• Caracas (Venezuela)

Gabriel Antillano

Al instante

Algunas lecturas para el verano

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El verano, como el invierno, es un término poco usado en nuestro país debido a la ausencia de estaciones en nuestro clima tropical. Algo curioso es como estos periodos de tiempo marcados en otros países por los cambios climáticos, en nuestro territorio son identificados con entretenimientos. De esta forma el verano pasa a ser “vacaciones”, al igual que identificamos al invierno como “navidades”. No hay un notable cambio en el clima, pero si existe la diversión.

El período de vacaciones es usado para descansar y relajarse. Algunos lo usan para divertirse con familiares y amigos y otros aprovechan ese tiempo para adelantar proyectos personales ajenos a sus actividades regulares. Probablemente el uso más provechoso de ese tiempo sea viajar y conocer nuevos lugares y nuevas culturas, al menos para quienes disfrutamos hacerlo. El verano es un tiempo para hacer lo que queramos.

Nos encontramos a mitad de agosto. A quienes nos interesa el cine, el verano presenta la oportunidad perfecta para ponerse al día con las películas que aún no hemos visto. Lo mismo podría decirse de las series de televisión, nada como encerrarse dos días viendo una serie maravillosa como BreakingBad o The Sopranos de inicio a fin –ya existe un término para esta actividad maratónica: Binge-watching.

Quien disfrute de una buena lectura en vacaciones sabe que no existe nada como una gran novela que te brinde la oportunidad de sumergirte en su historia, su tiempo, sus lugares y sus personajes para vivir otra vida. Algunos lectores usan este tiempo para dedicarle las horas de atención necesarias a novelas inmensas como Moby Dick de Herman Melville, Infinite Jest de David Foster Wallace, Vida y destino de Vasili Grossman, Underworld de Don Delillo e incluso el Quijote de Cervantes o el Ulises de Joyce. No es solo por lo extenso, algunos libros requieren un nivel de atención que solo podemos otorgar sin preocupación alguna en nuestras mentes, como, por ejemplo, algunas obras cortas de Donald Barthelme. Otros prefieren aventuras más ligeras, historias que los sumerjan con facilidad en un nuevo mundo sin muchas complicaciones.

Armar una lista de lecturas para las vacaciones es algo complejo, ya que cada quien tiene gustos personales y busca algo distinto en la literatura. Sin embargo, he hecho el intento de agrupar algunos títulos que puedan satisfacer la necesidad de pasar un buen rato en vacaciones.

Aquí están algunas de mis recomendaciones para estos últimos días de agosto, novelas para leer a la orilla de una playa o de madrugada en casa:

Inherent Vice (Vicio inherente) de Thomas Pynchon: No solo es la novela más accesible de Pynchon, su ambientación surfista californiana hace de este hilarante neo-noir playero una lectura muy placentera para un verano a la orilla del mar. Para quien no lo sepa, Paul Thomas Anderson la llevó al cine en una adaptación protagonizada por Joaquin Phoenix, la única adaptación avalada por el mismísimo Pynchon.

Salem’s Lot de Stephen King: La discusión sobre la calidad literaria de Stephen King basada en su éxito comercial resulta tonta y anticuada a estas alturas. “Un genuino escritor de nacimiento”, como lo llamó Cynthia Ozick. El maestro del terror es un bestseller, sí, pero eso no significa que sea mal escritor. Libros como Salem’s Lot lo demuestran. Una novela sobre vampiros en los suburbios de Estados Unidos. Dracula meets Peyton Place. El escritor argentino Rodrigo Fresán la llamó una “lograda versión Big Mac de Drácula”.

 

Dune de Frank Herbert: Poco puede decirse de Dune –excepto evitar a toda costa la adaptación cinematográfica de David Lynch, probablemente el único gran desacierto del director. Una de las novelas más influyentes de la ciencia ficción y una analogía futurista y hermosa sobre la guerra por el petróleo. (Bonus: The Folio Society acaba de publicar una edición aniversario del libro con ilustraciones de Sam Weber y es probablemente el estreno editorial más hermoso del año).

 

Super Zelda de Tiziana Lo Porto y DanieleMarotta: No solo en la ficción hay grandes historias. Super Zelda es la novela gráfica que cuenta la hermosa vida de Zelda Fitzgerald, la escritora, esposa y musa eterna de Francis Scott Fitzgerald. Las secciones del libro que reproducen las cartas de Zelda son la mejor parte de este comic. (Es la única novela gráfica de la lista, sin embargo podríamos agregar Batman: The Long Halloween, una aventura noir del caballero oscuro de Gotham City, o Batman: Hush que rescata personajes tradicionales con tintes modernos, ambas muy entretenidas como para leer en estas vacaciones).

The Infinities (Los infinitos) de John Banville: Probablemente el mejor escritor irlandés vivo. Aquí Banville nos cuenta la historia de la familia Godley con todos sus detalles y un giro: los dioses griegos existen y participan e influyen en la vida de esta familia. Una divertida e interesante novela que regresa a la mitología griega y la adapta a nuestros tiempos.

La invención de Morel de Adolfo Bioy Casares: Una novela que Jorge Luis Borges llamó “perfecta” y que recientemente causó algo de controversia cuando se sugirió que había servido de material base para la creación de la serie Lost… ¿Qué más se puede pedir de una novela para disfrutar durante nuestro tiempo libre?

La magnitud de la tragedia de Quim Monzó: El humor genial de Quim Monzó en su mejor novela cuya premisa habla por sí sola. Un trompetista con el grave problema de una enorme erección que no logra controlar ni disminuir. No digo más.

The Power of the Dog (El poder del perro) de Don Winslow: La novela negra sobre el narcotráfico que el brillante y odioso James Ellroy alabó una y otra vez, una respuesta actual a Dog Soldiers de Robert Stone. La magnum opus de Don Winslow nos cuenta varias historias para desarrollar el tema del narcotráfico y el rol que jugo la CIA en la guerra contra las drogas, a veces valiéndose de ella para financiamiento bélico. En su introducción a la edición en español publicada por la sección Roja & Negra de Random House Mondadori, Rodrigo Fresán la llama “una versión narco-mex de El padrino de Mario Puzo”. Otro acertado comentario del escritor argentino.

The Talented Mr. Ripley (El talentoso Mr. Ripley) de Patricia Highsmith: Las novelas de crímenes de Patricia Highsmith no suscriben a una tradición común. La escritora ahonda en los impulsos y la psicología de sus personajes. Su trabajo más notable son las novelas que tienen como protagonista al sofisticado y temible Tom Ripley. Intrigas, asesinatos y mentiras, todo en un ambiente de alta sociedad. Además, esta novela recorre hermosas locaciones soleadas que harán al lector desear estar allí, bajo el sol, tomando algún trago con sombrilla y evitando acercarse al peligroso, violento, misterioso y muy talentoso Mr. Ripley.

The World According to Garp (El mundo según Garp) de John Irving: La novela que consagró a John Irving como el brillante novelista que es. La historia del escritor ficticio T. S. Garp guarda relación con la de Irving, pero no son la misma persona. Una de las novelas más fascinantes y hermosas donde el protagonista es un escritor. La vida de Garp es dura y con ella reímos y lloramos, nos enfurecemos y nos alegramos. Una novela demasiado larga para nuestros tiempos de 140 caracteres y demasiado corta para una vida. Irving dice comenzar sus novelas por el final. Sea cual sea su técnica, los lectores le estamos agradecidos por otorgarnos una verdadera obra maestra en la actualidad. (Existe una adaptación cinematográfica protagonizada por Robin Williams donde el mismo Irving hace un cameo como el réferi de las luchas universitarias. La película es bastante inferior al libro, pero también muy recomendable para estas vacaciones).

Los dominios del lobo de Javier Marías: La primera novela de uno de los mejores escritores españoles de la historia, a quien Roberto Bolaño llamó “de lejos el mejor prosista español actual”. Marías escribió Los dominios del lobo cuando tenía apenas 19 años de edad, basándose en la única actividad que invadía por completo su vida en aquel momento: ir con regularidad al cine a ver grandes películas de los años 40. Esta primera novela es una de sus mejores y nos cuenta una serie de historias interrelacionas cuyo lenguaje cinematográfico nos transporta por completo a la butaca frente a unas imágenes en blanco y negro por las que pasan gangsters, cantantes, actrices y demás personajes viejos y conocidos, pero también renovados en el brillante trato de Marias. Una novela imprescindible de un autor imprescindible.

El misterio de la cripta o cualquier otra novela del detective sin nombre de Eduardo Mendoza: El misterio de la cripta es la primera novela del escritor español Eduardo Mendoza que tiene como protagonista a su ahora famoso detective sin nombre y adicto a la Pepsi. Esta serie de novelas de Mendoza son ingeniosas e hilarantes. Uno no puede evitar reír con los diálogos y las elucubraciones narradas por este particular detective que parece burlarse todo el tiempo del género detectivesco mientras, a la par con su trabajo como investigador, pasa el tiempo entre trabajar en una peluquería y ser internado en un manicomio.

Port Mungo de Patrick McGrath: Una novela sobre la relación pasional y tormentosa entre dos artistas ingleses que van de Londres a New York, de New York a Cuba y de Cuba al ficticio pueblo hondureño de Port Mungo, donde la misteriosa muerte de una de sus dos hijas marca un trauma demasiado grande entre los dos amantes. Una gran novela sobre el amor y sus consecuencias.

Money Shot (A la cara) de Christa Faust: Si no se percibe por los libros mencionados hasta ahora, creo que no existe nada más gratificante que una buena novela negra a la hora de pasar un buen rato con algo de tiempo libre. Es de los pocos géneros que nos hacen llegar tarde a lugares donde deberíamos estar porque queremos, no, necesitamos saber que pasa después. Money Shot es la novela más popular de Christa Faust y va sobre una actriz porno recién retirada conocida como AngelDare a quien traicionan e involucran en negocios sucios, pero cometen el grave error de no confirmar su muerte. Aunque podría recomendar a los clásicos del noir y la novela de detectives como James Ellroy, Raymond Chandler, James M. Cain, DashiellHammett, Ross Macdonald y Jim Thompson, Faust se encuentra, junto con Dennis Lehane, NicPizzolatto, Jo Nesbo y Don Winslow entre los nuevos grandes exponentes del género. Menos conocida, el uso del hardboiled de Christa Faust es notable y sus temas desde la perspectiva femenina son interesantes y merecen nuestra atención. Entretenimiento de la mejor calidad.

Crónicas de Bob Dylan: Es Bob Dylan. No lo pienso explicar.

Durante estas vacaciones, si se encuentran en Caracas, también pueden visitar las librerías Estudios en La Castellana, Lugar Común en Altamira y Kalathos en Los Galpones. En la librería Estudios encontraran a Jesús Santana, un gran librero y amigo que puede brindarles mejores recomendaciones que las mías al igual que la mejor oferta en libros de esta ciudad.