• Caracas (Venezuela)

Gustavo Briceño

Al instante

¡La lucha es ya!

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Desde que el Señor Maduro comenzó a gobernar a Venezuela, la característica más importante y la que se observa a simple vista en este acontecer venezolano es el abuso de poder que constantemente ocurre en nuestro país. No han pasado los días formales para que de acuerdo a la ley, se de inicio a la propaganda electoral y desde ya comienzan los jerarcas del gobierno en abusar de su propaganda oficial y electoral. Con la lamentable situación de constatar la inercia y complicidad de un Consejo Nacional Electoral que pasará a la historia como el más antidemocrático y servil único en la vida de los venezolanos después de comienzos del siglo XX.

Es desde luego, una provocación inaudita con tintes de complejo social, por parte de aquellos quienes dirigen esa propaganda gubernamental, indicada y valorada con lo de siempre: el ataque a los burgueses, el cuento de la derecha internacional y el complejo de inferioridad social que tienen en su gobierno y todo lo que ello ha implicado en su régimen después de más de 15 años de deslastre e ignominia. ¿Qué debemos hacer los venezolanos frente a esta situación inconcebible? ¿Qué nos indica la lógica frente a esta política fascista que irremediablemente vemos en las voces autorizadas del gobierno?: Actuar como demócratas, lo cual no implica solamente ir simplemente a votar, sino protestar bravamente frente al intento del régimen de hacer fracasar el éxito por parte de la oposición democrática el día de las elecciones. 

Siempre lo hemos conformado y dicho en estas opiniones: la democracia, como derecho humano y como sistema, no solo se limita a un simple voto formal del ciudadano, se extiende también, en la protesta pacífica y constitucional, segura, consensuada y perseverante. Cuando un pueblo se levanta y se para frente a sí mismo y frente al mundo, no vale fuerza militar ni económica ni política que pueda disminuirlo en su propósito de cambiar las cosas.  Así ha sido la historia estimado lector, y todo lo que ello ha significado en el mundo, el cambio de una corrupta autocracia hacia una democracia verdadera. El momento que vivimos los simples venezolanos es fundamental y alentador, si nos proponemos claro está a resurgir y enaltecer el día de la elección con el voto en la mano y acompañados en la idea del control político electoral frente a cualquiera sea la atrocidad que el gobierno pretenda hacer. La cultura democrática se impone desde hoy y por consecuencia hasta el día de las elecciones.

En atención a ello, debemos dejar de lado el pesimismo y la dejadez. La angustia y la impotencia que producen las conductas de este gobierno en pretender manipular la sociedad civil y encauzarla bajo parámetros unilaterales y autocráticos. Repito, y que ello valga para el futuro, en la sociedad no existe modo alguno de transformar una política sin el esfuerzo grande de los ciudadanos y las consecuencias arriman entonces a un futuro mejor. Ello pasa primeramente por lo más inmediato: deslastrarse de esta autocracia que nos gobierna, pero en sí y lo más favorable, no existe fuerza alguna que pueda contra un ciudadano muy consciente de sus derechos y facultades. Así lo creo.  

gbricenovivas@gmail.com