• Caracas (Venezuela)

Graciela Melgarejo

Al instante

Internet y los errores

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Pobre Internet, cuántos desaguisados se justifican en su nombre. Muchos son lingüísticos. Basta leer el artículo de la periodista Carmen Mañana en el diario El País del 24/9, “Siete cosas feas que Internet le ha hecho al castellano”.

He aquí el primer párrafo: “Hay contenidos en la red que no son aptos para menores de edad y otros que pueden herir la sensibilidad de la audiencia, pero resulta imprescindible un tercer tipo de advertencia: aquella que informa al internauta de que está a punto de presenciar la violación sistemática de la ortografía y la gramática castellanas. (...) Dirijamos el dedo acusador hacia nosotros mismos. Internet es así porque nosotros lo hemos hecho así...”.

Veamos una consulta del arquitecto Juan Manuel Borthagaray: “Hace tiempo que me asaltan algunas dudas. La primera es la costumbre de decir la primer y la tercer, en lugar de la primera y la tercera. La segunda es la tendencia a decir el sector automotriz. El femenino e automotor es automotriz; por lo tanto, el sector es automotor, a pesar del espanto que puedan causar los dos «or» seguidos”.

Las consultas de Borthagaray han sido de las más habituales. Tanto, que el Diccionario panhispánico de dudas (2005) la incluye en las entradas primero -ra y tercero -ra.

En la primera acepción de primero -ra se explica: “1. Adjetivo ordinal que significa que ocupa el primer lugar en una serie’. Se apocopa en la forma primer cuando precede a un sustantivo masculino singular, aunque entre ambos se interponga otra palabra: el primer ministromi primer gran amor.

“La apócope es opcional si primero aparece antepuesto y coordinado con otro adjetivo: «Schoenberg [...] escribe como si fuera el primero y último día de la creación»«El final absurdo de su primer y último amigo lo dejó indiferente» (Jodorowsky Pájaro [Chile 1992]). La apócope ante sustantivos femeninos es un arcaísmo que debe evitarse: la primer vez”.