• Caracas (Venezuela)

Gustavo Briceño

Al instante

Las fotos en las redes sociales

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A través de las redes sociales se ejemplifican numerosos acontecimientos tanto sociales como políticos. Una foto significa mucho, no obstante que es como una figura inmóvil y estática, lo cual hace que el que la observa pueda  configurarse en múltiples situaciones dependiendo de la ideología y de la personalidad de quien la interprete.

Los destinatarios –que somos todos aficionados a estar conectados con Internet– de las fotos los podemos clasificar, si se quiere, en varias categorías. Los exaltados y emocionales: aquellos que se impresionan de forma inmediata y ya se imaginan que lo que señala la foto va a suceder irremediablemente. Los convencionales angustiados, pero que no se precipitan, lo cual significa que esperan muy inconscientemente que una foto que exprese lo contrario y les atenúe su neurosis. Luego vienen los que no creen en las fotos, porque arguyen significativamente montajes, luego son también los llamados incrédulos por propia naturaleza. Los racionales con dudas ven las imágenes, las racionalizan con cierta conciencia, sin embargo, dentro de sí introducen una cortina oftálmica y pretenden abrir varias posibilidades en las lecturas. Existen también los que consideran que las imágenes o las fotos constituyen la traducción de complejos juego sociales y de la política común, y las pasan con un sentido exterior de inadvertencia.

Así las cosas, quien aquí suscribe este artículo de opinión no es más que un observador cotidiano y hasta cierto punto normal, que determina una imagen de conformidad con la situación general que en ese momento esté ocurriendo en su entorno social y hasta individual. Es entendible, pues, que ayer en las acostumbradas redes sociales salga una foto del señor Diosdado Cabello con el señor Thomas Shannon, alto representante del gobierno de Estados Unidos. Y asombra frenéticamente por cuanto lo primero a imaginar es: ¿cómo es posible que un señor como Diosdado Cabello salga en una foto, sonriente, con un alto representante del gobierno norteamericano cuando allí –en ese país– existen procedimientos penales y de investigación por acuse de narcotráfico y corrupción? Inmediatamente, viene a la medida de personas que grafican mentalmente una situación catatónica en expresar que Estado Unidos se encuentra en colaboración con Venezuela, o no sé qué cosa, evadiendo lo más importante, cual es el castigo ejemplarizante de sancionar el narcotráfico y todo aquello que se le parezca.

En fin, las imágenes y las fotos no son más que indicativos publicitados que reflejan una sociedad en severa crisis, donde la comunicación social tiene demasiadas formas de expresarse. No alcanzamos, en puridad de conceptos, cuantificar de manera objetiva las comunicaciones de los seres humanos y su alta incidencia en el acontecer en un determinado país. Más en una sociedad como la nuestra, donde no sabemos qué puede ocurrir mañana o dentro de unos meses. ¿Podríamos estar convencidos de que esas fotos son ciertas? Dado el país de las contradicciones como lo es Venezuela, creo entender, y no a través de una imagen, sino de la realidad, que es una foto puesta en las redes, pero nos preguntamos, ¿quién las puso? ¿Por qué las pusieron y con qué intención? Vaya usted a saber. Así lo creo.

 

gbricenovivas@gmail.com

@gbricenoivivas