• Caracas (Venezuela)

Guillermo Vargas

Al instante

Guillermo Vargas

¿Por qué usar una buena copa?

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Generalmente se usa cualquier tipo de copa para catar o degustar el vino. Sin embargo, utilizar la copa apropiada le permite expresarse al máximo, pudiendo aumentar considerablemente el grado de satisfacción y disfrute que nos proporciona. Por razones de etiqueta en la mesa se tiende a colocar una copa grande para vino tinto y una más pequeña para vino blanco, pero cuando degustemos el blanco es mejor utilizar una copa grande, similar a la del tinto,  para poder apreciarlo a plenitud. Al elegir la copa adecuada debemos tomar en cuenta elementos fundamentales como: forma, tamaño y material de fabricación.

La forma de la copa ejerce una influencia determinante en el olor que revele el vino. La forma ideal debe ser convexa, lo que permite que el vino pueda ser agitado sin derramarse; la parte volumétrica llamada cáliz debe ser ancha en su base y ligeramente angosta en la boca, lo cual  permite que los compuestos volátiles del vino se acumulen en la parte superior, para su mejor apreciación.

El tamaño de la copa debe ser grande y alto y debe llenarse solo un tercio de su capacidad, manteniendo dos tercios del volumen vacío. Esto permite al vino, tanto en reposo como después de su agitación, desprender sus compuestos volátiles, que se concentrarán en dicho espacio. Debe tener un tallo alto para tomarla por allí, sin tocar el cáliz, para no alterar la temperatura del vino, no marcar los dedos sobre él y, por supuesto, para no perder la elegancia.

El material usado en la fabricación debe ser transparente y liso. Las copas de cristal tallado o con bordes dorados y de color desfavorecen la apreciación visual del vino. Lo ideal es el cristal fino,  que proporciona una claridad óptima y permite visualizar el vino sin ningún tipo de deformación, apreciándose mejor su color, brillo y tonalidad, así como la forma, tamaño y desprendimiento de las burbujas, en caso de los espumosos.

Actualmente existen diversos tipos de copas para cada estilo de vino y la razón de esto es que cada copa dirige el flujo de líquido a una determinada parte de la lengua para exaltar sus cualidades. Aunque el vino se percibe de forma diferente de acuerdo con el estilo de la copa, será suficiente elegir una de ellas que cumpla con las especificaciones mencionadas, o bien disponer en casa de dos o tres tipos: una para tintos, una opcional para blancos y otra para espumosos.

guillermo.vargasg@gmail.com