• Caracas (Venezuela)

Gustavo Briceño

Al instante

Los conucos del presidente

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Esta idea de los conucos es de vieja data, si consideramos que ya Hugo Chávez en su momento hizo referencia a ello. Volver al pasado para reinventarse no es malo del todo, sin embargo, volver al pasado utilizando formas sacramentales de actuación económica y política, no solo es perjudicial para un país sino una desgracia que no tiene límites ni nombre.

Ahora el gobierno venezolano habla de las formas antiguas de la colonia –en cuanto a un modelo de producción de la tierra económica- y un poco más allá, de los conucos como un modelo de implantación en la agricultura y en la tierra venezolana, e inclusive, se llega al extremo de decir que los venezolanos los debemos de implantar en los jardines de nuestras casas o en la tierritas de los más desposeídos.

Aunado a ello, observamos lo contrario de la civilización en Europa y en AméricaLatina, en ciertos países, donde la innovación en cuando a los nuevos medios de producción están desbordados por la tecnología y la idea esencial de inventar soluciones técnicas para abastecer la tierra y podarla y convertirla en una fuente original de crecimiento y alimento para la población, guiados sus inventores, en el sentido del progreso material de la gente y así evitar la hambruna general que ocurre en muchos países aun subdesarrollados y al margen del progreso tecnológico universal. Con esto indico, que proponer el conuco y todo lo que ello significa en una sociedad actualizada o moderna que crece día a día al lado de la tecnología, no solo es una insensatez mental, sino una burla contra toda fórmula de progreso y bienestar que implique desarrollo y adelanto social.

Desde luego, que hay que entender de donde proviene la idea de los conucos, y quien principalmente la expone, si proviene por ejemplo, del presidente venezolano, no es de extrañar, entre otras cosas porque su mentalidad está muy vinculada a su actuación personal y política, pero que provenga de un ministro es decepcionante, tomado en consideración que un técnico de la administración pública debe poseer aunque sea de forma general conocimientos adecuados a la modernidad, y todo lo que ello implica en un mundo ya enteramente globalizado. Este es un problema muy grave en la sociedad venezolana, y no lo expreso en un sentido meramente peyorativo o algo por el estilo. Las democracias se nutren con la sabiduría y la educación, siempre lo hemos dicho, la democracia como sistema es un problema personal de cada quien, lo que conocemos como ideales que van muy ligados a la persona o individuo como tal.

El gobierno que está actualmente en Venezuela tiene definitivamente mentalidad conuquera. Son conucos hasta en la forma de gobernar, son rancheros o depredadores inadaptados en un mundo distinto a lo que deberían ser, lo que explica la natural apreciación de que los venezolanos debemos buscar formulas legales y constitucionales para salir de esta situación lo antes posible. Las ideas inconvenientes hay que atacarlas cuanto antes. Lo contrario sería admitir la falacia y la locura como sistema de vida. ¿Seríamos catalogados en el mundo como unos conuqueros como un irremediable destino? No, definitivamente no. Así lo creo.

gbricenovivas@gmail.com