• Caracas (Venezuela)

Guillermo Vargas

Al instante

Botellas y vinos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Fue en Italia, en el siglo XV, donde comenzó el uso de botellas de vidrio para envasar vino. Tenían la base esférica y necesitaban una cubierta de paja –un fiasco– para sostenerlas. Luego,  en el siglo XVIII, aparecieron las primeras botellas cilíndricas, fáciles de almacenar horizontalmente, que desplazaron a las anteriores.

Las formas de las botellas son típicas de regiones tradicionales y no tienen nada que ver con la calidad de los vinos que contienen; muchas tienen una elegante hendidura en el fondo. Los colores oscuros protegen de la luz y se utilizan para vinos de guarda;  los colores claros para vinos de consumo joven; y las de mayor espesor para espumosos, para soportar altas presiones.

Actualmente se usan cinco tipos de botella: bordelesa, borgoñesa, champenoise, rhin-mosela y jerez-oporto. La primera, de mayor uso, es cilíndrica, de hombros altos y color verde oscuro, típica de los vinos de Burdeos y de la mayoría de los tintos, incluyendo varietales como Cabernet Sauvignon, Malbec, Merlot, Tempranillo, Syrah y PetitVerdot. Se usan de color verde claro para los blancos secos, y transparentes para los dulces.

La botella borgoñesa es más ancha en la base que la bordelesa y sin hombros; de color verde hoja muerta  –feuillemorte–, típica de los vinos de Borgoña, tintos y blancos, se utiliza además para los varietales PinotNoir y Chardonnay. Las rhin y mosela, de color marrón y verde respectivamente –algunas son azules– son altas, de cuello largo y sin hombros, conocidas como botellas “flauta”. Se usan para los varietales Risling, Sylvaner y Gewürztraminer, principalmente en Alemania y Alsacia;  y para vinos blancos aromáticos, rosados, dulces y frizzantes, en todo el mundo.

La botella champenoise, usada para los espumosos, es de vidrio grueso y pesado, de cuello largo, y sin hombros, con una hendidura en el fondo que sirve para robustecerla y soportar altas presiones, generalmente de color verde,  que en Francia se denomina verde champagne. La jerez-oporto es muy similar a la bordelesa, de hombros rectos,  mayor diámetro, cuello largo y ligeramente hinchado, de color negro para el Jerez, o verde y marrón oscuro para el Oporto.

El tamaño estándar es la botella de 0,75 litros, utilizada en la mayoría de los vinos y en los múltiplos de 1,5 (Magnum) y 3 litros (Jeroboam), y los submúltiplos 0,375 (Media)  y 0,187 (Benjamín) litros.

guillermo.vargasg@gmail.com