• Caracas (Venezuela)

GDA

Al instante

Top Cinco: Las parejas con más química de la televisión

Damian Lewis y Claire Danes protagonizan Homeland / REUTERS

Damian Lewis y Claire Danes protagonizan Homeland / REUTERS

Lo de ellos es tan magnético que en algunos casos parece haber traspasado la pantalla

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

1. Carrie Mathison y Nicholas Brody en Homeland

Abordar esta serie desde un ángulo romántico no parece ser, a simple vista, la primera opción. Sin embargo, Homeland narra, entre muchas otras cosas, el comienzo y desarrollo de un vínculo maldito que no parece destinado a concretarse. Ella padece de un trastorno bipolar que por momentos compromete su trabajo como agente de la CIA y él es un ex prisionero de guerra sospechado de haberse convertido en terrorista.

Es Carrie quien monitorea a Brody desde su casa y es Carrie quien, una vez que ya no tiene ese poder, ocasiona un encuentro aparentemente espontáneo no sólo para mantenerlo cerca sino también para seguir conservando una extraña dependencia. Las interacciones entre Claire Danes y Damian Lewis son extraordinarias y fluctúan entre un romanticismo depurado (los encuentros en cabañas, en los bosques) y una ferocidad desbordante (presente en el superlativo cierre del episodio New Car Smell de la segunda temporada), producto de esa imposibilidad para que los mundos de sus personajes eventualmente compatibilicen.

2. Piper Chapman y Alex Vause en Orange Is the New Black

Si bien en la novela autobiográfica de Piper Kerman, la autora evita mencionar a quien fue su pareja durante años, la brillante producción de Netflix basada en su relato, concentra gran parte de su atractivo en el vínculo entre Piper y Alex. Ese vínculo es, cuanto menos, complejo. En una etapa de experimentación – aunque sabemos que en el fondo fue mucho más que eso -, Piper conoce a Alex en un bar, se enamora, y acepta sin reparos ayudarla con algunos pormenores del negocio del contrabando. Al llegar el hastío, Piper rehace su vida con Larry y comienza a planear su casamiento hasta que el pasado le pisa los talones cuando, por esas viejas cooperaciones, es enviada a prisión.

Orange Is the New Black es una apuesta diferente por muchos motivos que van desde darle protagónico a un grupo variado de mujeres (con historias autónomas y en su mayoría igual de interesantes) hasta cómo observa la sexualidad con bienvenida ironía, con actitud desprejuiciada. En ese aspecto, Laura Prepon en el papel de Alex enaltece la interpretación de Taylor Schilling, la otra cara de esa pareja que, como lo podemos comprobar desde el inicio, nunca pareció haberse soltado las manos, como bien argumenta el personaje de Prepon: "cuando te conectás verdaderamente con alguien, eso no se va nunca".

3. Olivia Pope y Fitzgerald Grant en Scandal

Así como en Homeland la química entre los protagonistas es sostenida pero no continuamente mostrada y en Orange is The New Black el eje de atención va variando con el correr de los capítulos, en Scandal nos encontramos con una telenovela que no se avergüenza de serlo. Por el contrario, una vez que Shonda Rhimes comprobó dónde residía el encanto de su producción, hizo circular todos los puntos narrativos hacia una misma dirección: el vínculo entre Olivia Pope (una fantástica Kerry Washington) y Fitz Grant (un sorprendente Tony Goldwyn), uno tan apasionado como ineludible.

Cuantos más obstáculos encuentren para poder disfrutar de su relación con plenitud, más cautivos mantienen a los espectadores. "Eres el Presidente de los Estados Unidos, siempre vas a estar lejos". le grita Oliva a Fitz y, con esa premisa, Scandal va reflejando la paradoja de las relaciones imposibles: uno quiere evitarlas, mantenerlas a distancia, pero la mayoría de las veces se escapan de las manos y nos dejan sin control.