• Caracas (Venezuela)

Fútbol

Al instante

Duelo en el llano

Zamora se coronó campeón del torneo Clausura | AVS PHOTO REPORT

Zamora se coronó campeón del torneo Clausura | AVS PHOTO REPORT

Zamora recibe al Anzoátegui en la ida de la final del fútbol venezolano, que pone frente a frente al ataque más productivo contra la zaga menos vulnerada

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La última batalla de la temporada 2012/2013 del fútbol nacional comenzará esta tarde en Barinas. Una pelea a la que los llaneros arriban con la ventaja de la inspiración y del buen momento futbolístico que atraviesan, contra un rival que se repuso de una desbandada, y contra todo pronóstico bregó en el torneo que finalizó hace siete días, hasta la última fecha.

Anzoátegui llegó a la final después de hacer historia. Ganó todo lo que podía durante el primer semestre del año, además, con una facilidad pasmosa.

Juvencio Betancourt, el actual DT del cuadro anzoatiguense, fungía como asistente técnico de Daniel Farías, en un proceso que tenía tres años de continuidad y que logró su cenit en el Apertura, donde lograron el torneo y la Copa Venezuela, manteniendo un ritmo endiablado con un equipo que no se agotó nunca a pesar de que jugó miércoles y domingo durante tres meses.

El arribo de Betancourt al mando, se produjo después de que Farías y cinco de los baluartes del equipo campeón se mudaran a San Cristóbal. Sin embargo, el oriental supo mantener el espíritu combativo del equipo, y realizó un Clausura tremendo, donde logró la misma cantidad de puntos del Zamora, a la postre campeón del torneo. “Todo el mérito es para estos muchachos. Ellos recogieron el mensaje y salieron a pelear sin complejos”, comentó el técnico.

Historias paralelas

En Barinas, mientras tanto, Noel Sanvicente tomaba las riendas del equipo blanquinegro con la misión de lograr cambios profundos en una estructura deportiva mancillada, después de tocar el cielo en 2011 con el título del Clausura que había logrado Chuy Vera.

“Chita” tuvo que reconstruir al equipo en lo moral y lo futbolístico. Potenció su plantel, lo hizo ganar confianza, y bajo unos parámetros tácticos adecuados sacó al equipo tercero en el Apertura.

“La nuestra es la lucha del dinero contra el trabajo. Estamos en un equipo humilde, que no tiene tanta plata, pero tiene muchas ganas de hacer bien las cosas”, dijo Sanvicente en diciembre, como vaticinio de la gran campanada que representó su triunfo en el Clausura. 

Datos que valen

El duelo táctico que se presentará esta tarde en Barinas, y durante la próxima semana, promete emoción. Zamora es un equipo goleador, el más ofensivo del torneo, basando su potencial en la capacidad anotadora de Juan Flacón, el delantero centro del equipo, y del panameño Gabriel Torres. Entre los dos anotaron más de 35 goles este año.

También se destacan el joven Pedro Ramírez e Inmer González, como el cuarteto atacante principal del cuadro barinés, que tiene como arma de reposición al experimentado argentino Darío Figueroa.

La defensa de Anzoátegui, en cambio, fue una de las vallas menos vulneradas de todo el año. Javier López y Giacomo Di Giorgi se erigieron como una sólida pareja de centrales que se complementa muy bien, mientras que Jhonny Mirabal y Juan Fuenmayor aportaron solidez por los costados.

Evelio Hernández y Rolando Escobar, amén de Robert Hernández, encabezan un ataque peligroso, que no puede descuidarse.

La final se presagia como una muy pareja, donde prevalecerá el que logre tomar alguna ventaja fuera de su feudo. Anzoátegui tiene la primera oportunidad, el inspirado Zamora lo espera.