• Caracas (Venezuela)

Guillermo Santos

Al instante

Guillermo Santos

El pasado ya es el presente

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El paradigma de que el pasado era algo que quedaba atrás y no se podía revivir se está rompiendo por la masificación de la convergencia digital, en la que todos los contenidos son binarios.

¿Qué quiere decir esto? Pues nada más ni nada menos que, en esta era digital, el pasado está siempre presente y alrededor de todos nosotros. Libros antiguos que ya no se imprimen y muchos de los que existen están en bibliotecas, videoclips de hechos históricos, películas en blanco y negro de hace más de 50 años, series de televisión que muchas personas ni siquiera conocen y menos las han visto, y canciones antiguas ya están disponibles para quien los quiera ver u oír.

Hay entidades como Archive.org, en Estados Unidos, que ya están digitalizando libros de dominio público de todas las bibliotecas. Google Books y Amazon ofrecen versiones de libros en formato digital que seguramente seguirán estando disponibles dentro de muchos años.

El pasado 22 de noviembre, día en que se cumplieron 50 años del asesinato de John F. Kennedy, CBS pasó por televisión cuatro días de las transmisiones hechas en esos momentos, para que la gente pudiera vivir el hecho como si estuviera ocurriendo hoy.

Las personas a las que les gusta la historia de la Segunda Guerra Mundial pueden acceder a contenidos radiales que incluyen la posesión de Hitler y lo ocurrido en el día D, entre otros, tal y como se radiodifundieron en aquella época, porque todo eso está en formato digital.

La televisión y la música digital ya se están masificando, y han surgido nuevos jugadores totalmente virtuales como Netflix, Amazon Prime, Spotify, Apple y YouTube, que ofrecen contenido en formato digital y que podrá ser visto por cualquier persona dentro de muchos años.

Como si fuera poco, una mujer de Filadelfia (Estados Unidos) grabó 140.000 cintas en VHS con contenido de noticias locales e internacionales desde 1977 hasta que murió, en el 2012, y que fueron compradas por el Internet Archive, entidad que seguramente las pondrá a disposición de quien las quiera ver en el ciberespacio.

Como quien dice, la línea entre el pasado y el presente se está borrando porque, gracias a Internet, cualquiera puede ver contenido que hace que el pasado se pase al presente.

guillermo.santos@enter.co