• Caracas (Venezuela)

Guillermo Vargas

Al instante

COMO FORMAR LA VID INJERTADA

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La vid es una planta de la familia Vitaceae, que crece como una liana o bejuco; es del tipo arbustiva y trepadora, por lo que en forma silvestre, crece y se desarrolla sobre los árboles; produce brotes herbáceos que se transforman en sarmientos (ramas adultas), pero no genera una estructura definida como la mayoría de las especies de árboles. En consecuencia, es necesario darle una formación que se adapte al sistema de apoyo y conducción seleccionado, que le permita adoptar y desarrollar una estructura productiva y eficiente.

En artículos anteriores describimos cómo producir e injertar la vid Criolla Negra, utilizada en Venezuela como patrón o porta injerto, especialmente en los viñedos del estado Lara; ahora explicaremos como formar dicha planta. En viñedos para producción de uva de vino de alta calidad, se prefiere utilizar el sistema de apoyo llamado “espaldera”, donde las plantas de desarrollan y vegetan en forma vertical y las uvas maduran a la luz y sol directamente. Con este sistema de apoyo y una conducción en “cordón bilateral”,  hemos obtenido en Venezuela, producciones moderadas de excelente calidad. En este sistema la planta se formará con dos brazos opuestos, sobre los cuales desarrollará sus sarmientos o ramas, que luego se convertirán, mediante la labor de poda, en sus unidades de producción, denominados pulgares y varas.

La formación de la planta la realizaremos utilizando el método del “doble despunte en verde”; empezamos por seleccionar el brote más vigoroso y erguido, emitido por la yema injertada, y aún verde, se le aplicará el primer despunte o poda, cuando sobrepase el segundo alambre de la espaldera, dejándolo y amarrándolo a ras de dicho alambre. Se debe eliminar las hojas de las dos primeras yemas, de manera de estimular su desarrollo para obtener dos brotes laterales vigorosos. Luego que dichos brotes crezcan y se desarrollen, se amarrarán horizontalmente sobre el alambre para que completen su crecimiento; posteriormente, estos brotes aún verdes, se despuntarán (segundo despunte) o podarán, para promover el desarrollo de sus yemas y estimular el desarrollo de los brotes laterales, que una vez adultos darán origen a los primeros sarmientos de la planta. Este proceso de formación de la planta, dura entre seis y ocho meses, posteriores a la brotación de la yema injertada, finalizando con la primera poda de formación, que genera una pequeña primera producción.

guillermo.vargasg@gmail.com