones de 6%. Para poder colocarla, tuvo que dar un descuento de 40% por lo que apenas recibió US$ 3.000 millones. La diferencia, US$ 2.000 millones, es la compensación que demandan los inversionistas por tomar el riesgo del país. Se aproximan los primeros días de octubre, cuando el gobierno de Venezuela debe afrontar US$ 5.200 millones en pagos de servicio de deuda. ¿Pagará? ¿Tiene suficientes fondos líquidos? ¿Reunirá los fondos mediante una venta apresurada de Citgo, filial de Pdvsa, la empresa petrolera estatal de Venezuela?” Y agregan: “La gran escasez de medicamentos y material quirúrgico en Venezuela es una consecuencia directa de un default de US$3.500 millones del gobierno con importadores de farmacéuticos. Algo similar ocurre en el resto de la economía.. Los retrasos con importadoras de alimentos alcanzan ya US$ 4.200 millones, lo que ha producido una grave escasez en productos de la canasta básica. En el sector automotriz, el incumplimiento supera los US$ 3.000 millones, lo que ha resultado en el colapso del transporte por falta de repuestos. A las aerolíneas se les deben otros US$ 3.700 millones, lo que ha llevado a varias a suspender sus vuelos  y redujo la oferta de cupos en 50%...”.

Como verás, Ramírez, estos analistas usan cifras reales, no pura habladera de paja vacía y altisonante como la que tú utilizaste en tu despedida. El homenaje que te han hecho es una farsa más en este país nuestro, acogotado por la pandilla de la cual formas parte. Frente al inmenso caos que ustedes  han creado se alzan voces que solo tienen  poder moral. Te seguiremos denunciando, las veces que sea necesario. Tu “despedida” de Pdvsa es apenas un movimiento lateral hacia otro sector del régimen donde seguirás haciéndole mucho daño a nuestro país. Te aseguro que tu  nombre estará  en la lista de los peores enemigos de nuestra nación, tan pronto se haya disipado la humareda producida por la quema  de miles de millones de dólares que ustedes han llevado a cabo durante este período negro de nuestra historia.
¿Qué es hoy Venezuela sino una fiesta llanera en la cual los asistentes se están comiendo el padrote que tu y tus amigos mataron, regado con whisky de 18 años?
Pura barbarie, pues.

gustavocoronelg@hotmail.com