• Caracas (Venezuela)

Gustavo Briceño

Al instante

Gustavo Briceño

¡Estados Unidos de Norteamérica!

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La verdad es que era imposible creer lo que está sucediendo a escala internacional con el caso de nuestro sufrido y exasperado país: Estados Unidos de Norteamérica apoyando la democracia venezolana, en cambio los países “hermanos latinoamericanos” haciendo mutis ante tales desbarajustes. Digo esto, por cuanto ha existido, sobre todo después de la denominada Guerra Fría, la creencia de que Estados Unidos actúa siempre con intereses comerciales y en discriminación con ciertos países latinoamericanos. Ahora se demuestra lo contrario: Estados Unidos defiende abiertamente la democracia y los gobiernos latinoamericanos se cuidan de no pronunciarse contra el gobierno venezolano. Es cierto que existen individualidades de países latinos que se han pronunciado, pero esto es cuando han dejado de ser presidentes, pero no como gobernantes en ejercicio de sus funciones políticas y especialmente de gobierno.

Nos preguntamos: ¿qué interés comercial pudiera tener Washington para apoyar a los demócratas venezolanos en los actuales momentos de la vida social y económica? ¿Cuáles serían las razones internacionales y mercantiles de Estados Unidos para ayudar a los venezolanos a levantar la voz en el mundo y decir que en Venezuela lo que existe es una dictadura perversa? Ninguna: Estados Unidos está actuando, especialmente su Congreso y por cierto republicanos, bajo el estricto sentir de acompañar la valoración de la democracia y sustentar un evidente y buscado régimen de libertades políticas, de allí la necesidad de señalar, sin la menor duda, que en ese gran país existe una Democracia –la pongo con mayúscula– con todas sus virtudes y todos sus defectos, pero democracia al fin. De allí su proyección política como un imperio de magnitudes incomparables. Al contrario de ello, y es muy triste reseñarlo, los países y sus gobiernos de América Latina que dicen ser nuestros hermanos del alma o hacen caso omiso del problema venezolano, o se manifiestan a favor de este desgastado e inhumano gobierno. Son las paradojas de la vida, que retratan muy nítidamente el problema de la cultura latinoamericana y que proyecta en la verdad de los hechos una actitud poco democrática. Nos falta lo esencial: cultura democrática. Nos corresponde, especialmente a los latinoamericanos en el mundo recapacitar, convocarnos, valorar e investigar esa ausencia de cultura por obtener países con libertades, lo que crea ciertamente, un sentimiento antinorteamericano producto de complejos de inferioridad y sobre todo de envidia frente a un gobierno como el de Estados Unidos que hoy día abiertamente se pronuncia contra los desmanes de un régimen harto de crueldades y de violaciones constitucionales. Ciertamente, convivimos momentos muy difíciles en nuestra dilatada y sufrida historia venezolana, lo cual interesa nuevamente escaparse física y mentalmente del problema de la desesperanza y de la inmovilización. La democracia es un valor fundamental, sobre todo en las intimidades del ser humano, por ello, me pregunto y ya para terminar: ¿por la democracia vale la pena luchar de cualquier manera y como sea? Si ello implica y supone la búsqueda de la libertad, no me resta más que decir que sí.  Así lo Creo.