• Caracas (Venezuela)

Fútbol

Al instante

Buscando beca para un sueño

El anhelo de las mundialistas sub-17 es obtener una ayuda a través del fútbol para estudiar en el exterior

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Femenino Las chicas contaron que esperan hacer con su futuro tras jugar el Mundial

Kenneth Zseremeta fue muy claro en el hotel Tamanaco de Caracas, horas después de haber regresado de Costa Rica con el cuarto lugar del Mundial femenino de fútbol de la categoría sub-17. Con la franqueza característica del DT panameño, le dijo a las chicas cual era su visión sobre su futuro, y la manera en la que él considera que podrían seguir jugando fútbol.

“Tienen que aprender inglés. Otro idioma, el que sea. Pero si es inglés, mucho mejor. A todas ustedes las vieron en Estados Unidos, en Europa. Llamaron la atención de mucha gente. Tienen que aprovechar esta oportunidad para dar un paso adelante, y salir a un país que apoye al fútbol femenino”, apuntó.

Ahora, la nueva meta de las chicas es prepararse para buscar una beca en el exterior. Durante el Mundial, la madre de Deyna Castellanos, Irene, estaba consciente de lo que vendría para su hija, quien fue uno de los pilares del equipo nacional.

“Desde el Suramericano ya se nos habían acercado algunos equipos, y ahora han llegado otros más. Sólo le dije a Deyna que lo tomáramos con calma, y ella está de acuerdo”, explicó.

Deyna (15 años de edad) apenas cursa tercer año en la Unidad Educativa Moral y Luces de Maracay, pero esto no le impide pensar en el futuro. “Quisiera seguir jugando fútbol, es lo que amo. Tener el inglés, terminar bien los estudios, todas esas cosas nos ayudan para buscar una beca y salir al exterior”, contó.

Camino de espinas.

Para José Luzardo, el papá de la central merideña Sandra Luzardo (14 años de edad), la mayor de las preocupaciones ahora que las chicas retornaron al país era convencer a la directora del colegio Carlos Emilio Muñoz, que su hija, quien cursa tercer año de bachillerato en la institución, había estado ausente por una causa de fuerza mayor y evitar así que perdiera el año por inasistencias.

“La señora me pide un justificativo. Creo que le voy a llevar el video del gol que le metió a Italia”, dijo entre risas el señor Luzardo.

“El problema es que no las apoyan. Tuve que hablar con el Ministerio de Educación y con MinDeporte, para que le dieran un aval de que estuvo en el torneo. Tendré que llevármela a Caracas, para que termine el bachillerato mientras juega fútbol. Ella está motivada, quiere aprender inglés para poder irse a Estados Unidos. Es su sueño”, dijo.

Universidad en puertas.

Para Tahicelis Marcano, de 16 años de edad, autora de uno de los goles contra Canadá en cuartos de final, su sueño pasa por obtener la herramienta del segundo idioma antes que otra cosa. “Estoy buscando la forma de mejorar mi inglés. Sé que esta es una oportunidad que no puedo dejar pasar”, dijo la bachiller en ciencias del Liceo Bolivariano Creación de Bergantín, ubicado en Anzoátegui.

“Quiero estudiar ingeniería electrónica o algo similar con una beca en Estados Unidos; y seguir jugando fútbol. Pero necesito mejorar mi inglés. Ya estoy buscando cursos”, agregó la oriental.

Entre tanto la mamá de Tonny Pereira (16 años de edad), María Mercedes de Pereira, destacó que su hija, quien estudia quinto año de Ciencias en el Liceo Juan Pablo Segundo de La Guaira, aseguró su cupo en la UCV por un convenio deportivo.

“Estudiará nutrición, fisioterapia o psicología. Comenzará en septiembre. Eso sí, ya comenzó con el inglés. Ella quiere comenzar su carrera universitaria en Venezuela y luego buscar esa beca en Estados Unidos, que la ilusiona mucho”, apuntó.

Lourdes Moreno (16 años de edad), capitana del equipo y graduada de bachiller en la U.E. El Real de Barinas, es otra de las que piensa quedarse en Venezuela hasta que no salga nada concreto.

A pesar de que tiene una oferta de México para ir a jugar con las Dragonas de Txalapa, estudiará aquí Educación Física. Contó que si se va, regresaría al país a enseñar a los niños de Agua Larga, el caserío en el que creció, a jugar al fútbol.

El sueño posible.

María Gabriela García ya coqueteó con la idea de jugar en el exterior. “Estuve en un campamento el año pasado en Florida. Les gusté, pero era muy chamita y no me pude quedar”, dijo la central, quien estudia en el Colegio La Salle La Colina, en Caracas, y tiene apenas 14 años de edad.

La “Visa” para el sueño del exterior de las chicas, no es sólo académica, pasa igualmente por el apoyo familiar. “La idea es no cortarle las alas. Si Deyna quiere irse a Estados Unidos, a Alemania, a España, ella cuenta con todo mi apoyo y con el de su papá”, contó Irene Castellanos. “Ella es muy madura, sé que tomará la mejor decisión”, remató esperanzada.

@PabloAGarciaE

pgarcia@el-nacional.com